Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Utrillas exige que se cubran las plazas de administración del instituto Utrillas exige que se cubran las plazas de administración del instituto
Una responsable de la ampa del IES Lázaro Carreter lee el manifiesto durante la concentración a las puertas del centro

Utrillas exige que se cubran las plazas de administración del instituto

Concentración para denunciar la “dejadez absoluta” de Educación
banner click 236 banner 236

La Asociación de Madres y Padres (ampa) del Instituto de Secundaria Lázaro Carreter de Utrillas congregó a la comunidad educativa y vecinos en general en una concentración a las puertas del centro para manifestar su malestar ante la situación de “dejadez absoluta” en la que la Administración educativa les está dejando  por la falta de personal administrativo en las oficinas del centro educativo.

A las 11.10 de la mañana, con el toque del recreo, vecinos, alumnado, profesorado y agentes sociales se concentraron a las puertas del IES para aunar fuerzas en la reclamación de la vuelta a la normalidad del centro educativo con la designación del personal administrativo vacante. Representantes de la ampa del Lázaro Carreter leyeron un comunicado en el que se expuso la situación por la que el Centro está pasando desde hace mes y medio sin que ninguna autoridad educativa les haya dado ninguna solución, más allá de buenas palabras.

Las familias fueron conscientes del problema que se les venía encima cuando al ir al centro a gestionar cualquier ayuda o a por algún certificado se encontraban con que no había ningún administrativo, comentó Elsa Hueso, vicepresidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos.

Ante esta situación, tras hablar con el equipo directivo, se tomó la decisión por parte del ampa de iniciar una serie de movilizaciones. “El equipo directivo hace lo que puede para intentar sacar lo más urgente de estas tareas administrativas adelante, pero ahora tememos la llegada de fin de curso y la infinidad de matrículas, preinscripciones, EvAU, certificados, becas, transporte y una larga lista de tareas que van a ir acumulándose en estos meses -añadió la vicepresidente de la ampa, porque va a ser imposible que las pueda asumir el equipo directivo”.

Desde el 18 de marzo, fecha en la que se produjo el traslado de la Jefa de sección de Administración, el IES Lázaro Carreter de Utrillas no cuenta con ninguno de los dos administrativos que tiene asignados el centro ya que, en septiembre de 2021, el auxiliar temporal que cubría una baja de larga duración dejó su plaza sin que se produjera ninguna nueva incorporación.

370 alumnos

Por su parte desde el equipo directivo mostraron su preocupación por la situación que viven en este instituto de 370 alumnos, ya que a los problemas cotidianos, clases, claustros, reuniones de departamentos y demás tareas propias de su cargo ahora se ven obligados a realizar un sinfín de trabajos administrativos porque “las cosas urgentes las tenemos que hacer, porque cómo vas a los alumnos sin matricular en la EvAU”, reflexionaba Chuan Burriel, jefe de estudios del Centro.

Recordó Burriel que hace más de diez años se vivió una situación similar a la actual y se cubrió con una selección a través del Inaem, que es lo que ahora están solicitando porque es algo urgente que no puede demorarse más. Les consta que en la zona hay bastante gente cualificada -no en vano en el propio IES se cursan los grados medio y superior de Administración-, y “esa gente estará deseando el poder trabajar aquí y se podría mantener en el puesto de trabajo hasta que se convocaran oposiciones”, añadió Burriel.

En un principio a este instituto se le asignaron tres plazas de administrativos, ya que la Escuela Oficial de Idiomas tiene una subsede en sus instalaciones, pero una de estas plazas se amortizó, quedando solo dos, que son las que se reclaman para ser cubiertas ahora. Por lo tanto a las tareas habituales de un administrativo de un instituto de secundaria se añaden todas aquellas que se desarrollan como Escuela de Idiomas, porque toda la gente que viene a informarse va a ventanilla, añaden desde el equipo directivo.

En este mes y medio sin personal administrativo algunas labores no se han llevado a cabo, algunas cosas tan insignificantes como el carné del alumnado y otras como el registro de entrada o salida de documentos oficiales, certificados, envío de faltas o bajas de profesorado y personal laboral y otras que ha tenido que asumir el equipo directivo con la sobrecarga de trabajo que ello conlleva, tales como la matrícula del alumnado nuevo, registro de alumnado en la EvAU, becas, transporte.

Desde el centro indicaron que si se hubiera sustituido a la persona que dejó su puesto en septiembre ahora habría un trabajador que podría estar haciendo parte de esa labor y que tendría una continuidad en el centro, para que cuando se sustituyera la plaza traslada en marzo quedara alguien formado. Porque ahora cuando lleguen a cubrirse las dos plazas administrativas que reclamamos no van a tener a nadie que les enseñe cómo funciona una oficina administrativa en un centro educativo y deberán aprender a manejar los programas informáticos especiales que manejan, matiza Burriel.

Se da la circunstancia añadida de que va a haber un cambio de legislación que afectará al tema de matrículas y estarán sin personal administrativo, porque quieren dejar claro que si no llegan a tiempo a cubrir estas vacantes el problema no solo afectará al final de curso, sino al inicio del próximo, porque el curso empieza, a efectos administrativos, en mayo, que es cuando empiezan las prematrículas, la admisión, la adscripción del alumnado y todo el retraso que ya llevaba la oficina porque desde septiembre sólo había una persona. Hay retraso en las solicitudes de los títulos del alumnado del año pasado, archivos de expedientes. Las personas que vengan tienen un trabajo acumulado de estos meses desde septiembre.

La preocupación que muestran desde el equipo directivo es que están viéndose obligados a asumir unas funciones que realmente no saben hacer, no quieren ni pensar en la posibilidad de que existiera un problema porque se plantearía el dilema de ver de quién sería la responsabilidad.

“Nosotros nos sentimos en la obligación de asumir esa responsabilidad porque no trabajamos con piezas, sino con personas y no podemos dejarlo de hacer, nuestro alumnado es lo primero”, concluyó Juan Burriel.

El redactor recomienda