Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Acequia del Diablo a su paso por Casa Bolea, en Olba. Jacinto Fandos

La plataforma Acequias Vivas defiende el mantenimiento de la presa de los Toranes

Crean una agrupación ciudadana para defender el patrimonio de las acequias en peligro

La posible demolición de la presa de los Toranes en Albentosa ha unido y movilizado a los ciudadanos de los municipios afectados (Albentosa, Sarrión, Olba, San Agustín), que han creado la plataforma Acequias Vivas para defenderse como parte interesada en la decisión de la demolición de la presa, actualmente en manos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco). 
Desde Acequias Vivas lamentan que en la decisión de la demolición de la presa no se aplique el Principio de Prevención y no se tenga en cuenta el enorme impacto al regadío de las zonas afectadas y en la recogida de agua para ayudar en la extinción de incendios forestales de un paraje “de valor incalculable que pertenece a la Red Natura 2000 y es un Lugar de Interés Comunitario declarado como alto riesgo”, indican a través de un comunicado.
Algunas asociaciones ecologistas solicitaron la demolición de la presa de los Toranes coincidiendo con la finalización de su concesión por Iberdrola, pero desde Acequias Vivas aseguran que aunque la presa se derribase para que haya más caudal, esto no garantizará que haya una mejora en la calidad de peces e invertebrados hasta que no cese la contaminación de las industrias agroalimentarias de la cabecera del río. “Muchos vecinos recuerdan la gran cantidad de peces que había antes de estas industrias, aún estando la presa”, icomentan.
El estudio del CIREF de 2018 Planteamiento de Actuaciones de Mejora Fluvial en el Río Mijares reconoce que las acequias y el corredor biológico naturalizado a su alrededor son “un conjunto de patrimonio natural y cultural”.
Actualmente, la decisión sobre el futuro de la presa está en manos de la Confederación Hidrográfica del Júcar y del Miteco y desde Acequias Vivas denuncian que “no pueden simplificar o polarizar esta decisión en un debate Ecologistas y No Ecologistas”, ya que entre los residentes de distintos municipios “hay muchos amantes de la naturaleza, agricultores, emprendedores, asociaciones ecologistas, comunidades de regantes, personas que han venido a vivir a la España vaciada y que también aman el río Mijares”.
Por todo ello, Acequias Vivas recoge en su plataforma la recogida de firmas para la no demolición de la presa por los motivos expuestos. Hasta el momento han recopilado, entre papel y online, más de 1800 apoyos que pertenecen a personas que viven en los municipios afectados, amigos y familiares que conocen el lugar. “Y de todas las personas que luchamos por las acequias como un valor real, no sólo histórico, necesario para el desarrollo sostenible”, reza el comunicado.

La población crece
Pese a saber que es un lugar considerado como zona de Alto Riesgo por incendio forestal, muchos vecinos han apostado por vivir en el Valle de Olba y los Estrechos de Mijares. En concreto, y según el INE, desde 2009 el número de vecinos ha aumentado un 14% en 2019 (de 1.790 a 2.040 habitatnes), siendo un ejemplo de lo que atrae en el Reto Demográfico de la España Vaciada. En la nota de prensa emitida destacan que solo en Olba ya hay 51 niños matriculados en el colegio, con familias que dejan la ciudad, atraídas por este proyecto.
“Es el hogar de muchas personas amantes de la naturaleza, y uno de los destinos favoritos de senderismo de las colindantes provincias de Castellón y Valencia. Desafortunadamente no se ha invertido aún en una amplia red de balsas de extinción ni en la generación de empleo o modelos de negocio en I+D para la prevención de los mismos. Por lo que siempre han sido las presas, balsas y acequias la única garantía para la toma de agua en incendios”, relatan en la nota.
Indican que si el entorno del Mijares deja de ser tan verde “se vaciará” y destacan que la comunidad siempre se ha organizado para sofocar los incendios, hasta la llegada de los bomberos, “rápida alrededor de las acequias”. Por otro lado, apuestan por la modernización de la energía hidráulica “como energía sostenible que es para la mejora del río”, dicen.