Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El castillo de Aliaga es uno de los más monumentales de la provincia de Teruel por los torreones que bordean su perimetro exterior. Juan Marqués

Se busca al dueño del castillo de Aliaga, adquirido por 120.500 pesetas en 1972

El Ayuntamiento quiere que la fortaleza se restaure por su gran valor y porque amenaza ruina
Cruz Aguilar

El Ayuntamiento de Aliaga busca al propietario del castillo de la localidad para instarle a que lo restaure, ya que se encuentra en estado de ruina. Lo hará a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) y cumpliendo todos los trámites necesarios para que, en el caso de que no se haga cargo del bien, éste pase a ser propiedad municipal y así pueda ser rehabilitado. El castillo fue adquirido en una subasta celebrada el 27 de abril del año 1972 por un total de 120.500 pesetas junto a otras propiedades monumentales.

En las próximas semanas se hará el anuncio en el BOE para localizar al hombre  que compró el castillo en una subasta a comienzos de los 70 junto a otra veintena de fortalezas de varios puntos de España. Las vendió Patrimonio Nacional y el precio por el que salió a subasta el de Aliaga fue de 1.500 pesetas, aunque finalmente el comprador pagó 120.500 pesetas según se refleja en la escritura. 

“Compró un lote en el que habría algún castillo en buenas condiciones y el resto estarían en mal estado, como el de Aliaga”, precisa el alcalde, Sergio Uche, quien indica que, según recuerdan algunos vecinos, había una obligación de arreglar esos bienes y, de no hacerlo, volvían a ser propiedad del Estado. Desde el Ayuntamiento llevan años rastreando la documentación sobre el castillo para intentar su recuperación, bien mediante el Ministerio de Cultura, si era de su propiedad, o bien a través del propietario, instándole al arreglo o procediendo a su enajenación por el estado de ruina que presenta. 

“Tenemos el edificio en ruinas y, si el propietario no se hace cargo, tendrá que asumir la propiedad el Ayuntamiento”, especifica Uche, quien detalla que las grietas en el paño de la torre del homenaje están agrandándose de forma paulatina, poniendo en peligro a los viandantes que puedan transitar por esa zona. 

Gran riqueza en el subsuelo

La fortaleza fue la sede principal de la Orden del Hospital en la provincia de Teruel y, a juicio de Rubén Sáez, presidente de Arcatur, constituye uno de los castillos más interesantes tanto por su disposición como por la información que podrían desvelar las excavaciones arqueológicas en el subsuelo: “Fue destruido de forma violenta y las sorpresas que nos puede aportar serán enormes”, vaticina Sáez. El monumento, que ocupa unos 4.500 metros cuadrados y es uno de los más grandes del territorio turolense, no ha sido objeto de ninguna intervención arqueológica. Para Sáez, si este recinto amurallado se restaurara y musealizara sería sin duda uno de los más visitados de la provincia de Teruel porque “es un castillo potente y señero”, recalca. El castillo fue bombardeado, no abandonado, por lo que es previsible que aparezcan restos de gran interés histórico.

Del propietario nada se sabe, salvo el nombre que figura en la escritura, ya que ningún vecino lo ha visto por allí y en la fortaleza nunca ha realizado obra alguna. Con esos datos, el Ayuntamiento intentará dar con él o con sus herederos para buscar una solución definitiva al monumento. Los responsables municipales saben que el primer paso para poder solicitar ayudas públicas para su rehabilitación es tener la propiedad sobre el bien. 

La publicación se hará en las próximas semanas ya que en la actualidad el técnico municipal está redactando el documento que certifica el estado de ruina, un trámite necesario aunque el mal estado de los restos “es evidente a simple vista”, según comenta el responsable municipal de Aliaga.

Aunque no sabe hasta cuándo se pueden alargar los trámites, Uche calcula que un año habrá culminado el proceso y plantea que el primer paso será la redacción de un plan director para, a partir de ahí, iniciar la recuperación de los diferentes espacios. Adelanta que desean iniciar los trabajos de recuperación por el recinto exterior de los tres que hay, donde aún se conservan 15 torreones, aunque “será el plan director el que lo dictamine”. Entre el recinto exterior y el intermedio solo hay escombros pero, previsiblemente, bajo ellos, se hallará importante información arqueológica sobre los diferentes periodos de ocupación de la fortaleza. 

La prensa local

La prensa local se hizo eco en el año 1972 de la subasta del castillo de Aliaga y el corresponsal en la localidad Vicente Valero, planteó la posibilidad de que fueran los propios vecinos quienes, de forma conjunta y con ayuda de las familias que habían emigrado, pujaran y adquirieran el monumento.