Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Nacho del Río, tercero por la izquierda, junto al presidente de la DPT y alcalde de Calamocha, Manuel Rando, y el cuarteto de pulso y púa turolense Alcalda

Nacho del Río ofrece lo mejor de sus Jotas y Cantares en Calamocha

El bilbilitano actuó junto al cuarteto de pulso y púa Alcalda en el contexto del ciclo Cultubral

Nacho del Río dejó un excepcional sabor de boca en Calamocha ayer, con el recital de Jota que ofreció en la explanada del Recinto Ferial de la localidad junto al cuarteto de pulso y púa Alcalda, con quien interpretó su espectáculo Jotas y Cantares, en el contexto del ciclo cultural Cultubral de la Diputación Provincial de Teruel. 
El concierto, en el que el público se mantuvo con la distancia de seguridad pertinente y con la mascarilla y las medidas higiénicas preceptivas, se celebró durante una soleada mañana en la explanada del Recinto Ferial de Calamocha su espectáculo Jotas y cantares junto a los músicos procedentes Alcañiz y Calanda que dirige Luis Quílez. Además pudo verse en directo y a partir de ahora en diferido a través de los perfiles de Youtube y Facebook de la Diputación Provincial.
El espectáculo ofreció un repaso por lo mejor de la Jota aragonesa, desde el punto de vista de la tradición y también desde la experimentación, investigación e innovación que siempre ha caracterizado a Nacho del Río, uno de los intérpretes más importantes de la jota contemporánea y también uno de sus renovadores fundamentales. 
Antes del recital, Manuel Rando, alcalde de Calamocha y presidente de la Diputación Provincial de Teruel, se refirió al ciclo Cultubral como una de las iniciativas “que surgieron para apoyar al sector de la cultura, que es uno de los que peor lo están pasando con esta pandemia”.
En este sentido, Rando destacó que “se han abierto ya las ayudas al sector hostelero y de comercio, y que próximamente firmaremos más ayudas, como también se firmarán otras ayudas para el sector cultural”.  
Además avanzó que “para el año que viene, si la Covid lo permite”, la Diputación Provincial en colaboración con los ayuntamientos “proyectará una serie de conciertos en cada pueblo de la provincia de Teruel con una base económica potente”.
Nacho del Río, que fue comentando entre canción y canción las jotas que fue desgranando durante su actuación, se refirió también a la cuenca del Jiloca como un lugar“del que me siento orgulloso por pertenecer, ya que el Jiloca desemboca en Calatayud”. Subrayó que esa es tierra de grandes joteros, “los Peribáñez, los Plumed, Teresa Perisé, el gran Mariano Aparicio, que vivió aquí durante un tiempo y que incorporó esa pieza tan bonita a la historia de nuestro folclore, como El bolero de Calamocha”.
El cantante aragonés demostró porque es una de las grandes referencias en la voz lírica y foclórica a nivel nacional, lo mismo en los mejores teatros que ante un público más reducido en cualquier pueblo aragonés, entregándose y ofreciendo una actuación muy aplaudida, que cerró con La palomica del Pastor de Andorra. 
Tras el concierto, una mujer del público se dirigió a Del Río para decirle: “¡Nos hacía mucha falta esto”, a lo que el jotero respondió: “Para todas las personas que de una manera u otra sabemos hacer algo, ahora es el momento de llevar un poquito de alegría”.  
La carrera profesional de Nacho del Río está plagada de numerosos premios, entre ellos, el Primer Premio Aficionados del Certamen Demetrio Galán Bergua en 1996, de Profesionales en 1997, Premio Extraordinario de canto del Certamen Oficial de Zaragoza-Campeonato de Aragón en las convocatorias de 2001-2002-2003-2005 y 2008, Insignia de Oro del Grupo de Jotas Virgen de la Peña, de Calatayud, y un largo etcétera.
Ha obtenido numerosos reconocimientos en distintos festivales y actuaciones por toda España y en Francia, Italia, antigua Yugoslavia, Bulgaria, Israel y Suiza. Ha colaborado con el bailador Miguel Ángel Berna en los espectáculos Flamenco se escribe con Jota, Mudéjar, Miguel Ángel Berna con los grandes de la Jota, La Jota y la Taranta o La Jota de Miguel Ángel Berna y Nacho del Rio.