Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El pastor, dando explicaciones a los estudiante. David Cantillo

"Los pastores trashumantes no lo son por ganarse la vida, es su forma de vivir"

Estudiantes de Veterinaria de Valencia hacen la vereda junto a un ganadero de Valdelinares
Cruz Aguilar

Loreto de Miguel es estudiante de 5º curso de Veterinaria en la Universidad Católica de Valencia y ayer al anochecer llegó a Puertomingalvo tras dos jornadas de vereda acompañando al pastor de Valdelinares Feliciano Juan. Reconoce que la experiencia ha sido dura, tanto por el camino como, sobre todo, por el frío, pero también una lección de vida de la que ha extraído, entre otras muchas cosas, que los pastores no hacen ese trabajo “por dinero, para ganarse la vida”, sino que para ellos “es una forma de vida”.
El jueves, en la primera jornada de vereda, en la que partieron de Valdelinares, nevaba y ellos siguieron un camino que les llevó a admirar el pueblo más alto de España a vista de pájaro. “Yo no iba muy preparada de ropa, no esperaba tanto frío y tanto aire”, reconoce. Hubo varios factores que dificultaron el recorrido, pero ayer por la noche Loreto de Miguel llegaba exhausta, pero feliz, a Puertomingalvo, donde cederá el testigo a otro compañero para que continúe la vereda junto al pastor hasta Lucena del Cid, en Castellón. 
Reconoce que se apuntó a la asignatura Ganadería extensiva, que es optativa, porque algunos compañeros le habían comentado que se conocía la trashumancia de primera mano. “Fue uno de los motivos principales”, matiza, para añadir que cuando inició Veterinaria ya barajaba dedicarse al extensivo, algo que aún se plantea: “Es la que más me gusta, lo que pasa es que es un sector complicado ya que no tiene mucha oportunidad laboral”, dice. 

Trashumancia para milenials
La actividad forma parte del proyecto de innovación educativa Trashumancia para milenials impulsado por el profesor de Antropología Cultural Pablo Vidal, que fue quien lo planteó a los colegas de Veterinaria. Vidal hará las cuatro jornadas de vereda junto al profesor de Veterinaria Joel Bueso, mientras que los 8 alumnos que concluyeron ayer el primer turno darán paso a otros 8, que serán los que hagan los dos últimos días, desde Puertomingalvo hasta Lucena del Cid. 
Pablo Vidal especifica que los alumnos están encantados con esta actividad, que es precisamente la que les anima a matricularse en la asignatura de Ganadería extensiva. Llevan realizándola cuatro años, los primeros junto a un pastor de Linares de Mora y ahora con Feliciano Juan, que es de Valdelinares y lleva a su ganado a pasar el invierno a los pastos de Lucena del Cid, a cuatro jornadas caminando. El profesor de Antropología destaca la dificultad que entraña en la actualidad encontrar pastores trashumantes que realicen la movilidad a pie, precisamente por ello resulta aún más enriquecedora la experiencia.
Los alumnos están encantados no solo con el contacto humano que se genera con el ganadero, sino también por la convivencia con sus propios compañeros. Para muchos estudiantes de Veterinaria, la vereda que realizan en el marco de este proyecto de innovación educativa supone el primer acercamiento con un ganadero, como es el caso de Loreto de Miguel, quien reconoció que toda su vida había residido en una ciudad (Valencia) y jamás había tenido un contacto personal con un pastor. 
Para la joven es fundamental poder realizar esta actividad puesto que ayuda a desterrar algunos de los mitos que existen en la sociedad, principalmente sobre el tema de bienestar animal: “La gente piensa que no se trata bien a las ovejas, pero el ganado trashumante vive en libertad, el pastor es un nómada que se mueve según las necesidades del ganado, no de las suyas propias”, recalcó.