Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Repsol expresa su intención de demoler íntegramente la central térmica de Escucha Repsol expresa su intención de demoler íntegramente la central térmica de Escucha
El alcalde de Escucha, Héctor García, señala la central térmica, que está muy cerca del casco urbano

Repsol expresa su intención de demoler íntegramente la central térmica de Escucha

La empresa cuenta con la aprobación del plan de desmantelamiento por parte del Inaga
banner click 236 banner 236
La multinacional energética española Repsol ha expresado su intención de demoler integramente sus instalaciones  de la central térmica de Escucha, que cerró hace 10 años, al contar el plan presentado con la aprobación del Inaga. El Ayuntamiento de Escucha señala que le sería muy costoso el mantenimiento y la seguridad de las instalaciones de la central térmica, aunque le gustaría que permanecieran algunos de los elementos del complejo como la chimenea de 110 metros de altura y que es símbolo de la minería de la Cuenca Central. También desea que se ponga una planta de hidrógeno verde alimentada por placas fotovoltaicas. El coste de la demolición de la central térmica de Escucha se estimó en su día en más de 4,5  millones de euros.

Fuentes de Repsol informaron que el Inaga ha aprobado el plan de demolición total de la central térmica de Escucha una vez que ha fructificado un proceso de compra de las instalaciones del complejo de la central térmica.
Las mismas fuentes de Repsol señalaron que no hay prisa por la demolición de la central térmica de Escuchay que antes se tiene que contratar a una empresa especializada en el servicio de demolición.

Recordaron que la central térmica de Escucha se cerró hace una decena de años porque había terminado la vida útil de la central y una hipotética reanudación con la crisis energética con la vuelta de la explotación del carbón sería imposible porque además no cumpliría con los parámetros que se exigen.

La compañía energética Repsol había solicitado en 2020 la suspensión temporal de la tramitación del proyecto de derribo ante el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) debido al interés mostrado por el entonces alcalde, Luis Fernando Marín, para conseguir la propiedad de la térmica para su aprovechamiento turístico.

Sin embargo, la destitución de Marín a raíz de una moción de censura liderada por sus compañeros del grupo municipal de Ciudadanos y su sustitución por Héctor García, también de la formación liberal, desactivaron el interés municipal por la central térmica.  

Luis Fernando Marín había planteado la incorporación de la central térmica al Museo Minero con la creación de un complejo para el turismo que comprendería todas las fases del carbón desde su extracción en la mina a su combustión para energía en la central térmica.

El alcalde de Escucha, Héctor García, manifestó que no se puede endeudar de por vida al Ayuntamiento con la central térmica ya que el coste del mantenimiento y de seguridad de las instalaciones sería muy costoso, aunque se estaría interesado en contar con algunos elementos como la chimenea, la sala de control y un tramo de cinta transportadora.

“La idea de crear un museo con la central térmica tendría que ser la DGA, que lo gestionara”. Agregó que lo que no le gustaría es ver lo que ha pasado y como está la central térmica que tuvo Aliaga.

Héctor García confesó que personalmente le gustaría que permanecieran algunos elementos  de una central en la que trabajó unos años, pero que el complejo es imposible para un Ayuntamiento como Escucha.

En esta línea, García expresó que le gustaría que Repsol, por lo menos, hiciera una recreación a pequeña escala de la central térmica de Escucha en un espacio  que tendría zonas de paseo, un albergue y escenarios para actos culturales. También comentó que sería bueno que Repsol u otra empresa instalara una planta de hidrógeno verde, ya que se cuenta con un depósito de agua, alimentada con placas fotovoltaicas.

La central tiene 30 hectáreas de suelo que suman entre las instalaciones de la propia central térmica y el parque de almacenamiento de carbón.
 

Construida en 1969


La central térmica de Escucha fue construida en 1969. Gran motor económico de la cuenca minera central al consumir su producción carbonífera hasta su cierre en 2012. Cerró debido a la imposibilidad de adecuarla a las exigencias ambientales. Fue instalada por Fuerzas Eléctricas de Cataluña (Fecsa), pero posteriormente pasó por las manos de Endesa, E.ON, Viesgo y, finalmente, Repsol.

La central térmica de Escucha cerró hace 10 años, en 2012 y desde entonces han sido diferentes las ideas que han pasado para reconvertir sus instalaciones. La central cerró, tras cuarenta años de funcionamiento, el 31 de diciembre de 2012 con 51 trabajadores.  Una de las alternativas que se barajó fue la de aprovechar el espacio resultante de la demolición de la planta termoeléctrica para generar empleo y actividad económica en la localidad. El Consistorio contempló la posibilidad de promover una planta de energía fotovoltaica en las 30 hectáreas de suelo que suman entre la central térmica y el parque de almacenamiento de carbón. La central térmica de Escucha ha pasado por diferentes propietarios, pero en noviembre de 2018 el propietario es Repsol, que la compró al Grupo Viesgo. El pasado año Inaga rechazó el proyecto de desmantelamiento de la central que presentó Viesgo en 2017 e instó a Repsol que presentara un nuevo plan de desmontaje y demolición total de la central.   

La casa del minero abrirá en septiembre


El alcalde de Escucha, Héctor García, avanzó que la apertura de la reproducción de la casa del minero se hará en septiembre. Héctor García recordó que la casa del minero, que está junto al edificio del Ayuntamiento de Escucha, es atraer el turismo que va a ver el Museo Minero se desplace también al casco urbano de la localidad. García reseñó que  se estaban recibiendo donaciones para el  equipamiento de la casa minero.

La casa minero de Escucha busca representar cómo era una vivienda en torno a la década de los 50-60, con elementos propios de aquella época vinculados a la que fue la principal actividad entonces, la minería.

La casa del minero se sitúa en el centro del casco urbano, justo detrás del Ayuntamiento, y permitirá que los visitantes se adentren en la vida cotidiana de una familia minera. Se está concluyendo la adecuación de las diferentes estancias y  el Ayuntamiento ha  solicitado a vecinos de la Cuenca Minera la donación de diferentes enseres, muebles, menaje y ropa, con el objetivo de vestir la casa con elementos auténticos.
 

El redactor recomienda