Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los canales artificiales del humedal del Cañizar en una imagen tomada hace unos días

El debate con los argumentos a favor y en contra de recuperar la laguna del Cañizar sigue en la calle

Posturas opuestas sobre las consecuencias de la declaración de ZEPA

La recuperación de la laguna del Cañizar, incluida desde 2012 en el Inventario de Humedales Singulares de Aragón, y la conveniencia de establecer figuras de protección sobre este espacio que se asienta en terrenos de Cella y Villarquemado ha sido siempre una fuente de controversia entre los vecinos de ambas localidades. Mientras que los partidarios alegan que podría generar beneficios para la agroindustria y el turismo rural, los detractores mantienen que no y afirman que supondría “regalar tierra”.

Durante la consulta popular celebrada este domingo en Cella sobre la reactivación de la declaración de la finca municipal El Prado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), miembros de la Plataforma No a La Laguna y de Ganar Cella actuaron como interventores.

El vicepresidente de la Plataforma reivindicativa, Simón Rubio, indicó que están en contra de la ZEPA y de otras figuras de protección “porque pensamos que no van a traer lo que se está prometiendo, que es un vanalidad decir que aportará un mejor futuro, que atraerá turismo o que frenará la despoblación porque en los últimos seis años no hemos visto nada de eso”, dijo.

Añadió que para la Plataforma contraria a la laguna la declaración de la finca municipal El Prado como ZEPA supondría “regalar parte de nuestro patrimonio y acabar con la economía instaurada en la localidad en torno a la agricultura”. En su opinión, no hay que tener en cuenta únicamente a los vecinos que cotizan a la Seguridad Social por el sistema agrario, sino a todos aquellos que perciben ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Rubio añadió que en la última charla informativa llevada a cabo por la Plataforma el pasado viernes se informó a los asistentes sobre las implicaciones que tendría la declaración de una ZEPA en el humedal del Cañizar. “Se explicó los pros y los contras y luego que cada uno haga lo que quiera”, precisó.

El vicepresidente de la Plataforma recordó que el Cañizar es ahora una zona piloto dentro del proyecto europeo WETNET, financiado con fondos Interreg, que busca divulgar e implementar un modelo novedoso de gestión de humedales distribuidos por la cuenca del Mediterráneo en los que se busque el equilibrio entre la conservación de los ecosistemas y las actividades económicas del entorno.

El concejal de Ganar Cella, David Mansilla, coincidió en señalar que la participación en este proyecto abre un proceso de diálogo que será mucho más trascendente para el futuro del humedal que la consulta popular realizada en Cella.

Desde la misma formación, Nicolás Ferrer indicó que la laguna del Cañizar es un recurso que podría ser explotado de forma novedosa. En este sentido, indicó que diferentes estudios y publicaciones coinciden en señalar que el futuro económico de la provincia pasa por fomentar la agroindustria y el turismo rural. “De esta manera, el establecimiento de figuras de protección medioambiental como la ZEPA podría diferenciar al territorio y darle un plus de calidad”, señaló.

Ferrer destacó asismismo la posición estratégica de la laguna, próxima a la ciudad de Teruel y a las sierras de Gúdar-Javalambre y sobre todo de Albarracín, algunos de los territorios de la provincia que más turistas reciben.  Añadió que además se podrían generar “sinergias” con la laguna de Gallocanta ubicada en la comarca vecina del Jiloca. “Los humedales, los lugares de interés geológico y los vestigios de la Guerra Civil son los recursos que esta zona debe explotar para atraer a un mayor número de visitantes. Los vecinos piensan que esta es una zona difícil y fría, pero puede resultar muy atractiva para las personas que no conocen este tipo de paisajes”, dijo.

De los cuatro grupos que forman parte de la corporación municipal, Ganar Cella es el único que se había posicionado a favor del sí en la consulta popular sobre la reactivación de El Prado como ZEPA. El PAR, que también tiene un único concejal, había mostrado su oposición. Y tanto el PSOE como el PP, que tienen 5 y 4 concejales, respectivamente, habían dado libertad de voto.