Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Tienda Museo de Ojos Negros

La tienda museo de Ojos Negros alberga cientos de artículos y materiales antiguos

Hace 22 años Inés cerró su establecimiento y ahora sus hijos lo han convertido en exposición

Ubicado en los bajos de un edificio tan singular como la antigua cárcel del siglo XV de Ojos Negros, se encuentra el Corte Inés, una tienda familiar a la que los vecinos dieron este nombre por su amplio surtido y que ha sido reconvertida ahora en museo en el que se exponen cientos de artículos históricos acumulados desde la apertura del comercio a principios del siglo XX. El pequeño establecimiento dio servicio hasta hace 22 años y vendía desde artículos de fontanería hasta ropa de niños. Regentado por Inés Paricio, a quien la tienda debe su nombre popular, acogía las visitas de todos los habitantes de la zona. Inés, de 92 años, se jubiló cuando tenía 69 y sus hijos decidieron conservar la tienda, que cerró hace más de dos décadas, y convertirla en un museo al que la gente puede acudir para apreciar las antigüedades que exhibe. “La gente del pueblo venía a preguntarnos si podían ver la tienda en la que habían comprado durante tanto tiempo y, por supuesto, teníamos que enseñársela”, comenta Teresa, hija de Inés. 

El comercio convertido en museo cuenta con infinidad de artículos históricos, como una máquina de cine de los años 50 que pertenecía a la familia, que tuvo un cine. Desde zapatos de niños hasta antiguas latas de comida, la exposición va adquiriendo nuevos objetos continuamente. “Compramos objetos que nos parecen interesantes, pero también hay gente que nos trae cosas para la exposición”, explica Teresa. 

La colección comenzó como algo personal de la familia para conservar sus recuerdos, pero, poco a poco, más y más gente se acercaba hasta Ojos Negros para visitarla. “Nuestra intención nunca fue hacer un museo, pero viendo que tanta gente quería visitar la tienda comprendimos que no podíamos privarles de ello”, asegura Teresa. 

En la actualidad no hay ningún artículo en venta en la tienda. Son objetos de exposición y muchas familias acuden a enseñar a los más pequeños cómo eran los utensilios de su infancia. Entre sus enseres más destacados se encuentran peleles y ropa interior antiguos, zapatos infantiles, elementos de cocina de principios de siglo, y mucho más. La tienda se ha mantenido tal y como está por el cariño y aprecio de sus dueños.

Una abuela de película

Ojos Negros es una de las localidades elegidas por la oficina de servicio de rodajes Film Lonely Land, servicio de las Comarcas del Jiloca y Daroca. En 2019 se estrenó la película Ojos Negros de Ivet Castelo y Marta Lallana, que tenía como una de sus protagonistas principales a Inés Paricio, dueña de la tienda del pueblo. Interpretaba el papel de la abuela de la película, y lo hizo nada más y nada menos que a los ochenta y nueve años. La película recibió varios premios, como el de Mejor Película en la sección Zonazine del Festival de Málaga, y allí estuvo Inés para celebrar el galardón. 

“Elegimos la tienda como lugar de rodaje ya que es un lugar muy singular y peculiar”, comenta Estíbaliz Centeno, responsable de Film Lonely Lands. 

Considerada una máquina del tiempo perfectamente conservada, la tienda es un fantástico lugar para rodar una película. “Es como si entrases hace cuarenta años”, asegura Centeno. “Por nuestra parte estamos muy agradecidos de que los dueños sean así, muy abiertos a enseñarlo a pesar de que no sea una cosa pública”, dice la responsable de Film Lonely Lands.