Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Montaje de un parque eólico en Muniesa

La Plataforma a favor de los paisajes de Teruel pide a la Unesco que se oponga a las centrales renovables en el Geoparque del Maestrazgo

Reclama que use su “influencia moral” sobre las administraciones públicas aragonesas y españolas

La Plataforma a favor de los paisajes de Teruel insta a la Unesco a ejercer su “influencia moral” sobre las administraciones públicas aragonesas y españolas “a fin de garantizar la conservación y el respeto de los bienes patrimoniales que conforman el Geoparque del Maestrazgo”, amenazados con más de 500 aerogeneradores de 210 metros de altura y otras centrales fotovoltaicas proyectadas, de forma que solo se autoricen en su espacio geográfico aquellos que se aprueben “tras un riguroso proceso de planificación” territorial “y Evaluación Ambiental Estratégica” participados y consensuados por la población local. 

Así lo indica en una carta remitida a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, entidad que auspicia 161 geoparques mundiales en 44 países entre los que el del Maestrazgo fue socio fundador hace 21 años.

Todos ellos están definidos como “áreas geográficas únicas y unificadas donde los sitios y paisajes de importancia geológica internacional se gestionan con un concepto holístico de protección, educación y desarrollo sostenible”, recuerda la Plataforma en la misiva.

En esta definición aparecen conceptos como “educación”, “desarrollo sostenible” o “comunidades locales”, palabras “clave que dibujan un propósito muy distinto del que los grandes intereses políticos y económicos tienen reservado para las áreas rurales de nuestro país”, prosigue la Plataforma. “Para estos, el único activo que parecen poseer los territorios poco poblados es el de ser extensos solares en los que tienen sitio todas aquellas instalaciones que no caben, o molestan, en los entornos urbanos, desde centrales eléctricas hasta vertederos o macrogranjas”. 

Un ‘skyline’ irreversible

La Plataforma advierte de que  “existen proyectos para levantar más de 500 aerogeneradores de 210 metros de altura” que “de forma irreversible romperán el equilibrio y el paisaje”, convirtiéndose “en el icono del nuevo skyline del Maestrazgo”. 

Al impacto ambiental y visual se unirá “la profunda desfiguración que supone la apertura de nuevos viales de acceso”, sumado al “impacto de las líneas de evacuación, para las que ningún proyecto prevé soluciones de enterramiento”. Con todo, el “escenario es desolador”, apunta.

Los defensores de los paisajes turolenses entienden que el conjunto del Geoparque, con todos sus elementos geológicos, paisajísticos, biológicos y culturales, debería quedar preservado de una forma integrada: “Cualquier actividad industrial a gran escala, como es la instalación de centrales eólicas y fotovoltaicas, sólo podría asentarse en zonas que cumplan condiciones muy estrictas donde se garantice la ausencia de afecciones a ese patrimonio. Su desarrollo sólo debería acometerse tras un riguroso proceso de planificación y ordenación de los recursos, tras la realización de una Evaluación Ambiental Estratégica y contando con la participación y el consenso de la población local”. 

Fragmentación “fraudulenta”

Sin embargo, “nada de esto se está haciendo”, afirma. “Los proyectos se presentan y evalúan por separado, se fragmentan de forma fraudulenta para capear mejor los controles administrativos, y se “venden” a la población con vanas promesas de desarrollo económico y reversión poblacional de muy difícil justificación”, indica la Plataforma, que asegura que “un Geoparque intervenido, desfigurado por la actividad humana, es exactamente la antítesis de esa idea original”.

En este punto, la Plataforma pone la pelota en el tejado de los órganos rectores y gestores del Geoparque del Maestrazgo, de quienes echa en falta que sean “los primeros en manifestar un punto de vista crítico ante las administraciones”. 

