Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Delfina Marzo, saludando a Francisco Pardillos justo cuando el centenario inició el regreso a Zaragoza, donde vive

Ferreruela homenajea a Francisco y Delfina, sus dos vecinos centenarios

El alcalde les entregó una placa a cada uno en su domicilio para mostrarles el cariño del pueblo
Cruz Aguilar

Delfina Marzo Gómez y Francisco Pardillos Vela nacieron en el año 1920, cuando la gripe española daba sus últimos coletazos. Ahora, con un siglo de vida y con sus facultades mentales prácticamente intactas, han celebrado sus 100 años en familia porque otra pandemia, el coronavirus, impide las aglomeraciones. Pese a ello ambos han contado con el calor de su pueblo de adopción, Ferreruela de Huerva, donde el alcalde, Óscar Gracia, les entregó el domingo, a cada uno en su domicilio, una placa conmemorativa y un ramo de flores.

Algunos vecinos de los centenarios se acercaron hasta su puerta para aplaudirles durante el homenaje y las jotas improvisadas tampoco faltaron. 

Delfina Marzo nació el 28 d e abril en Lechón, una localidad de Zaragoza situada muy cerca de Ferreruela de Huerva, y se trasladó a vivir al municipio turolense al casarse con José Manuel Asensio Lacruz, vecino de Ferreruela y con quien tuvo cinco hijas. Actualmente Delfina vive en Zaragoza, en su propia casa y atendida por una cuidadora. 

La hija de Delfina Marzo, Alicia Asensio, explica que el acto celebrado el pasado domingo fue muy bonito y la anciana se emocionó al notar el cariño de sus vecinos. Explicó que toda la familia de Delfina es muy longeva y que 9 de sus 13 hermanos vivieron hasta los 80 o incluso los 90 años.

También Francisco Pardillos, que nació el 16 de junio de 1920, vive aún en su casa de Zaragoza junto una cuidadora, aunque en verano se traslada a Ferreruela para ver a sus amigos. Pardillos llegó a Ferreruela tras licenciarse en Veterinaria y desde entonces siguió vinculado al pueblo, aunque cambió de destino varias veces, porque se casó con Avelina Gil Asensio, con quien tuvo 2 hijas. 

El centenario se mostró muy contento con el cariño recibido por sus vecinos: “Quiero mucho al  pueblo de mi mujer y ellos me quieren”, aseguró.

El alcalde Óscar Gracia explicó durante los dos actos realizados el domingo por la tarde en las puertas de los ancianos centenarios que hacía 25 años que en la localidad no se celebraba un cumpleaños de alguien tan longevo. 

“Es un privilegio y un honor de gran magnitud por tanto estar hoy aquí haciendo entrega de este presente en representación de todo el pueblo y de todos aquellos que os quieren, que son muchos”, dijo el responsable municipal durante el acto.