Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Teruel Existe denuncia en los juzgados un posible delito ambiental en la DIA del Clúster Maestrazgo Teruel Existe denuncia en los juzgados un posible delito ambiental en la DIA del Clúster Maestrazgo
María Buj, Manolo Gimeno y Mariano Tomás, en rueda de prensa

Teruel Existe denuncia en los juzgados un posible delito ambiental en la DIA del Clúster Maestrazgo

El movimiento ciudadano culpa al Miteco de permitir graves afecciones en ocho localidades
banner click 236 banner 236

El movimiento ciudadano Teruel Existe ha presentado sendas denuncias ante las fiscalía de Medio Ambiente del Juzgado de Instrucción de Teruel y la sala de Medio Ambiente y Urbanismo de la Fiscalía del Estado contra la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental adscrita al Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico (Miteco) por un presunto delito ambiental tras la resolución por la que se formula la declaración de impacto ambiental (DIA) del Clúster Maestrazgo.

El dictamen autoriza a Forestalia a instalar 20 parques eólicos y 122 aerogeneradores -84 de ellos dentro de la Red Natura 2000 y 91 en zona de máxima sensibilidad ambiental- en las localidades de Cantavieja, Fortanete, La Iglesuela del Cid, Mirambel, Tronchón, Villarluengo, Mosqueruela y Puertomingalvo, además de la infraestructura de evacuación hasta la subestación eléctrica de Morella y el acondicionamiento de accesos para transportes especiales.

El portavoz del movimiento ciudadano Teruel Existe, Manolo Gimeno, y su homólogo en el área de Energía y Medio Ambiente, Mariano Tomás, explicaron este lunes en rueda de prensa los argumentos que les han llevado a presentar esta denuncia, un documento de 60 páginas que detalla todas las afecciones que causará el Clúster Maestrazgo impulsado por Forestalia, que incluye los parques eólicos Cabecero, Concejo, Cid, Estrella y Vacada, y los fotovoltaicos Masía I y II.

Gimeno indicó que “la DIA ha traspasado la línea roja de afectación y destrucción del patrimonio ambiental de las comarcas del Maestrazgo y de Gúdar-Javalambre” y que “no existe otra posibilidad de que se pare que la denuncia en los juzgados”.

Ambos alertaron además de que el Congreso de los Diputados podría convalidar hoy el Real Decreto Ley 20/2022, que eximiría de la evaluación de impacto ambiental a todos los proyectos de energías renovables salvo los ubicados en la Red Natura 2000. “De esta manera, cada promotor podrá elegir dónde, cómo y cuándo”, sentenciaron. “Además, provocará una avalancha de denuncias que puede ralentizar la implantación de las renovables y que los fondos de inversión se replanteen hacerlo en otros lugares”, añadieron.

Tomás precisó que ésta es la tercera denuncia que presentan contra parques eólicos en la provincia, “y la que más nos duele porque pensábamos que el Clúster Maestrazgo no se iba a llevar a cabo”, comentaron.

Daños ambientales

Una vez vistas las alegaciones presentadas, la DIA autoriza 125 de los 161 aerogeneradores y 20 de los 22 parques fotovoltaicos previstos en el proyecto inicial. Tomás indicó que su instalación “provocará un daño ambiental terrible”, como la deforestación de 1.000 hectáreas de bosque, además de la construcción de 327 kilómetros de pistas de 6 metros de anchura y de 500 torres en los 163 kilómetros de la línea de evacuación.

Además, 84 de los 125 aerogeneradores proyectados se ubican dentro de la Red Natura 2000 y 91 en zonas de sensibilidad ambiental máxima, y que aunque los 2 parques fotovoltaicos eliminados se encontraban en Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), los 20 restantes las rodean y 10 kilómetros de la línea de evacuación a Morella y 2 kilómetros de pistas les afectan.

“Es una irresponsabilidad ubicar estos parques en zonas donde se ha reintroducido el quebrantahuesos o donde se pueden encontrar otras especies en peligro de extinción, como el águila azor perdicera o la alondra ricotí”, argumentó.

En opinión de Tomás, “la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental ha cometido las mismas irregularidades que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental al permitir que el 10% del proyecto afecte a la Red Natura 2000 cuando el máximo establecido es del 1%”.

Asimismo, señaló que el clúster causa afecciones a uno de los 12 corredores ecológicos señalados por la Asociación para la Defensa de la Naturaleza (Adena) en la Península Ibérica, a 5 ZEPAs, al Geoparque del Maestrazgo y al Parque Natural del Maestrazgo, “porque todos los aerogeneradores se ubican dentro de este último”. También dijo que 13 de las 20 plantas fotovoltaicas proyectadas ocupan lugares de interés geológico y, en concreto, 2 afectan a los poljes de Mosqueruela.

El portavoz de Energía y Medio Ambiente del movimiento ciudadano consideró que debería someterse a información pública la nueva resolución dado que se habían cambiado de ubicación 36 aerogeneradores y 28 kilómetros de la línea de evacuación. Además, recordó que aunque se han suprimido molinos, no se ha perdido potencia dado que la unitaria será de 6,1 MW cuando la prevista era de 5,5.

El movimiento ciudadano señaló también que la promotora no ha presentado estudios de impacto arqueológico o sobre bienes paleontológicos o etnológicos, cuando afecta a construcciones de piedra seca catalogadas como BIC, ni tampoco se ha valorado el impacto socioeconómico para un territorio con un gran potencial turístico.

Teruel Existe concluye que “se ha elegido uno de los lugares menos adecuados de Aragón para la implantación de renovables. Además, Gimeno apuntó que advirtió a la titular del Miteco, Teresa Ribera, en su visita a Teruel el 15 de noviembre de 2021 de que se iba a cometer “uno de los mayores destrozos medioambientales del país” y que ella le respondió: “Eso no va a ocurrir”.

Los portavoces del movimiento ciudadano Teruel Existe estuvieron acompañados en la rueda de prensa por María Buj, vecina de Fortanete, donde se ubicarán 23 aerogeneradores.

Buj lamentó que “nadie” les había explicado los detalles del proyecto y que deberían ser los vecinos de los pueblos junto con los ayuntamientos quienes decidiesen sobre la implantación. “Además de la afección visual que causarán los molinos, van a destrozar el monte”, dijo.

En su opinión, esta iniciativa “solo ha servido para enfrentar a unos vecinos con otros y que se pierdan las relaciones tan cercanas que teníamos. Espero que no se lleve a cabo porque duele mucho y vamos a perder monte y naturaleza por suelo industrial”.