Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El hijo de la mujer hallada muerta en Pozondón, conducido al juzgado tras su detención

Piden 16 y 8 años de cárcel para los hijos de la mujer emparedada en Pozondón

La Fiscalía formula acusación por asesinato y delito contra la Seguridad Social

La Fiscalía de Teruel ha pedido 16 y 8 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía para los hijos de la mujer que fue encontrada emparedada en el domicilio familiar de Pozondón en junio del año pasado, en donde convivían los tres. Además, les acusa de un delito contra la Seguridad Social y pide que abonen los 30.755,67 euros de la pensión que se siguió ingresando a la víctima y de los que se apropiaron los hijos.

Se ha abierto juicio oral por este caso, que correspondería juzgar a un Tribunal del Jurado formado por personas de la calle elegidas por sorteo, si bien se podría alcanzar algún tipo de conformidad puesto que los acusados reconocen los hechos. El abogado del hijo aseguró que lo están estudiando aunque todavía no han tomado una decisión, mientras que este periódico no pudo contactar con la letrada que defiende a la hija.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, habría sido el hijo, Pedro B.Y., quien asfixió a la madre para acabar con su vida y ocultarla en un armario empotrado, que cubrieron con cemento para dejar emparedado el cadáver. La hija, Isabel B.Y., habría sido cómplice de todo.

Fuentes de la Fiscalía explicaron que para él se piden 16 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía, con la agravante de parentesco y la atenuante analógica de arrebato u obcecación. A la hija de la víctima se le acusa de cómplice de asesinato, por lo que la petición de pena se reduce a 8 años. 

En el caso del delito contra la Seguridad Social, el ministerio público pide 6 meses para cada uno de ellos, además de que durante tres años no puedan obtener subvenciones o beneficios fiscales. Según la acusación del fiscal el asesinato se produjo en marzo de 2017, más de dos años antes de que fuese encontrado el cuerpo emparedado cuando la Guardia Civil entró en la vivienda con una orden judicial, hecho que se produjo a finales de junio del año pasado.

Durante esos dos años, los hijos siguieron percibiendo la pensión de su madre al no haber sido dada de baja porque ocultaron su muerte. La cantidad defraudada a la Seguridad Social asciende a 30.755,67 euros, que la entidad Bankia ha devuelto ya por ser el banco a través del cual se hacía el ingreso. La entidad reingresó el dinero a la Seguridad Social al no haber hecho la prueba de vida durante ese tiempo, pero ahora reclama a los hijos que le devuelvan esa cantidad.