Síguenos

487_perolico-1200x150.gif banner click 487 banner 487

Las excavaciones en el castillo abren una ventana al pasado de Montalbán Las excavaciones en el castillo abren una ventana al pasado de Montalbán
Restos del aljibe del castillo de Montalbán. Sara Falo

Las excavaciones en el castillo abren una ventana al pasado de Montalbán

Presentados los hallazgos del taller de empleo que se ha desarrollado en la localidad
banner click 236 banner 236

El viernes se realizó una visita por parte de representantes del Gobierno de Aragón para conocer en primera persona los hallazgos obtenidos en las primeras excavaciones arqueológicas que se realizan en el castillo de Montalbán, excavaciones dirigidas por los arqueólogos Rubén Sáez Abad, Javier Ibáñez y José Casabona dentro de los trabajos efectuados por el alumnado del Taller de empleo Montalbán Perspectivas.

El alcalde de la localidad, Carlos Sánchez Boix mostró su agradecimiento a Benito Ros, Delegado del Gobierno de Aragón en Teruel, a Alberto Izquierdo, vicepresidente de Diputación Provincial, a Esperanza Muñoz, vicepresidenta de la Comarca Cuencas Mineras, a Patricia Utrillas, directora provincial del Inaem, a José Royo, Director del Parque Cultural del río Martín y otros representantes institucionales por su presencia en este acto que tanta ilusión hace a este ayuntamiento, señaló.

En unas palabras previas el alcalde expuso lo que ha supuesto la ejecución de este Taller de empleo para la puesta en valor del patrimonio cultural e histórico de la localidad, y que es una muestra del potencial patrimonial que pueden albergar estos hallazgos por lo que espera que sea factible seguir trabajando en este yacimiento de tan alto interés histórico para poder ir haciendo realidad la idea de poder divulgar en su día todos los bienes culturales de Montalbán.

Importancia

Por su parte, Benito Ros indicó la importancia de la recuperación histórica de estos trabajos, destacando la labor del Gobierno de Aragón que contribuye a conseguir objetivos como los ahora visitados a través del desempeño del Inaem y sus Talleres de empleo, actuaciones que, si no fuera por ellos, no podría llevarse a cabo de otra manera, matizando “estas pequeñas cosas contribuyen al desarrollo de cada uno de nuestros pueblos”, de ahí la importancia de ponerlo en valor, destacando el compromiso del Gobierno de Aragón en apoyar estos proyectos.

Comenzó las explicaciones Javier Ibáñez, arqueólogo, destacando la importancia del Plan Director, financiado con fondos de patrimonio a través del Parque Cultural del río Martín y del ayuntamiento de la localidad, que ha servido de guía en la realización de estas primeras catas y que se basan, en buena medida, en un documento datado de 1499 en el que se recoge de manera pormenorizada cómo era el Castillo de Montalbán en su conjunto y el estado en el que se encontraba en dicha fecha. Se trataba de abrir unas ventanas al pasado en el yacimiento arqueológico que sirvieran para verificar si había elementos conservados suficientes, para saber qué tipo de estructuras nos íbamos encontrar y cómo podían ser futuras intervenciones, señaló Ibáñez.
 

Visita a una de las catas que ha hecho el taller de empleo. Sara Falo


Con la información obtenida se puede decir que se trata de uno de los castillos más importantes de Aragón, se trataría de un Castillo conventual de la Orden de Santiago. Con 5000 metros cuadrados construidos densamente ocupados, tenemos que pensar que castillos como el de Valderrobres o el de Mora de Rubielos cabrían perfectamente dentro de estas dependencias, añade Ibáñez para que se pueda uno hacer idea de las dimensiones reales del castillo montalbino. Al gran interés arqueológico y patrimonial, no en vano se han encontrado restos de cerámica desde épocas íberas e islámicas, hay que añadir el que esta ubicación puede considerarse un baluarte dela defensa de la España Liberal en las guerras carlistas.

Se han realizado excavaciones en siete puntos del conjunto, 6 zonas de catas  y el aljibe. En la cata 5, primera puerta de acceso al castillo, el arqueólogo Rubén Sáez explicó que se ha podido recuperar la subida monumental que este castillo tenía en el extremo oeste del complejo, habiendo tenido que excavar en algunos puntos hasta 3 metros de tierra para dejar aflorar partes de los muros, tierra que han quitado los alumnos del Taller de empleo durante su aprendizaje. Y se ha encontrado en este punto gran cantidad de restos militares, por ser uno de los flancos más atacados, sobre todo durante las guerras carlistas. La segunda puerta de acceso estaría en la cata 3, una entrada que habría que habilitar para recuperar el camino normal de entrada al castillo y que conduce a la zona conventual.

Descripciones

Describen este castillo por su polifuncionalidad. En primer lugar estaría la zona de ámbito eclesiástico, constituido por una iglesia, un claustro y una ermita exenta. La iglesia sería de planta única de tres tramos con coro en altura y en la que quizá se encuentre el sepulcro del Infante de Aragón, hijo de Jaime I; las catas 1 y 2 muestran dos partes de esta iglesia. La segunda zona, en lo más alto del conjunto está la fortaleza, en donde estaría la torre del homenaje y la muralla.

La tercera parte estaría ocupada, según el documento de 1499, por la zona conventual con habitaciones, una sala del comendador con cuadras, las estancias del abad, dormitorio grande comunitario en el que se alojarían los freires, un refectorio con cubierta de madera pintada, sala capitular e incluso tenía habilitado un espacio para letrinas. Este castillo dispondría también de diversas dependencias como bodega, cuadras, graneros, almacenes, cuevas o un gran aljibe.

En el siglo XIX una parte del recinto fue habilitado para albergar un cementerio, actualmente todavía se pueden ver cipreses en el entorno en el que estaba. Se da la circunstancia de que la cata 6, realizada en esa zona, puso de relieve la existencia de restos óseos y la presencia de restos de madera que bien pudieran ser antiguos féretros. Uno de los hallazgos más insólitos fueron los restos de un esqueleto maniatado, pendiente de datación, con un gran corte en el cráneo, hallado junto al muro del cementerio y que posiblemente fuera realizado por un sable.

Ahora resta por hacer unas tareas de preservación y consolidación de los restos excavados, actuación que se llevará a cabo junto con el Parque Cultural de río Martín. Desde el ayuntamiento aseguran que “seguiremos intentando buscar financiación para continuar con las excavaciones, creemos que el potencial patrimonial que hay bajo estas tierras es parte de nuestra historia y es necesario que podamos ponerlo en valor en el menor plazo de tiempo posible”, finalizó Carlos Sánchez.

El redactor recomienda