Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Operarios de Calamocha, desinfectando el local social de Valverde, donde la cuadrilla de amigos se reunió. Calamocha TV

Los vecinos de Cucalón solicitan test tras dar positivo un octogenario sin confinar

Una reunión de 15 jóvenes de Zaragoza en Valverde se salda con 11 personas contagiadas

Los vecinos de Cucalón quieren que se practiquen pruebas a, al menos, dos miembros de todas las familias de la localidad después de que un octogenario del pueblo haya dado positivo. Se trata de un hombre que vive solo y que ha estado paseando por las calles de la localidad sin tomar las medidas de protección pertinentes. El bar y centro social está cerrado como medida preventiva porque el anciano lo frecuentaba.

El alcalde, Alberto Gimeno, explicó que el hombre podría tener mermadas sus facultades mentales y que le realizaron las pruebas del coronavirus a raíz de una caída que tuvo lugar el pasado viernes y por la que fue trasladado al hospital Obispo Polanco, en Teruel. El pasado lunes el Servicio Aragonés de Salud se puso en contacto con los familiares para informarles del positivo del anciano, a quien instaron a que se quedara confinado. Sin embargo, no hizo caso de la recomendación y, para salir de su propio domicilio, saltó un pequeño muro, resultando de nuevo herido. Tras esta segunda caída fue trasladado de nuevo al centro hospitalario de la capital donde, según Gimeno, este miércoles seguía ingresado. 

Se trata de una persona “muy difícil de controlar”, argumentó el alcalde, quien precisó que el hombre, de más de 80 años, no usó mascarilla durante los días pasados. “La gente está pidiendo hacerse las pruebas porque es un riesgo”, dijo, aunque aclaró que, de momento, ningún vecino ha presentado síntomas que puedan indicar que están contagiados de Covid-19.

El Ayuntamiento y la Asociación Sierra de Oriche han recogido los datos (nombres, apellidos y Documento Nacional de Identidad) de todas aquellas personas que han podido estar en contacto con el anciano y que desearían hacerse las pruebas para descartar posibles contagios. “Se los hemos pasado al centro de salud de Báguena, del que depende Cucalón”, especificó. A su juicio, hacerle las pruebas solo a la gente más cercana es insuficiente ya que son muchos los vecinos que , por ejemplo, han utilizado el mismo mobiliario del bar: “Por lo menos habría que realizarles los test a 2 o 3 personas de cada familia”, aseguró, para añadir que le han comunicado que hasta la localidad se van a desplazar varios técnicos para estudiar la situación. 

El alcalde comentó que es recomendable que se realicen las pruebas los que hayan estado en contacto entre el miércoles pasado y el domingo con el hombre, aunque de momento solo se las han practicado a los familiares. En Cucalón viven 50 vecinos, pero durante el pasado fin de semana la población se incrementó hasta las 300 personas, según los cálculos realizados por Gimeno.

El primer edil precisó que durante el confinamiento intentó gestionar, con ayuda de la trabajadora social pero sin éxito, que el anciano fuera atendido en una residencia ya que los familiares no se podían hacer cargo de él. Además, especificó que durante las semanas en las que no se podía salir de casa no viajó, pero sí lo hizo cuando se puso de nuevo en marcha la línea de autobús con Calamocha.

Cuadrilla de amigos

Por otro lado, en la pedanía calamochina de Valverde se reunieron durante el fin de semana del 3 al 5 de julio una quincena de jóvenes de Zaragoza y, tras mostrar síntomas uno de ellos se hicieron todos las pruebas y once arrojaron un resultado positivo. El grupo de amigos se reunió en el teleclub, donde acudieron también 2 de los 8 vecinos que residen en Valverde y que dieron resultados negativos en la prueba de coronavirus, según indicó el alcalde de Calamocha, Manuel Rando. Ambas personas están confinadas, al igual que otras dos de Olalla, otro barrio calamochino, donde la cuadrilla estuvo el viernes y el domingo en el bar. 

Rando recalcó que la situación “está controlada” y subrayó que se ha actuado “de forma rápida porque es un pueblo muy pequeño”. 

Fuentespalda

Ascienden ya a tres el número de  personas que han dado positivo por coronavirus en Fuentespalda, después de que el sábado se confirmaran los dos primeros casos en el pueblo, dos hombres de unos 50 años, uno de los cuáles fue ingresado el miércoles en el hospital de Alcañiz.

En el municipio habría ahora entre 15 y 20 personas confinadas en sus domicilios, en situación de cuarentena, por haber estado en contacto con los dos primeros infectados, dos hombres de unos 50 años que pertenecen a una misma cuadrilla de amigos y que celebraron una cena la semana anterior. El tercer positivo que se conoció el miércoles es un familiar directo de uno de ellos.

Los servicios sanitarios están rastreando a todas las personas con las que han podido tener contacto para conocer el origen del contagio, que podría estar en una turista uruguaya que estuvo en el pueblo buscando casa y haciendo turismo a principios de mes y que ha comunicado que tiene Covid. 

A los familiares directos de los infectados se les pondrá en cuarentena y en aislamiento domiciliario a la espera de los resultados de los test PCR.

El miércoles por la mañana una decena de vecinos de Fuentespalda acudieron al centro de salud de Valderrobres a realizarse las pruebas PCR. También en el centro de salud de Alcañiz, según distintas fuentes, se hicieron pruebas PCR a personas relacionadas con el “brote” de Fuentespalda. No obstante, no fueron las únicas, ya que las mismas fuentes señalaron que este miércoles se practicaron en el centro de salud de Alcañiz más de 20 pruebas a personas relacionadas con distintos casos positivos confirmados que han surgido en la zona, algunos de ellos procedentes de Caspe, donde se registró un brote importante el mes pasado.

Por su parte, la alcaldesa de Fuentespalda, Carmen Agud, no quiso realizar declaraciones, ya que dijo que ni Sanidad ni el centro de salud les ha aportado ninguna información.

Rando llama a la responsabilidad

El alcalde de Calamocha y presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual porque “todos somos transmisores” y destacó la ventaja que ha supuesto que uno de los jóvenes que participó en la reunión de amigos del fin de semana del 3 al 5 de julio en Valverde (Calamocha) haya tenido síntomas de Covid-19, ya que de lo contrario la expansión del contagio podría haber sido mucho mayor puesto que los otros 10 casos son asintomáticos. 

Una quincena de jóvenes se reunieron en la pedanía para pasar el fin de semana y realizaron varias de las comidas en el local social del municipio, que ha sido desinfectado por el personal municipal. Uno de ellos en los días posteriores tuvo fiebre y, tras realizarle el test de coronavirus, arrojó un resultado positivo. 

De los otras 14 jóvenes, 10 dieron  un resultado positivo tras practicarles las pruebas, que también se realizaron a dos habitantes de Valverde con los que convivieron en el local.

Ambos vecinos arrojaron un resultado negativo aunque se les va a practicar una segunda prueba para descartar totalmente el contagio. Además, hay dos vecinos de Olalla confinados puesto que la cuadrilla de amigos visitó el bar de la localidad el viernes y el domingo.