Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Residencia de Burbáguena, que este martes ha sido desinfectada por los Bomberos de la DPT. Bykofoto/Antonio García

La anunciada querella contra la residencia de Burbáguena podría quedar en expediente administrativo

Ciudadanía y Derechos Sociales admite ahora que quizá hizo "una valoración excesiva" de los hechos cuando habló de la vía penal

El secretario general técnico de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, ha manifestado que se está haciendo un "análisis exhaustivo de los hechos" acontecidos en la residencia de mayores de Burbáguena, en la provincia de Teruel, donde ha habido más de 70 contagiados entre residentes y trabajadores.

El Gobierno de Aragón estudia si va a presentar una demanda penal o va abrir un expediente sancionador, y, en este último caso, si durante la instrucción se percibiera que se ha de acudir a la justicia, se haría. En concreto, se analizan las actuaciones de la residencia, así como el cumplimiento con rigor de las normas.

"Estamos estudiando los hechos para decidir una vía u otra", ha dicho el secretario general técnico, que ha reconocido que en algún momento ha podido haber, también por su parte, "una valoración excesiva de las circunstancias concurrentes".

Ha remarcado que hay que aplicar "rigor", "cautela" y "prudencia", además de que "es preferible tardar unos días" en tomar una decisión "que dejarnos llevar por una circunstancia". "Todo requiere un tiempo, son hechos transcendentes", ha sostenido, para apuntar que la responsabilidad penal "es personal, no corporativa".

También ha incidido en que la prioridad está siendo "apoyar al centro para garantizar la salud de los residentes", tanto por parte del Departamento de Sanidad, como por el de Ciudadanía y Derechos Sociales, si bien ha aclarado que no ha sido necesario intervenir el centro, que "se mantiene organizado y dirigido" por la Fundación de los Hermanos de la Cruz Blanca.

"No ha sido necesario porque no ha habido ausencia organizativa", ha remarcado Jiménez, y ha pedido "no alarmar a la población, ni a los ciudadanos", al tiempo que ha manifestado que el Gobierno de Aragón colabora con la Cruz Blanca en otros ámbitos, "tenemos muy buena relación con ellos", poseen "una presencia intensa en la sociedad aragonesa" y lo ocurrido no va a ir "en menoscabo" de esta cooperación.

Jiménez ha remarcado que se hace seguimiento en todas las residencias, durante la pandemia se ha centrado la atención en atender a quienes vivían allí y se les ha apoyado con material, especialmente a los centros en los que había casos.

Igualmente, ha querido transmitir su apoyo a los trabajadores de estos establecimientos porque "son profesionales de primera línea y desarrollan una labor importante" ya que se ocupan de un servicio que "demanda la sociedad" y "se esfuerzan día a día para cuidar a nuestras personas mayores" y por eso, "entre todos hacer un esfuerzo porque su reputación esté a la altura del servicio que prestan".