Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Medio Natural recuerda que el Gobierno central consideró al Maestrazgo zona libre de eólicas Medio Natural recuerda que el Gobierno central consideró al Maestrazgo zona libre de eólicas
En la imagen, algunas de las crestas donde Forestalia ha proyectado la colocación de aerogeneradores

Medio Natural recuerda que el Gobierno central consideró al Maestrazgo zona libre de eólicas

Ha elaborado un informe
Cruz Aguilar

La Dirección General de Medio Natural y Gestión Ambiental del Gobierno de Aragón alerta al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) que los proyectos integrados en el Clúster Maestrazgo se ubican en una zona definida por el propio ministerio como de “máximo riesgo (no recomendado)” en relación a la instalación de energía eólica “por el valor del índice de sensibilidad ambiental”. Así se recoge en el informe, al que ha tenido acceso este periódico, emitido por el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente al Ministerio, que consultó al respecto en el marco de la tramitación de la Autorización Administrativa Previa y Declaración de Impacto Ambiental del Clúster Maestrazgo.
El documento recuerda que el propio Miteco define este índice como una “herramienta que permite identificar las áreas del territorio nacional que presentan mayores condicionantes ambientales para la implantación de estos proyectos, mediante un modelo territorial que agrupe los principales factores ambientales”. A juicio del informe técnico este criterio debería ser “determinante” a la hora de evaluar proyectos a ubicar en zonas “con muchos condicionantes ambientales, como es el caso”. Plantea que existe un “elevado riesgo de afectar de manera negativa y muy significativa a componentes de la biodiversidad y de otros elementos ambientales relevantes”.
El informe recuerda que el área donde se ubicarán los parques eólicos son zonas “relevantes para la supervivencia de determinadas especies de fauna” que están incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón, como el quebrantahuesos. La conclusión de los técnicos es que los detectores de aves y parada de los aerogeneradores son un “riesgo que no es asumible para una especie en peligro de extinción” como es el caso del quebrantahuesos. Plantean que no hay “datos contrastables” de la efectividad de estos mecanismos y además su uso está condicionado a un posterior seguimiento.
En el estudio realizado para responder a la consulta del Miteco recuerdan que en el Maestrazgo se puso en marcha un programa de recuperación del quebrantahuesos de forma conjunta con las Comunidades Autónomas de Valencia, Cataluña y Aragón y con la colaboración del propio Ministerio para la transición Ecológica y el Reto Demográfico. Esta acción ha favorecido la presencia de la especie en la zona y precisamente las áreas de actividad identificadas se sitúan en el entorno del Clúster proyectado.
Detallan que la mitad de las plantas eólicas se localizan en una zona de paso para la especie entre el área de la Sierra de Gúdar y la zona del río Guadalupe. Por otro lado, en el interior del Clúster hay dos muladares o comederos para los buitres. En el estudio ambiental presentado por Forestalia proponen un cambio de ubicación de estos puntos de alimentación suplementaria pero, según el informe emitido por Medio Natural, no hay “concreción a la hora de plantear lugares alternativos que puedan ofrecer las condiciones de los puntos ahora seleccionados”. 
Aportan datos de mortandad en aerogeneradores en parques eólicos de la vecina Comunidad valenciana, donde, según datos oficiales de la Generalitat valenciana, en los 17 parques eólicos que se identifican en el área del Maestrazgo castellonense desde 2018 han muerto 1347 ejemplares de un centenar de especies diferentes. De esa cifra, el 67% (mas de 900) correspondían a rapaces de diferente tamaño entre los que destaca el buitre leonado, con 825 ejemplares encontrados muertos (que constituyen el 61% el total).

Impacto sinérgico
El fuerte impacto sinérgico de la puesta en marcha de un gran proyecto que engloba 22 parques eólicos sobre la comunidad faunística del entorno supondrá, por otra parte y según se recoge en el documento, “una grave afección al mantenimiento del adecuado estado de conservación para los valores naturales que han llevado a la designación de los espacios de la Red Natura 2000 ubicados en el entorno inmediato, y tanto en la Comunidad Autónoma de Aragón (Muelas y Estrechos del río Guadalope; Rambla de las Truchas; Maestrazgo y Sierra de Gúdar y Río Guadalope – Maestrazgo), como en las más próximas de las Comunidad Valenciana (Penyagolosa y LAlt Maestrat, Tinença de Benifassà, Turmell i Vallivana). A juicio de esta Dirección General del Gobierno de Aragón, este aspecto “no aparece suficientemente valorado en el Estudio de Impacto Ambiental”.
Por otra parte, y según el documento enviado al Miteco, el Estudio de Impacto Ambiental constata la presencia de quirópteros que, como acreditan los datos de siniestralidad de la Comunidad Valenciana, también resultan habituales entre las especies afectadas por la actividad de los aerogeneradores.

Conclusión
Como conclusión, desde Medio Natural alertan de que estos “riesgos potenciales para la fauna supondrán no solo un sumidero para las especies citadas en el informe, sino generar un efecto barrera que impedirá la adecuada conectividad indispensable entre espacios de la Red Natura 2000.
En opinión de los técnicos del departamento de Medio Natural y Gestión Forestal, el Estudio ambiental presentado por la empresa referente a las especies de flora catalogadas se basa principalmente en “una revisión bibliográfica”, mientras que sería necesario incluir los resultados de la prospección botánica de cada una de las zonas. Plantean la idoneidad de incluir “la descripción del medio de cada parque, modulando si fuera necesario el diseño del proyecto y de las obras accesorias con el fin de minimizar o suprimir los posibles efectos negativos sobre las especies o formaciones afectadas”.
Un veredicto similar apunta el estudio técnico con referencia al cangrejo de río autóctono al explicar que basan la no afección a esta especie, catalogada en peligro de extinción, “con referencias bibliográficas”. Precisan que hubieran “sido deseables prospecciones de campo para descartar que los numerosos cruces de cauce no afectar a poblaciones existentes y todavía no constatadas”.
Según el informe, el proyecto provocará una “afección indirecta más que probable a los objetivos de conservación de la Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA) Guadalope Maestrazgo, así como a las Zonas Especiales de Conservación (ZEC) Muelas y Estrechos del río Guadalope, Rambla de las Truchas y Maestrazgo y Sierra de Gúdar.
En el estudio ambiental hablan de porcentajes de afección bajos sobre los hábitat de interés comunitario, pero desde Medio Natural lo cuestionan debido a la “magnitud del proyecto ligada a la inevitable generación de efectos sinérgicos y acumulativos para muchos elementos de conservación, así como de pérdida de conectividad entre los distintos espacios”. Todo ello “hace necesario un análisis más profundo de los efectos de la afección sobre los espacios de la Red Natura 2000”, según figura en el informe.