Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Excavaciones en el yacimiento El Cerrito

El horno del yacimiento El Cerrito estuvo en uso entre los siglos VI y I antes de Cristo

Resultados de la campaña arqueológica en la zona de la Laguna del Cañizar

El horno del yacimiento arqueológico El Cerrito de la laguna de El Cañizar estuvo en uso entre los siglos VI al I antes de Cristo como se constata en la investigación que se está llevado a cabo tras la campaña realizada el pasado mes de octubre con los datos obtenidos. La campaña de excavaciones arqueológicas la realiza el equipo de investigación del IMBEAC, compuesto por arqueólogos e restauradores, que está desarrollando un trabajo de microexcavación y documentación del horno cerámico de la Edad de Hierro de El Cerrito. 
El director de las campañas arqueológicas en el castro El Cerrito y arqueólogo, Jesús Torres, destacó que el horno “es una estructura que se encuentra conservada en unas condiciones excepcionales en comparación con otros hornos publicados y estudiados en otras zonas de Aragón y del resto de España. Estamos ante un caso prácticamente sin precedentes”.
Jesús Torres recordó que La excavación del horno ha sido posible gracias a la paciente labor de excavación realizada en años anteriores para conseguir ir liberando paulatinamente el horno de la cubierta de tierra y escombros que lo cubrían. Estos trabajos han sido fundamentales para poder conservar la estructura en las mejores condiciones posibles antes de que fuera excavada. “Nos preocupaba mucho el efecto que la retirada de la tierra que lo cubría pudiera tener sobre la estructura conservada. Afortunadamente, el paciente trabajo de aproximación realizado en los últimos años ha permitido recuperar la estructura del horno derrumbada sobre sí misma, pero con todas sus partes conservadas ahí donde debían estar”. 
Añadió que “sabíamos que no iba a ser posible recuperar el horno completo, pero el estado en el que se encuentra es un verdadero milagro”.
En esta línea, Jesús Torres reseñó que en el meticuloso trabajo  realizado utilizando todas las técnicas posibles para permitir la conservación de la mayor posible de componentes del horno y de documentación del trabajo realizado y de los materiales que se iban retirando “se estima que el horno pudo estar en uso entre los siglos VI al I a.C, aunque sufrió continuas reparaciones y reconstrucciones como ha podido documentar el equipo de investigadores”.
La directora de restauración del proyecto, Ana Seisdedos, apuntó que Tanto el horno como los elementos que lo constituyen se encuentran en un estado de conservación sorprendentemente bueno. Sin embargo, este tipo de materiales y estructuras tienen una naturaleza muy frágil. Por ello, su preservación y mantenimiento suponen todo un reto de conservación-restauración en el que debemos seguir trabajando. Explicó  que es un horno de doble cámara que fue construido en un espacio en dos niveles. “El horno está construido sobre una plataforma de adobes rodeada con un muro de piedra que delimita el espacio con dos alturas diferenciadas. Para su construcción se emplearon ladrillos de arcillas cocidos, que parecen tener propiedades para soportar las altas temperaturas que se generaban en el horno, que podían llegar a los 1000 ºC.”.
 El equipo de investigadores no descarta que se puedan encontrar otros hornos en la zona de taller. Jesús Torres apuntó que  “en la misma zona han aparecido diversas estructuras de combustión para trabajar con fuego y probablemente cocer piezas al aire libre dado que aún queda una superficie importante por excavar no podemos descartar otros hallazgos similares”.
Torres y Seisdedos comentaron  que el yacimiento de El Cerrito tiene una gran proyección y que se van a recuperar piezas de cerámica excepcionales.