Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los vecinos de Muniesa retiran cientos de sacos de palomina de la torre mudéjar Los vecinos de Muniesa retiran cientos de sacos de palomina de la torre mudéjar
Uno de los voluntarios con decenas de sacos de palomina

Los vecinos de Muniesa retiran cientos de sacos de palomina de la torre mudéjar

La iniciativa parroquial se completa con la recogida de pesetas para señalizar el campanario
Cruz Aguilar

En sacos y con cubos, así han retirado los vecinos de Muniesa los excrementos de paloma que ensuciaban el interior de la torre mudéjar, en la que había zonas con más de medio metro de acumulación de palomina porque no se había retirado en décadas. La limpieza se ha hecho con voluntarios del pueblo y en dos fases, una primera en diciembre y otra el pasado sábado, y el objetivo es dejarla limpia para que su interior sea accesible. 
De momento han sacado varios remolques y cientos de sacos, pero todavía quedan en torno a 150 sacos, según explica Raúl Blasco Aznar, que es uno de los voluntarios que ha secundado esta iniciativa de la parroquia cuya finalidad es adecentar el interior de la torre. 
En las dos jornadas de concejada, los vecinos no pudieron culminar la limpieza y todavía quedan por retirar los excrementos de paloma de la parte más alta del campanario. “El primer día empezamos por el campanario, pero a esa zona más alta no llegamos porque vino sobre todo gente mayor y la escalera de acceso es de hierro y muy mala”, especifica Raúl Blasco Aznar. 
Este último sábado llenaron en torno a 50 sacos en esa parte más alta pero calculan que todavía faltarán por retirar otros 150 porque había más de medio metro de palomina acumulada. Esta zona posiblemente no se haya limpiado en el último medio siglo porque aunque antaño los vecinos acudían a por fiemo para sus huertos, la parte superior del campanario era la más inaccesible. “De una limpieza intensiva como la que se ha hecho en la torre ahora no hay referencias”, matiza Raúl Blasco Aznar.
Entre las dos jornadas han tomado parte un total de 25 personas, aunque media docena de ellas participaron en las dos sesiones de trabajo a concejada. 

Campaña hasta mayo
La actividad se enmarca en la campaña Nuestra torre es más chula que las pesetas, que busca recaudar las pesetas que aún quedan en muchas casas para acondicionar el campanario y hacerlo visitable. Para ello se quieren tapar los huecos para evitar que entren las palomas y colocar carteles informativas. La campaña de recogida de pesetas sigue abierta y está funcionando bien, según explican, aunque no han realizado un recuento del dinero. Lo harán cuando finalice en mayo porque tienen de plazo hasta el 31 de junio para cambiar en el Banco de España las pesetas a euros.