Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El hijo de la víctima cuando fue llevado a la vivienda, tras su detención, para la reconstrucción de lo ocurrido. Antonio García

El juicio por el parricidio de Pozondón se celebrará el 19 de enero

Habrá conformidad pero tendrá que llevarse a cabo al ser con jurado popular

El juicio por el parricidio de Pozondón se celebrará el próximo 19 de enero en la sala de vistas de la Audiencia Provincial, y será un Tribunal del Jurado integrado por personas de la calle elegidas por sorteo quienes juzguen a los dos hermanos acusados de haber matado y emparedado a su madre en el domicilio familiar que los tres compartían en esta localidad. La Fiscalía pide 16 años para el hijo y 8 para la hija, y en principio habrá conformidad, lo que no impedirá la celebración de la vista porque así lo estable la ley que regula el Tribunal del Jurado.

Los dos acusados, Pedro B.Y. e Isabel B.Y., fueron detenidos en junio de 2019 después de que la Guardia Civil encontrase el cadáver de la madre de ambos emparedado en una habitación de la vivienda que compartían en Pozondón. Los hijos la habían ocultado allí dos años antes tras matarla el varón, y fueron las sospechas al pasar tanto tiempo sin ver a la anciana ni permitir el acceso lo que provocó que la Guardia Civil entrara en la vivienda para averiguar lo que había pasado.

Los dos hermanos han reconocido los hechos y en principio habrá conformidad con las penas puesto que la calificación de la Fiscalía de Teruel, ya que no hay acusación particular, planteó ya esta previsión cuando la formuló, aunque igualmente tendrá que celebrarse la vista con un jurado popular integrado por nueve personas elegidas por sorteo.

El ministerio público pide 16 años de prisión para el hijo por un delito de asesinato con alevosía, con la agravante de parentesco y la atenuante analógica de arrebato u obcecación. Para la hija de la víctima solicita la mitad de esa pena, 8 años, como cómplice del asesinato.

La acusación sostendrá en la vista, de acuerdo con las declaraciones que en la instrucción hicieron los dos acusados, que fue el hijo quien asfixió a la madre para acabar con su vida y ocultarla en un armario empotrado, que después cubrieron con cemento para dejar emparedado el cadáver y ocultarlo. La hija habría actuado como cómplice de todo, si bien quien ejecutó materialmente el crimen fue el hombre.

Además de los delitos de asesinato, como autor y cómplice, ambos estás acusados de un delito contra la Seguridad Social, por lo que el ministerio público pide seis meses de prisión para cada uno de ellos. El crimen se produjo, según la Fiscalía, en marzo de 2017, dos años y cuatro meses antes de que se encontrara el cadáver emparedado. Durante ese tiempo, los hijos de la víctima siguieron cobrando la pensión de ella, habiendo defraudado a la Seguridad Social 30.755,67 euros.

La entidad Bankia, donde la mujer tenía domiciliada la pensión, ha devuelto ya ese dinero a la Seguridad Social, al no haber hecho la prueba de vida durante esos años, y ahora reclama a los hijos la devolución del dinero.