Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La sabina milenaria de Blancas optará a ser declarada Árbol Europeo 2022 La sabina milenaria de Blancas optará a ser declarada Árbol Europeo 2022
La milenaria sabina de Blancas está en el Catálogo de Árboles Singulares de Aragón por parte de la DGA y aspira a ser Árbol Europeo en 2022

La sabina milenaria de Blancas optará a ser declarada Árbol Europeo 2022

Jesús Guallar reproducirá el árbol en hierro y a tamaño natural con la colaboración vecinal

La sabina milenaria de Blancas optará para ser Árbol Europeo de 2022. Además, el escultor de la localidad, Jesús Guallar, reproducirá la sabina a tamaño natural con hierro reciclado. Para este gran trabajo a realizar se ha implicado todo el municipio desde la Asociación Cultural Amigos de Blancas al ayuntamiento. La sabina de Blancas tiene 8 metros de alto, 3,20 metros en la base y 13 metros de diámetro en la copa. Se estima que la sabina de Blancas tiene entre 1.500 y 1.800 años. Recientemente la carrasca milenaria de Lecina (Huesca) fue elegida Árbol Europeo de este año con récord de votos. El año anterior, 2020, la encina de Lecina fue Árbol del Año en España. La sabina de Blancas está registrada en el Catálogo de Árboles Singulares de Aragón.

El presidente de la Asociación Amigos de Blancas, Pablo Esteban, manifestó que la idea de presentar la sabina milenaria de Blancas para que pueda ser elegido Árbol Europeo de 2022 surgió el pasado verano por parte de Luis Javier Yus, miembro de la junta de la asociación para dar a conocer la sabina de hierro a tamaño natural que va a realizar el escultor Jesús Guallar Rodrigo, natural de Blancas pero afincado en Zaragoza.

Pablo Esteban explicó que la escultura que Jesús Guallar Rodrigo va hacer con hierro reciclado será una réplica de la sabina milenaria a la que optará para que sea elegida Árbol Europeo de 2022. Es decir, que va a tener la misma altura, unos 8 metros y la misma anchura, 4 metros a 1,30 metros de altura, 3,20 metros en la base y un diámetro en la copa de 13 metros.

En esta línea, Pablo Esteban comentó que se necesita mucho hierro reciclado por lo que había pedido la colaboración vecinal, que está dando su apoyo así como del mismo Ayuntamiento de Blancas. “El escultor Jesús Guallar Rodrigo propuso la obra a la asociación y colaboración. Todos creemos que es una gran idea y se va aprovechar los hierros de aladros para la escultura. Creemos que va suponer una gran promoción para Blancas, como lo ha sido Lecina con la carrasca milenaria y su elección de Árbol Europeo de este año”.

Guallar nació en Blancas en 1956, aunque desde su infancia vive en Zaragoza, donde estudió Filosofía y Letras y se inició de forma autodidacta en la escultura. Es miembro de la Asociación de Artistas Plásticos Goya y asiduo de exposiciones o convocatorias de diferente tipo, siempre con esculturas en hierro, habitualmente realizadas con materiales reciclados. Tiene esculturas públicas en Zaragoza y en su pueblo natal, Blancas.

Esteban dijo que ante el gran proyecto y reto que supone la réplica en hierro reciclado de la sabina de Blancas se pide colaboración que se extiende también fuera de Blancas. Así por ejemplo citó que se pedirá a la Formación Profesional de Teruel que en el aprendizaje de los alumnos en soldadura hagan las hojas de la sabina, 2.000 a 3.000 hojas. “Es una gran tarea e importante la que se tiene que hacer”.

Pablo Esteban incidió que el proyecto que se ha emprendido en Blancas va a poner en valor al municipio de una sabina milenaria que estimó que tiene entre los 1.500 y los 1.800 años.

El alcalde de Blancas, José Román Valenzuela, expresó el apoyo del Ayuntamiento a este proyecto de promoción y artístico que ha emprendido el municipio en torno a la sabina milenaria.

La sabina de Blancas está en la partida de La Balsilla, entre Monreal del Campo y Blancas, como reliquia de lo que debió ser espeso bosque de sabinares y carrascas transformado por la mano del hombre en tierras de labor. Tiene una altura de 8 metros, que es escasa para lo que es el perímetro del tronco. Para los especialistas ello es debido sin duda consecuencia de algún rayo que abatiría sus ramas altas.

Se trata de uno de los árboles más viejos de Aragón, y desde luego el más longevo del valle del Jiloca. A su sombra se cobijan todavía pastores y rebaños, y sus ramas prestan el follaje que se lleva el Domingo de Ramos en procesión. Hoy es uno de los motivos de legítimo orgullo de todos los blanqueros, que la cuidan y protegen.

El Gobierno de Aragón, en el primer decreto 27/2015, reguló el catálogo de los árboles y arboledas singulares de la comunidad autónoma. Entre ellos estuvo la sabina de Blancas junto con el Abeto de los Tres Quiñones, Haya de la Caseta de Pascual, Encina de Lecina, Tilo de Benasque, Caixigo Torrentillo, Pino de la Valdenavarro, Enebro de Sabiñán, Sabina de Villamayor, Quejigo de la Casa de la Vega, Cedro de la Torre Nuestra Señora del Pilar, Secuoya de la Torre Nuestra Señora del Pilar, Chopo Cabecero del Remolinar, Pino del Escobón, Carrasca de los Tolones, Tejo del Barranco del Cuervo / Teix del Barranc del Corv y Pinsapo de la Torre Nuestra Señora del Pilar.

La sabina milenaria de Blancas está ubicada entre Monreal del Campo y Blancas. Su localización es poco antes de llegar a Blancas, viniendo desde Monreal del Campo sale una pista a la derecha junto a una borda. A los 700 metros se toma un desvío a la izquierda y 600 metros más adelante se gira a la derecha y se continúa por la pista durante 1,1 kilómetro. Se gira a la izquierda y tras recorrer 900 metros más se llega al árbol milenario de Blancas.