Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Carlos Abril (izq.) y Fernando Samper firmando el protocolo ante la mirada de representantes municipales de toda la zona del Altiplano

Forestalia y Altiplano Renovables se alían para impulsar doce plantas fotovoltaicas

Los proyectos, que van a la par de los de Majalinos y Viento Alto, se presentarán a final de año
Cruz Aguilar

La empresa energética Forestalia y la Asociación de Municipios Altiplano Renovables firmaron este jueves en Teruel un protocolo para impulsar apuesta en marcha de 12 plantas fotovoltaicas en esta zona turolense que suman 600 megavatios y supondrán una inversión de 400 millones de euros. El acuerdo contempla el compromiso por parte de Forestalia de impulsar el beneficio colectivo y contribuir a ese fondo social al que irá a parar parte del dinero recaudado por Ayuntamientos y propietarios, procedente  de impuestos y alquileres. Por su parte, los municipios mostraron su interés por apoyar el proyecto y es que, según el presidente de Forestalia, Fernando Samper, “con su compromiso el camino será más sencillo y con más éxito”.

La creación de las asociaciones municipales como fórmula para gestionar de forma conjunta parte de los recursos económicos que generen las empresas energéticas es una novedad en Aragón. En Teruel se han creado tres, Viento Alto y Majalinos, que se unen a Altiplano Renovables, y que también han suscrito un acuerdo similar.   A todas ellas se suma otra agrupación similar en la zona de Andorra con la que aún no se ha suscrito el protocolo.

El objetivo de las mismas es generar un fondo social que se nutra de un porcentaje de los impuestos que recauden los consistorios y también de una parte de lo que perciban en concepto de alquiler los propietarios –sean ayuntamientos o particulares–. Todo ese dinero será gestionado en proyectos que beneficien a todo el territorio, más allá de los intereses municipales. Precisamente el presidente de Forestalia hizo hincapié durante el acto en la “solidaridad territorial y el beneficio colectivo” que posibilitan estas agrupaciones de municipios.

Desde Forestalia indicaron que los 12 parques proyectados generarán alrededor de 80 millones de euros vía impuestos y alquiler de terrenos durante los 30 años de vida útil de las plantas. 

El presidente de Altiplano Renovables y alcalde de Alfambra, Carlos Abril, aseguró que la puesta en marcha de estas plantas fotovoltaicas es “una oportunidad” para los pueblos de la zona por la generación de empleo, que la empresa estimó en 1.800 durante el periodo de construcción y de un centenar para su mantenimiento durante un periodo de 30 años. A juicio de Abril la creación de puestos de trabajo es la única fórmula para mantener vivos los pueblos. El responsable de Altiplano Renovables también avanzó durante su intervención algunos de los proyectos que quieren impulsar con el dinero de la Asociación de Municipios, como la creación de vivienda, tanto nueva como rehabilitada, porque constituye uno de los grandes problemas que existe en esta zona turolense. 

Carlos Abril apuntó que en la zona del Altiplano los proyectos han contado con “buena acogida por parte de la población” y en este sentido precisó que las afecciones a terrenos particulares “serían menores”. Además, manifestó que las plantas fotovoltaicas se pueden compatibilizar con el pasto por parte del ganado ovino. 

Los proyectos se presentarán para iniciar los trámites a finales de año y se harán a la par con los que afectan a la zona de Ejulve y Aliaga –donde se ha creado la Asociación de Municipios Majalinos– y al Maestrazgo –Asociación Viento Alto–, espacios en los que la respuesta de parte de la sociedad ha sido contraria a estos proyectos. 

Desde la empresa indicaron que el periodo medio de tramitación es de un año, por lo que esperan que concluya a lo largo de 2021.

Al acto celebrado en la capital turolense acudieron numerosos representantes institucionales tanto de la Diputación de Teruel y del Gobierno de Aragón como de los pueblos implicados en los proyectos –Alfambra, Argente, Camañas, Fuentes Calientes, Galve, Lidón, Perales de Alfambra, Orrios, Visiedo, Cuevas de Almudén y Mezquita de Jarque, en las comarcas Comunidad de Teruel y Cuencas Mineras– y de algunos de los implicados en los otros proyectos planteados por Forestalia para Teruel.

A todos ellos Fernando Samper les animó a implicarse para “asegurar la inversión” puesto que hay una “competencia territorial muy alta” debido al interés de otras zonas por captar este tipo de proyectos de energía fotovoltaica y concluyó que “Aragón no puede dejar escapar esta oportunidad”.