Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Villalba Alta confía en el empleo de Perales para atraer nueva población Villalba Alta confía en el empleo de Perales para atraer nueva población
La población activa en Villalba Alta, media docena de personas, trabaja en el sector primario, agricultura y la ganadería. En la imagen explotación de ganado ovino

Villalba Alta confía en el empleo de Perales para atraer nueva población

Los descendientes del barrio rural pueden ver una oportunidad de trabajo y fijar su residencia

Villalba Alta es un barrio rural de Perales del Alfambra con 60 personas censadas. La población activa, 6, trabaja en el sector agrícola y ganadero. En Villalba Alta se confía en el empuje que está teniendo Perales del  Alfambra con la instalación de las granjas de Huevos Guillén y de la quesería de Oviaragón para atraer pobladores, sobre todo descendientes del pueblo, cuyos padres tienen casa en el pueblo con lo que se aseguraría el futuro de la localidad. 
El concejal del Ayuntamiento de Perales del Alfambra y edil pedáneo de Villalba Alta, Saturnino Fuertes, recordó que su localidad fue municipio independiente hasta a los años setenta del siglo pasado que se adscribió a Perales del Alfambra junto a Cañada Vellida y Galve. A los pocos años Cañada Vellida y Galve se segregaron de Perales del Alfambra y quedó solo Villalba Alta. “Dide que esto fue porque el secretario que había entonces era de Villalba Alta y le interesaba que se permaneciera con Perales del Alfambra”.
Saturnino Fuertes destacó las buenas relaciones con Perales del Alfambra y que no se sienten abandonados, que se preocupa por cuidar a Villalba Alta. En este punto comentó, a modo de ejemplo, que está terminando un pabellón cubierto en la localidad y el merendero. 
Villalba Alta que cuenta con un censo oficial de 60 vecinos, aunque en realidad todo el año residen 25 tiene población activa con media docena de personas que trabajan en la agricultura y en el sector ganadero. 
También cuenta Villalba Alta con una gran población en el periodo estival, que llega a tener 350 vecinos, casi todos hijos y descendientes de los que emigraron en los años sesenta y setenta del siglo pasado. Una emigración que fue principalmente a Barcelona y luego a Zaragoza y Valencia. 
Pese a la emigración en Villalba Alta ha habido contacto con su pueblo que se observa en las casas, que están arregladas. No se ven inmuebles en ruina. 
Este apego de los que se marcharon, sus hijos y descendientes por Villalba Alta es lo que permite decil al alcalde pedáneo, Saturnino Fuertes, que hay esperanza. Una esperanza de futuro que vendría del tirón de Perales del Alfambra con la instalación de las granjas de  Huevos Guillén y de la cooperativa quesera Oviaragón. 
Fuertes apuntó que en Huevos Guillén se tiene previsto la contratación de más trabajadores, actualmente trabajan 38 en sus instalaciones, y podría atraer a descendientes de Villalba Alta a trabajar ya que cuentan con casas para vivir. “Además los salarios que se pagan en Oviaragón y Huevos Guillén están entre los 1.200 y los 1.400 euros al mes que para vivir en los pueblos no está mal. Es una oportunidad ya que el trabajo está muy cerca”.
En esta línea, el alcalde pedáneo de Villalba Alta valoró también los servicios que cuenta Perales del Alfambra con escuela, bar, oficina bancaria, próximamente escuela infantil. 
En Villalba Alta el panadero de Argente se desplaza para servir el pan tres veces a la semana en invierno y en verano cuatro o cinco días. Frutas y verduras también se vende en Villalba Alta una vez a la semana al igual que los congelados. El médico y el servicio de enfermería pasan consulta en el consultorio una vez a la semana también en el periodo de la pandemia del coronavirus. Igualmente el sacerdote celebra misa todos los domingos en Villalba Alta. “Intenet funciona bien y la telefonía móvil con la compañía de Movistar también es bueno en el publo”, afirmó Saturnino Fuertes. 
Lo que no está tan bien en infraestructuras de carreteras en Villalba Alta es el camino rural asfaltado que les une a Orrios, que dista 4 kilómetros. “La carretera a Perales del Alfambra está bien pero no el camino rural asfaltado a Orrios con grandes baches”, denunció
Lo que no funciona pese al apego de los hijos y descendientes de Villalba Alta que viven fuera es la asociación cultural. Sin embargo en Villalba Alta se celebran fiestas patronales para San Roque y la Virgen en agosto con comidas populares, verbenas y actvidades culturales y para San Antón en invierno, el 17 de enero.  
En turismo, Villalba Alta no existe ya que visitan Los Alcamines son principalmente los veranantes de la zona, hijos de los pueblos de alrededor. En las dos viviendas del Ayuntamiento se residen todo el año alquiladas. 
Pero Villalba Alta saltó en los medios de comunicación cuando estaba proyectado la construcción del embalse de Los Alcamines. La construcción de esta presa, en el término de Villalba Alta y en parte de Fuentes Calientes, fue una antiquísima demanda de esa zona con el objeto de controlar las grandes avenidas que se registran en el Alfambra y garantizar así los riegos del valle, que se remontaba a principios del siglo XX, aunque la primera solicitud oficial al Gobierno central data de 1932.
Pero en 2009 la a Confederación Hidrográfica del Júcar echó un jarro de agua fría a los agricultores del valle del Alfambra al considerar que se trataba un de un embalse de vialidad económica dudosa y propugnó un nuevo estudio. El embalse, que pasó de tener una capacidad de 40 hectómetros cúbicos, en sus inicios, a los 16 contemplados en el último documento, inundaría 100 hectáreas de terreno. Los ecologistas rechazaban esta infraestructura, al considerarla como una de las que más impacto medioambiental ocasionaría en la reserva ornitológica Mas de Cirugeda, cuyos estrechos quedarían anegados por las aguas del embalse.

Perales, Villalba Alta, Los Alcamines, Perales

Es una ruta circular llena de contrastes que parte de Perales del Alfambra en busca del cauce del río Alfambra. Continúa por un terreno árido donde se puede contemplar el fluir del agua y regresa al pueblo. Parte de la plaza de Perales del Alfambra. Se  cruza la N-420 por un paso subterráneo. A los pocos metros llega a una pequeña carretera, la atraviesa y se coge el camino de tierra, señalizado con un cartel de PR. Deja a la izquierda un grupo de construcciones y continúa por el camino más pisado. Se llega al valle. Pasa junto a un molino y cruza el río Alfambra. Casi de inmediato se encuentra con un peirón y un cartel del PR-TE 36 que sigue dirección a Villalba Alta, paralelo al río. Continúa aguas arriba hasta llegar a la Ermita de la Virgen del Águila y sigue hacia Villalba. Atraviesa el pueblo y sigue las indicaciones del PR, pasa junto al cementerio. Al final de la vega, atraviesa otra vez el río por un paso de cemento. Pasa por el corral de la Hoz e inicia un fuerte ascenso. En este tramo hay la posibilidad de abandonar el camino principal para acercarse a contemplar los estrechos de Los Alcamines.  Se avanza por la pista dejando atrás los estrechos para llegar a Perales.