Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Más de 40 efectivos y un helicóptero buscaron en la Sierra de Albarracín a una mujer  y sus dos hijos que resultó que estaban sin cobertura en un pueblo de Guadalajara Más de 40 efectivos y un helicóptero buscaron en la Sierra de Albarracín a una mujer  y sus dos hijos que resultó que estaban sin cobertura en un pueblo de Guadalajara
El helicóptero de rescate sobrevolando la Sierra de Albarracín en busca de la mujer y los niños

Más de 40 efectivos y un helicóptero buscaron en la Sierra de Albarracín a una mujer y sus dos hijos que resultó que estaban sin cobertura en un pueblo de Guadalajara

‘Presunta’ desaparición con final feliz

Una denuncia por la desaparición de una mujer con sus dos hijos pequeños activó la tarde del pasado jueves un gran operativo de búsqueda en la Sierra de Albarracín en el que intervinieron más de 40 efectivos, a los que se sumó el viernes por la mañana el helicóptero de auxilio y rescate de Huesca. El operativo quedó desactivado en torno a las once de la mañana del viernes cuando la mujer contactó con su madre para decirle que estaban bien, que no estaban perdidos, que se encontraban en un pueblo de Guadalajara y que no había respondido con anterioridad al teléfono porque se quedaron sin cobertura.

Al final todo quedó en un susto después de que la búsqueda se hubiese activado la tarde del jueves con la participación, además de la Guardia Civil y el helicóptero de rescate, de efectivos de Protección Civil, bomberos, una médico del 061 y agentes de protección de la naturaleza.

El rescate se puso en marcha a las seis de la tarde del jueves ante la alarma creada por el hecho de que hubiese dos niños pequeños, de 5 y 8 años, y el temor de que pudieran estar perdidos o hubiesen sufrido algún accidente en los Pinares de Rodeno. Ese era el último lugar desde el que habían enviado una foto a la otra madre de los niños, expareja de la mujer que se suponía desaparecida y que fue la que avisó a la Guardia Civil de que no tenía noticias de los tres desde el día anterior.

La expareja comunicó la supuesta desaparición a las seis de la tarde del jueves, aunque no fue hasta última hora de la noche de ese día cuando formalizó una denuncia. Avisada la pareja actual, también mujer, esta tampoco pudo comunicar por teléfono con ella.

La Guardia Civil contactó además con la madre de la mujer que se creía desaparecida, que tampoco consiguió que su hija le cogiera el teléfono. Los agentes le pidieron que le enviase un mensaje para que respondiera si lo veía.

Efectivos del operativo estudian en un mapa de la zona los sitios donde buscar

Tras pasar la noche buscando a la madre y los dos niños, a primera hora de la mañana del viernes se incorporó el helicóptero de búsqueda con una médico del 061 por si hubiesen sufrido algún accidente, y se amplió el radio de búsqueda a toda la Sierra de Albarracín, además de avisar a las comandancias de las provincias limítrofes.

La mujer a la que se buscaba, de 42 años y de Zaragoza, hacía un viaje de vacaciones con sus dos hijos de 5 y 8 años. Se dirigían a Oropesa (Castellón) en un vehículo y habían avisado de que era posible que se desviasen por Albarracín. El miércoles envió una foto a la expareja, madre también de los niños, desde los Pinares de Rodeno, y después no volvió a contactar.

Al intranquilizarse por la falta de noticias y que el jueves no le cogieran el teléfono, la expareja avisó a la Guardia Civil preocupada por si les hubiese pasado algo.

El temor de que pudieran haber tenido un accidente o estuviesen perdidos se disipó hacia las once de la mañana del viernes cuando finalmente la mujer que se buscaba contactó con su madre, en respuesta al mensaje que le había enviado el día anterior. Le explicó que estaban en Peralejos de las Truchas (Guadalajara), que no estaban perdidos, se encontraban bien los tres y que no había tenido cobertura de móvil hasta ese momento para atender las llamadas y mensajes.

La abuela de los niños avisó entonces a la Guardia Civil de que todo había sido una falsa alarma y se desactivó el operativo de búsqueda cuando el helicóptero de rescate se disponía a sobrevolar por segunda vez la Sierra de Albarracín tras haber repostado.

El hecho de que hubiese dos niños pequeños hizo que la Guardia Civil activase el operativo de búsqueda nada más recibir el primer aviso a las seis de la tarde del jueves, a pesar de que no fue hasta última hora de la noche cuando la expareja formalizó la denuncia.

Una médico del 061 accede al helicóptero en Dornaque por si tenía que intervenir

Fuentes de la Guardia Civil explicaron que desde la tarde del jueves hasta la mañana del viernes se movilizaron más de 40 efectivos pertenecientes a distintas unidades: seguridad ciudadana, especialistas de montaña, Seprona, Usecic y el helicóptero de auxilio y rescate con base en Huesca, además de participar bomberos, Protección Civil y agentes de protección de la naturaleza. La búsqueda se llevó a cabo durante toda la noche por la comarca, empezando primero por los Pinares de Rodeno al ser el último lugar donde se tenía constancia que había estado el grupo familiar por la foto enviada a la expareja.

Helicóptero de auxilio

Se buscó también a los tres y al vehículo en el que viajaban por Albarracín, Bezas, Saldón y Gea de Albarracín. Tras ampliar el radio a toda la comarca para localizarlos, en la mañana del viernes se avisó a las comandancias de las provincias limítrofes y se activó el helicóptero de auxilio.

Comenzó a sobrevolar la Sierra de Albarracín hacia las 9 de la mañana y se dispuso una base en el estacionamiento de Dornaque, donde está el centro de interpretación de los Pinares de Rodeno, con el auxilio de una médico del 061 por si tenía que intervenir en caso de que pudieran haber sufrido algún accidente.

Hacia las diez y media el helicóptero tomó tierra en Dornaque, subió la médico y fue a repostar para realizar otra pasada, pero en torno a las once fue cuando se confirmó que estaban bien en Peralejos de las Truchas y que no habían sufrido ningún accidente sino que se quedaron sin cobertura de móvil.

El redactor recomienda