Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

La Asociación Fuset apuesta por recuperar la arquitectura tradicional y huir del La Asociación Fuset apuesta por recuperar la arquitectura tradicional y huir del
Participantes en los talleres de empedrado y yeso realizados este pasado fin de semana en la localidad de Used

La Asociación Fuset apuesta por recuperar la arquitectura tradicional y huir del "fachadismo" en el Jiloca y Daroca

Organiza talleres con el fin de revalorizar las casas solariegas del territorio
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

Poner en valor la arquitectura tradicional con el fin recuperarla y evitar que se pierda y, sobre todo, huir del fachadismo, porque un edificio es mucho más que las cuatro paredes que lo envuelven y, al destruir el interior, el inmueble pierde su historia y actúa de forma diferente desde un punto de vista climático. Con esas premisas, la Asociación Fuset ha puesto en marcha varios talleres para dar a conocer técnicas tradicionales en Used, en la provincia de Zaragoza.

Varias de las actividades formativas se han desarrollado durante este pasado fin de semana y han contado con una veintena de participantes, entre los que había arquitectos y estudiantes de arquitectura, propietarios de casas de pueblo, albañiles y personas interesadas en la arquitectura tradicional y la bioconstrucción.

La Asociación Fuset la pusieron en marcha dos arquitectos y un ingeniero de telecomunicaciones con un gran interés por las casas solariegas –su punto de unión es que los tres son propietarios de viviendas de este tipo en Used–. Su objetivo es revalorizar el patrimonio arquitectónico popular, que se está perdiendo en numerosos pueblos del valle del Jiloca y la zona de Gallocanta.

Técnicas tradicionales

En este sentido, Alberto Sánchez, que es el presidente de la agrupación, indica que las técnicas tradicionales se han perdido, aunque matiza que en los últimos tiempos se ha notado un resurgimiento de las mismas porque hay gente que está concienciada por las ventajas que estos trabajos de construcción de kilómetro cero tienen para la salud.

Para el desarrollo de los talleres han contado con la Red de Maestros de la construcción tradicional, que son un conjunto de profesionales que conocen estas técnicas, cada vez más en desuso. En los talleres había profesionales que querían conocerlas para incluirlas en sus proyectos y también particulares que quieren afrontar la restauración de propiedades privadas antiguas, pero no saben cómo hacerlo.

Desde la Asociación Fuset intentan demostrar que hay formas de rehabilitar el patrimonio antiguo que son sostenibles y ayer realizaron un empedrado en Used, un tipo de construcción que hacía más de 60 años que no se llevaba a cabo en el municipio. “Es importante enseñar que se pueden hacer las cosas de otra manera”, matiza el presidente de la agrupación, quien añade que para el empedrado solo se usa piedra y cal, productos de cercanía que, a diferencia de una baldosa, no dejan huella de carbono, además de que climáticamente resultan mucho más ventajosos para el edificio.
 

Construcción de un suelo empedrado en Used, Zaragoza

Viviendas

Ellos predican con el ejemplo puesto que en la restauración de las dos viviendas que poseen en la localidad zaragozana de  Used han aplicado las técnicas tradicionales para su recuperación. Muestran los avances a través de sendas cuentas en la red social Instagram, @casadepueblo y @la_lazara en las que narran el proceso de rehabilitación de la casa solariega Ibáñez de Bernabé, que es la de Alberto Sánchez, y La Lázara, propiedad de Guillermo Bosque y Juan Fernando Marchán. El objetivo es difundir este tipo de actuaciones respetuosas con el patrimonio.

Sánchez reconoció que encontrar un albañil en el medio rural “es dificilísimo”, sobre todo si se trata de pueblos remotos como Used, donde la población grande más cercana es Calamocha, que está a 40 kilómetros. Pero aún lo es más si se busca con conocimientos en las técnicas tradicionales. En este sentido, durante las sesiones se planteó la dificultad que entraña recuperar una antigua casona solariega tanto por la falta de profesionales como por la inexistencia de ayudas públicas para este tipo de rehabilitaciones privadas.

Jornadas

En las jornadas celebradas durante el fin de semana se habló del denominado fachadismo, que consiste en preservar únicamente la parte externa de un edificio, algo que es muy habitual según lamentan los arquitectos. “Cuando vi las puertas colgadas como si fueran cuadros en uno de los salones del Palacio de la Marquesa de Teruel me quedé pasmado, un edificio funciona de forma diferente si lo tiras, pierdes su historia”, dice Alberto Sánchez, para quien la única forma de evitar este tipo de actuaciones es concienciar a la población.

Recuerda que el uso de materiales equivocados a la hora de actuar en viviendas antiguas puede resultar contraproducente: “Si sobre el adobe pones cemento, se deshace todo, en cambio si usas mortero de cal te durará otros cien años” y lo compara con poner un plástico encima de una herida.

Por otro lado, destaca que en el caso de que haya una casa solariega que amenace ruina, el Ayuntamiento no solo tiene la opción de derribarla para evitar peligro, sino que, si está protegida y el dueño no actúa, la administración puede acometer obras de mantenimiento y posteriormente pasar la factura a su propietario y en el caso de que no pague expropiar el bien.

Inventario de casas solariegas

Una de las labores que la Asociación Fuset quiere desarrollar a medio plazo es un inventario con todas las casas solariegas que hay en la zona de la antigua comunidad de aldeas de Daroca, que incluye el territorio que se extiende entre Calamocha y Cariñena y Calatayud y Molina de Aragón, ya en Guadalajara.

El responsable de la agrupación comenta que hay numerosos inmuebles de estas características en muchos pueblos de Teruel, como Báguena, Burbáguena, Bello, Tornos o San Martín del Río.

El redactor recomienda