Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Jornales de villa permitieron hacer en 1963 la carretera de Castelvispal a Linares; ahora, se reclama su mejora Jornales de villa permitieron hacer en 1963 la carretera de Castelvispal a Linares; ahora, se reclama su mejora
Castelvispal este año ha incrementado la población residente por la crisis sanitaria al estar más seguros en la localidad que en Barcelona o en Castellón

Jornales de villa permitieron hacer en 1963 la carretera de Castelvispal a Linares; ahora, se reclama su mejora

Las comunicaciones son lo peor que tienen en este barrio, con mala cobertura de telefonía móvil y de televisión

Castelvispal es un pequeño barrio rural que pertenece a Linares de Mora desde 1971. Cuenta con 6 vecinos censados, aunque en invierno casi está despoblado, menos este año que por la crisis sanitaria jubilados que emigraron preferentemente a Barcelona y Castellón han decidió quedarse en su pueblo todo el año. Castelvispal destaca porque está muy cuidado y no se ven casas en ruina. Las comunicaciones son lo peor que tienen. La cobertura de la telefonía móvil es muy deficiente e incluso la captación de señal de la televisión y la carretera que les une a  Linares de Mora, 12 kilómetros, o a Teruel se encuentra en muy mal estado. 

Los vecinos de Castelvispal ayudaron a construir en 1963 con jornales de villa la carretera, que hasta entonces era un camino por el que solo pasaban las caballerías. “Para la construcción de la carretera se hizo una suscripción popular y se entregaron 450.000 pesetas a la Diputación Provincial de Teruel para que hiciera la caja de la carretera y los vecinos trabajaron con jornales de villa”. Castelvispal no tiene otra vía de comunicación, salvo un camino de tierra que les une a Puertomingalvo. “Ahora hace falta que la Diputación de Teruel acondicione mejor la carretera. Las cunetas están hechas un asco. Es muy estrecha y cuando viene un camión es un peligro”, expusieron Andrés García y José Montolío.

Andrés García y José Montolío son dos jubilados, uno vecino durante todo el año y toda su vida en Castelvispal y otro emigrante en Barcelona que ha decidido quedarse todo el año en su pueblo por la crisis sanitaria, que recuerdan el esplendor que tuvo su municipio cuando estaba en funcionamiento la fábrica de lana y que cerró en el año 1967. “Una fábrica de lanas que tenía hasta puesto de la Guardia Civil y a la que venían con caballerizas con lana desde Aliaga. Traían la lana y se cambiaba por mantas e hilo. Cerró la fábrica y vino el declive. A los 5 o 6 años de municipio independiente nos pasaron a depender de Linares de Mora. El pueblo llegó a tener 150 o 160 habitantes y había más de una veintena de masicos habitados. Ahora censados estamos media docena de personas, pero para las fiestas de agosto llegamos a estar en la comida entre 150 o 160 personas. Este verano había por el pueblo 32 niños”, reseñaron.

La emigración de Castelvispal,  que está en medio de una naturaleza espectacular con el río Linares a sus pies, se dirigió preferentemente a Barcelona y a  Castellón y también algo a Valencia. Los que se quedaron como Andrés García, nacido en un masico, trabajaron en el monte, con los pinos y en la agricultura. En la actualidad en Castelvispal no queda ningún residente en activo aunque ganaderos de Linares de Mora tienen vacas por los prados y montes de Castelvispal. 

El problema de la despoblación en Castelvispal viene bien de antaño por estar en un lugar tan apartado, lo abrupto del terreno y los rigores del frío invernal, que no ha favorecido el desarrollo de la agricultura. Ya a mediados del siglo XIX, Madoz recogía en su Diccionario Geográfico y Estadístico que vivían 110 almas y tenía 14 casas y 14 masías dispersas por su territorio. En 1900 se cesan 191 personas pero entre 1910 y 1920 los castelvispenses comienzan a emigrar. La continua pérdida de población durante el siglo pasado ha dejado a Castelvispal al borde de la despoblación.

De servicios Castelvispal no está mal del todo, ya que el panadero y la venta ambulante va una vez por semana como el cura y el médico, aunque este año por el coronavirus se suprimió la consulta medida y los vecinos se han tenido que desplazar a Linares de Mora, pero Castelvispal cuenta con consultorio médico. “Aquí se funciona con los congeladores”, comentó José Montolío. 

Castelvispal, que es muy visitado por su espectacular naturaleza, cascada del Arquero,  y paisajes, no cuenta con ninguna casa de turismo rural, aunque en verano se alquilan un par de casas en una pedanía que no hay inmuebles en ruina. Dispone de un local social que es atendido por unas horas por José Montolío. “A Castelvispal vienen muchos senderistas a ver la cascada del Arquero que está a uno 5 kilómetros y hacia el Alto de las Cruces y también vienen mucho en la temporada de las setas. Este año pasado como no ha habido no han venido, que casi es mejor por como dejan el monte”, indicaron Andrés y José, que reconocieron que si hay algo de futuro para Castelvispal es el turismo. 

Al atractivo del patrimonio natural se suma el artístico. Castelvispal cuenta con una pequeña iglesia dedicada a la Asunción, que también se repasó hace tres años con jornales de villa y el apoyo Institucional. La iglesia de la Asunción es del siglo XIV, aunque presenta reformas y construcciones posteriores. Otro atractivo que tiene es su lavadero con una fuente que necesita reparación y la antigua fábrica de mantas, que está derruida.

Castelvispal pese a su escasa población celebra sus fiestas principales el segundo fin de semana de agosto, con comidas populares, vaquillas, verbenas y otras muchas actividades. Su patrona es Santa Quiteria, que se celebra el domingo más próximo al 22 de mayo, y el primer domingo de mayo se celebra la tradicional romería a Santa Cruz, en la que también participan vecinos de Linares y de Cortes de Arenoso (Castellón).

Castelvispal, cascada del Arquero, Puertomingalvo

Castelvispal cuenta con una naturaleza excepcional y es un lugar muy  escogido por los senderistas para hacer senderismo. Un gran atractivo que posee es la cascada del Arquero. Una ruta que recoge Wikiloc es el itinerario de Castelvispal a la cascada del Arquero y a Puertomingalvo y el regreso a Castelvispal por la PR-TE 31.

Excursionistas explican que la ruta se divide en tres tramos bien diferenciados. Un primer tramo hasta la cascada del Arquero en el que predominan los caminos de tierra; el segundo tramo por el PR-TE 25, todo de subida hasta Puertomingalvo; y el tercer tramo de regreso a Castelvispal por el PR-TE 31,

El mayor aliciente de esta ruta en la Cascada del Arquero. Se llama así la cascada debido al arcoiris que se forma en ella a determinada hora de la mañana. Son en total 18,4 kilómetros. El tiempo de duración marcado por Wikiloc es de 9 horas y 26 minutos. Está catalogada como fácil de seguir y el entorno lo califican con lo máximo, cinco estrellas. Castelvispal está a 1.080 metros de altitud y Puertomingalvo a 1.443 metros de altitud.  Hay otras rutas senderistas caso Castelvispal-Más de Noguera-Bco de Noguera-Cascada del Arquero-Más del Royo-Mas de Tabas-Altern. Cabezo de las Cruces-Mas de Morilla-Mas del Retor-La Fuentica-Castelvispal