Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La residencia Casa Familiar La Inmaculada de Burbáguena. Bykofoto/Antonio García

Se elevan a tres los muertos y a 66 los ancianos positivos en Burbáguena

El Gobierno de Aragón presentará su denuncia por lo ocurrido en la residencia la próxima semana

Un nuevo fallecimiento en las últimas horas eleva a tres los ancianos muertos por coronavirus de la residencia Casa Familiar La Inmaculada de Burbáguena donde el brote de Covid-19 afecta ya a 66 de sus 95 usuarios y a 9 trabajadores. Mientras, la denuncia penal anunciada por el Gobierno de Aragón por los hechos ocurridos en este centro asistencial no se presentará hasta la próxima semana, según informó este viernes el propio Ejecutivo autonómico que no detalló el contenido de la misma.

La Fundación Cruz Blanca, titular de esta residencia, explicó que uno de los mayores que estaba hospitalizado en el Obispo Polanco de la capital había fallecido por lo que son ya tres muertes. En cuanto al número de casos, se ha pasado de 62 a 66 entre los residentes y hay otros tres a la espera de resultados de las pruebas. En cuanto a los empleados del centro se mantienen los 9 positivos.

Ahora hay 15 ingresados en el Obispo Polanco y otro (que es negativo) en el San Juan de Dios de Zaragoza. Otros 14 usuarios que también han dado negativo en las pruebas están en el centro intermedio de Gea de Albarracín y otro en Casetas, este positivo.

De esta forma en la residencia de Burbáguena hay actualmente 61 residentes, 47 positivos, 11 negativos y tres a la espera de resultados. Desde Cruz Blanca se explicó que se está muy atentos a la evolución de cada uno de los casos por si fueran necesarias nuevas derivaciones a centros sanitarios.

Denuncia

Tras el anuncio este jueves por parte del Gobierno de Aragón de la presentación de una denuncia penal sobre la situación en este centro, el Ejecutivo detalló que esta se formalizará la próxima semana y entonces se detallará su contenido.

Aunque desde el Gobierno aragonés no se han precisado datos referentes sobre en quién recaerían las presuntas responsabilidades detectadas, fuentes del Ejecutivo regional apuntaron que las inspecciones habrían constatado deficiencias en cuanto a la dotación de material de protección, informó EFE.

Desde Cruz Blanca insistieron en que han sido “impecables” en todo el proceso cumpliendo “todos los protocolos y el plan de contingencia”.

Por otro lado, la Fundación recordó que las residencias son centros de convivencia y asistenciales y no centros sanitarios y que estos mayores deben recibir asistencia sanitaria en las mismas condiciones que el resto de la ciudadanía. Además, añadió que se ha mantenido contacto y coordinación desde el inicio del brote que comenzó hace una semana con las autoridades sanitarias.

Además, la entidad gestora de la Casa Familiar La Inmaculada de Burbáguena continúa buscando personal para reforzar el centro, algo que los responsables de Cruz Blanca indicaron que está resultando complicado porque en estos momentos no hay profesionales disponibles y porque, además, hay temor a incorporase a trabajar en un centro con un brote de Covid-19.