Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Suministran fosfato férrico para eliminar al caracol alóctono localizado en Linares Suministran fosfato férrico para eliminar al caracol alóctono localizado en Linares
Como se aprecia en la imagen, la zona donde se ha detectado el caracol ‘Xerolenta obvia’ no es de cultivo, por lo que su presencia resulta menos peligrosa

Suministran fosfato férrico para eliminar al caracol alóctono localizado en Linares

Se trata de la especie invasiva ‘Xerolenta obvia’, detectada por primera vez en España
Cruz Aguilar

El departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha iniciado un tratamiento con fosfato férrico para eliminar o al menos reducir los caracoles de la especie alóctona Xerolenta obvia localizados hace unos meses en Linares de Mora.
El producto esparcido en las zonas afectadas es un abono utilizado como fertilizante en agricultura ecológica y, por tanto, no es tóxico ni entraña peligro alguno para la fauna o el ser humano. El fosfato férrico interfiere en el metabolismo del calcio de los caracoles, que dejan de alimentarse y mueren. 
El tratamiento se inició el pasado 28 de abril en dos zonas de Linares de Mora, una situada junto a la ermita de Loreto y otra en una ladera próxima al pueblo. Entre las dos suman en torno a 300 metros cuadrados y se han colocado unas vallas para evitar el acceso de personas, animales domésticos y ganado, según explicó el subdirector de Agricultura, Ricardo Ibáñez. Así, matizó que se ha buscado el “remedio menos dañino” tanto para el medio ambiente como para los animales o las personas.
El departamento tuvo noticia de la presencia de esta especie alóctona en Linares de Mora en septiembre de 2020. Era la primera vez que se localizaba  Xerolenta obvia en España y saltaron todas las alarmas puesto que se trata de un gasterópodo que ha provocado graves daños en cultivos en otros países. 

Zona sin cultivo
En este sentido, Ibáñez precisó que han sido localizados en una zona de vegetación natural, no en una parcela agrícola o de pastos, cuya expansión hubiera sido más sencilla a través del forraje. Por todo ello, el técnico de Agricultura lanzó un mensaje tranquilizador ya que aunque este caracol está considerado plaga en otros países aquí en la provincia “no es un tema grave”.
Desde el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente se hizo una prospección para determinar que en varias zonas del término municipal de Linares de Mora podría haber individuos de esta especie, aunque ninguna era de uso agrícola. El subdirector de Agricultura detalló que han elaborado un plan de acción en el que se han programado las acciones a seguir, tanto para la realización del tratamiento como para el tema de las prospecciones para comprobar su efectividad. Además, también se incluye la recolección e identificación de los ejemplares que se encuentren y el seguimiento de sus poblaciones para, si se considera oportuno, realizar nuevas aplicaciones de abono.
De momento se esparció el fosfato férrico el día 28 de abril y en el plazo de 15 días se realizará una nueva prospección para ver si aparecen caracoles muertos en la zona. Este tratamiento solo tiene efectividad en primavera y otoño ya que es cuando el caracol tiene periodos reproductivos.
En otros países, algunos de la zona de los Balcanes, Estados Unidos y Canadá, ha causado graves problemas en cultivos tanto por los propios daños generados como por ser hospedador de otros hongos patógenos. 
Esta especie fue detectada por primera vez no solo en la provincia de Teruel sino en el conjunto de España por un equipo de investigadores del Museo Valenciano de Historia Natural de Alginet, que dieron la voz de alarma a finales del pasado verano. A raíz del descubrimiento, el Gobierno de Aragón comenzó el estudio de la situación y ahora ha iniciado el tratamiento puesto que el pasado otoño ya no fue posible, según indicaron los responsables del departamento de Agricultura.

Esta variedad de caracol es muy perjudicial para los cultivos

En otros países, como Estados Unidos o Canadá, ha causado numerosos problemas en los cultivos puesto que es hospedador de hongos patógenos. En España no se había detectado hasta el año pasado, cuando un grupo de investigadores del Museo Valenciano de Historia Natural de Alginet lo localizó en Linares de Mora