Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen área de las instalaciones de Finsa en la localidad de Cella

Finsa mantiene un volumen de ventas estable en 2019 con 917 millones

La maderera realiza inversiones por 123 millones, algunas en sus dos plantas ubicadas en Cella

Financiera Maderera SA (Finsa), que cuenta con dos factorías en Cella, cerró el pasado ejercicio con una cifra total de ventas de 917 millones de euros, uno más que en 2018. El grupo finalizó 2019 con una plantilla de 3.300 trabajadores, 47 menos que un año antes, de los que 425 corresponden a sus dos plantas de Cella dedicadas a la fabricación, empaquetado, almacenamiento y distribución de kits de muebles y de madera técnica. Además, llevó a cabo inversiones por un valor de 123 millones, de los que una parte se destinó a las factorías turolenses.

Por lo que respecta a la situación actual de Finsa, en estos momentos continúa, como el resto de sectores, muy pendiente de la evolución de la crisis sanitaria y de su impacto en el mercado, según fuentes de la empresa.

El grupo mantiene los esfuerzos en la implantación y aplicación de los protocolos de seguridad en los centros de trabajo para evitar el contagio por Covid-19. Y en lo referido a la actividad, va acompañando la reactivación de la demanda que se está produciendo. 

Esta reactivación es diferente en función de los segmentos de actividad y de los mercados de los distintos países, precisaron.

Finsa mantuvo el año pasado un nivel de actividad global similar al anterior y llevó a cabo un esfuerzo inversor, sobre todo en las plantas de Santiago, Ourense, Lugo, Teruel, Portugal y en el área química, indicaron fuentes de la compañía.

La cifra total de ventas de 2019 fue de 917 millones, casi igual a la de 2018 (916 millones). En el pasado ejercicio se incrementaron las ventas en el negocio de productos derivados de la madera y de energía eléctrica y disminuyeron en el negocio químico, según las mismas fuentes.

La plantilla de trabajadores del grupo maderero con sede en Santiago de Compostela al término del ejercicio era de 3.300 personas (3.347 personas en 2018), de las que 425 operan en las dos plantas de Finsa ubicadas en Cella. Además, mantuvo el porcentaje de contratación indefinida en torno al 92%.

Actualización de líneas

La cifra de inversión en 2019 fue de 123 millones de euros (86 millones en 2018). Finsa dio continuidad al plan de inversiones previsto para continuar adaptando las plantas industriales a las nuevas necesidades tecnológicas, en materia medioambiental  y obtener un mejor balance energético.

En Cella, las más relevantes hacen referencia a la inversión en la línea de tratamiento de madera para el incremento del porcentaje de utilización de madera reciclada en la producción –un proyecto que conecta con la economía circular– y la nueva línea para producción de lote flexible en muebles y componentes.

Finsa anunció a mediados de 2018 su intención de invertir 75,5 millones de euros hasta 2021 para ampliar la capacidad productiva y lograr la adaptación a la industria 4.0 de las dos plantas con las que cuenta en Cella.

El resultado de explotación de Finsa en 2019 fue de 58,3 millones de euros frente a los 78,7 de 2018, lo que supone una reducción del 25,9%. 

El Ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) recurrente del ejercicio 2019 fue de 98,1 millones de euros frente a los 111,7 de 2018, es decir, se redujo un 12% respecto al ejercicio anterior como consecuencia del incremento de costes y del descenso de precios en productos relevantes, según la empresa.

Los costes, en términos globales, fueron algo superiores, en torno al 2% respecto al año 2018.

De esta forma, el resultado de explotación disminuyó en mayor medida que el Ebitda fundamentalmente por el aumento de las amortizaciones y por provisiones extraordinarias relacionadas con el desmantelamiento de activos, señalaron.

Por lo que respecta a la información no financiera, en mayo de 2019 se firmó un nuevo Plan de igualdad para las plantas de Cella (el anterior databa de 2010), que recoge medidas que afectan a diferentes ámbitos de las relaciones laborales, tales como la selección, la contratación, la promoción, la formación, la salud laboral y la conciliación de la vida familiar y laboral.

Asimismo, se llevó a cabo una auditoría para verificar el cumplimiento de la normativa de prevención. Desde Finsa recordaron que varios miembros de la plantilla turolense forman parte del comité de Seguridad y Salud de la empresa.