Los paisajes del Maestrazgo “van desde las recias y serenas muelas de Cantavieja, La Iglesuela del Cid, Tronchón o Mirambel hasta las agrestes crestas y desfiladeros del Guadalope en los Órganos de Montoro, la Hoz Mala o Valloré; desde la exuberante geodiversidad del Parque Geológico de Aliaga hasta el encanto oculto de las grutas de las Graderas o las Baticambras; desde los yacimientos de icnitas y restos de dinosaurios de Galve hasta los magníficos ejemplos de amalgama entre marco geológico y cultura popular que emergen, por ejemplo, en El Llovedor de Castellote”, desgrana la Plataforma en su carta a la Unesco. 

Desde el año 2000, los emprendedores creen en la posibilidad “de hacer real esa sinergia entre divulgación científica y educación ambiental, por un lado, y desarrollo sostenible y respetuoso basado en los recursos culturales y naturales autóctonos, por otro”, indica la Plataforma. “En estos veinte años, numerosas pequeñas empresas hosteleras y turísticas han apostado por ese modelo, en paralelo con las numerosas iniciativas públicas que han acometido fuertes inversiones en infraestructuras, como centros de interpretación, senderos guiados o páginas web. Con estas iniciativas, la población local ha visto robustecerse  la identidad” del territorio.

Pero este movimiento “ha entrado en crisis con la avalancha de nuevos y gigantescos proyectos industriales que han empezado ya a instalarse, y que pretenden crecer exponencialmente en el futuro hasta hacer irreconocibles unos paisajes tan excepcionales”, alerta. 

99 MW solares a información pública en Mosqueruela

 

La Plataforma a favor de los paisajes de Teruel alerta de un nuevo proyecto fotovoltaico de 99 megavatios (MW) que Energías Renovables de Quirón promueve en Mosqueruela, Puertomingalvo y Linares de Mora. 

La iniciativa, que fue publicada el pasado lunes en el Boletín Oficial de la Provincia de Teruel, está en periodo de exposición pública con un plazo de 30 días para la presentación de alegaciones ante el Área de Industria y Energía de la Subdelegación del Gobierno en Teruel. 

El proyecto lleva asociado una subestación “con capacidad para recibir 22 parques eólicos”, afirmó el portavoz de la plataforma, Javier Oquendo, lo cual representa “mínimo otros 200 aerogeneradores”.

La documentación indica que los dos parques fotovoltaicos de 49,5 MW cada uno llevan asociados 15 empleos, lo cual para la plataforma es faltar a la verdad porque, a su vez, se indica que el parque está “totalmente automatizado”. 

El proyecto, que tiene una inversión de 56 millones de euros, cuenta con permiso de acceso a la red de transporte en la subestación Morella, de 400 kV, de fecha 7 de marzo de 2020. 

Se divide en tres zonas: Parque Fotovoltaico Masía I, de 49,5 MW, ubicado en los municipios de Linares de Mora y Puertomingalvo; Parque Fotovoltaico Masía II, de 49,5 MW, ubicado en Puertomingalvo, y una línea aérea de alta tensión de 3,77 kilómetros de longitud que afecta a estos municipios y también a Linares de Mora. 

Este proyecto se une a los más de 40 que se están tramitando para su instalación en el Geoparque del Maestrazgo, dijo Oquendo, que advirtió del impacto que todo ello tendrá para la biodiversidad y el paisaje del territorio y planteó una reflexión a los socios del Geoparque, ya que si todos prosperan será “inasumible promocionar una figura en base al paisaje”. 

Preguntado por la moratoria que la Plataforma ha pedido al Gobierno de Aragón para los proyectos eólicos y fotovoltaicos con el fin de poder llevar a cabo un Plan de ordenación territorial de los recursos energéticos –como demandan las Directivas de la UE–, Oquendo aseguró que no hay respuesta.

No obstante, esta cuestión sí será abordada en las Cortes de Aragón después de que Izquierda Unida haya asumido la propuesta de proposición no de ley que Gent del Matarranya reclamaba para su debate y votación. 

La Plataforma apunta a la vía europea y no descarta la judicial en caso que no prosperen las alegaciones que presenta a todos y cada uno de los proyectos renovables que afectan a la Red Natura 2000.