Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Los primeros usuarios llegan a la residencia municipal mixta de Calamocha que gestiona la Fundación Rey Ardid Los primeros usuarios llegan a la residencia municipal mixta de Calamocha que gestiona la Fundación Rey Ardid
Las dos primeras residentas en el centro de la tercera edad de Calamocha, junto con varias cuidadoras y la directora, Carla Hernández, a la derecha

Los primeros usuarios llegan a la residencia municipal mixta de Calamocha que gestiona la Fundación Rey Ardid

El centro ofrece un total de 74 plazas y está atendido por 14 personas, si bien la plantilla aumentará progresivamente

La residencia municipal mixta de la tercera edad de Calamocha y que gestiona la Fundación Rey Ardid recibió el pasado jueves los primeros usuarios, que a lo largo de los  próximos días se irán sumando de forma gradual los que han hecho reserva de plaza y que hasta la fecha son 17. El número total de plazas que tiene la residencia mixta de Calamocha es de 74. La residencia está atendida en su apertura de servicio por 14 trabajadores, que se irán incrementando con el número de ocupación de plazas y de la puesta en funcionamiento del centro de día. Las instalaciones de la residencia de Calamocha  fueron inauguradas por el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán,el pasado 18 de marzo.

La directora de la residencia mixta de la tercera edad de Calamocha y que gestiona la Fundación Rey Ardid, Carla Hernández, reseñó que las dos primeras usuarias de la residencia son dos mujeres de Calamocha, Manuela San Roque y Delfina Gamón, que entraron el pasado jueves, 29 de julio. Para viernes estaba prevista la entrada de otra persona más hasta llegar a las 17 que han hecho la reserva. “Se va a entrar de forma escalonada según las necesidades”.

Carla Hernández recordó que la residencia de Calamocha atiende a validos, asistidos y dependientes y que el número total de plazas de 74 y 20 de centro de día. El número de trabajadoras-es que atiende por ahora la residencia es de 14, de los que 12 son mujeres.

Nervios

La directora de la residencia, Carla Hernández, la terapeuta ocupacional, Mónica Broset y la enfermera, Diana Arnas, confesaron que el primer día de apertura de la residencia de la tercera edad había nervios por empezar algo nuevo, pero que todo salió muy bien.

La usuaria Manuela San Roque, 89 años, viuda y hija y vecina de Calamocha, manifestó que con los mareos que tiene con caídas, la artrosis, lo mejor para ella era entrar en la residencia que estaba esperando como agua de mayo desde que vio las instalaciones muy espaciosas, con mucha luz y junto al parque municipal. Manuela tiene dos hijos y en su vida ayudó a su marido en las tareas laborales de sastre.
 

El primer día había cierto ajetreo en el edifico porque todo estaba por estrenar


La residente Delfina Gamón, 79 años, hija y vecina de Calamocha, señaló que desde que enviudó ha estado dos años en la residencia de Burbáguena pero decidió apuntarse a la de Calamocha por estar junto a su casa. “A mi pueblo voy aunque sea con la pierna rota”. Delfina, carnicera de profesión en su vida laboral, tiene dos hijos, uno en Teruel y otro en Zaragoza.

Las dos residentes destacaban que estaban siendo muy bien atendidas y que la comida era buena y abundante. El menú de su primer día de estancia fue arroz con marisco y lomo con pimiento. El postre fue sandía. “Bien cocinado y abundante. Le voy a pedir a la cocinera que no me ponga tanto”, señalaba Manuela San Roque.

En la residencia mixta de la tercera edad de Calamocha hay una cocinera propia que elabora los menús con las pautas de un nutricionista. Las dos residentes tienen habitación propia, aunque las habitaciones son dobles. “Ahora se puede porque hay plazas disponibles”, comentó el equipo gestor de la residencia mixta de la tercera edad de Calamocha.  El precio que se paga en Calamocha es de 1.000 euros al mes el menor y de 1.550 euros el más alto. La residencia está organizada en unidades de convivencia, incluyendo una unidad específica para demencias y Alzheimer.Está  concebida como un centro innovador en tecnología aplicada al cuidado de las personas mayores, que incluye un sistema de petición de ayuda individualizado.

 

El redactor recomienda