Síguenos
Alba Murciano Beneyto gana el Concurso de Cerámica convocado por la asociación Alara Alba Murciano Beneyto gana el Concurso de Cerámica convocado por la asociación Alara
Alba Murciano (5ª por la izda.) y Paola Serrano (6º por la izda.), durante la inauguración de la exposición de cerámica

Alba Murciano Beneyto gana el Concurso de Cerámica convocado por la asociación Alara

Las piezas presentadas al certamen se exponen en Los Alfares hasta este domingo

Alba Murciano Beneyto con el primer premio y Paola Serrano Fuertes con un accésit fueron las dos turolenses galardonadas en la primera edición del Concurso de Cerámica organizado por la asociación Alara, el Legado de la Arcilla, en colaboración con la Escuela de Arte de Teruel (EAT). Las once propuestas presentadas, creadas por otras tantas alumnas de 1º de Bachillerato de la EAT se exponen en los Alfares, en una muestra que podrá visitarse hasta este domingo, 5 de junio.

El horario de la sala de exposiciones de los Alfares es de 18 horas a 20 horas entre semana, sábado de 11.30 a 14 y de 17 a 19.30 horas, y domingo de 11.30 a 14 horas.

El jurado del concurso, compuesto por los ceramistas Mariano Calvé, Lucía Villarroya y Fernando Torrent, declaró ganadora la pieza Burbujas, de Alba Murciano. Se trata de una composición formada por ocho burbujas abiertas, cuatro con forma de celda y otras cuatro con forma de flor, pintadas con engobe azul y cyan. Al igual que sus diez compañeras, esta es la primera experiencia con cerámica para Alba Murciano, que explicó que pese a la dificultad del trabajo, especialmente en lo que se refiere a “tratar las superficies para que queden completamente limpias”, se mostró ilusionada por seguir “investigando y experimentando con la cerámica”, un material cuyo primer contacto han tenido durante este curso en la asignatura Volumen.

‘Burbujas’, la pieza ganadora del certamen, en primer término de la imagen

Por su parte Paola Serrano Fuertes fue galardonada con un accésit por Superposición de rocas, una pieza también inspirada por la naturaleza y las formas orgánicas, en la que varias piedras redondeadas se sostienen en equilibrio sobre una estrecha base.

El jurado y el público asistente a la inauguración de la muestra, en la tarde del lunes, se mostró sorprendido por la calidad de las piezas, “teniendo en cuenta que la cerámica es un material complejo que requiere mucha experiencia”, explicó Torrent en nombre del jurado.

Precisamente esta exposición, organizada por Alara con la colaboración de la EAT, y el patrocinio del Ayuntamiento de Teruel, la Diputación Provincial y Térvalis, tiene como objetivo volver a poner en su lugar a la cerámica turolense, y explotarla como lenguaje artístico rico y autóctono de la tierra. Según la presidenta de Alara, Alejandra Julián, “este año queremos que el hilo conductor de nuestras acciones tenga que ver con las enseñanzas artísticas relacionadas con la arcilla y la cerámica, y en ese sentido agradecemos la colaboración de la EAT”.

La Escuela de Arte recogió el encargo de Alara para organizar un concurso de cerámica y la exposición inaugurada el lunes a través de la profesora de Volumen Carmen Escriche Balfagón, escultora que, aunque no exclusiva, trabaja habitualmente con hierro.

Según la profesora, “la dificultad de este reto radicaba en que necesitábamos un recorrido y un bagaje durante todo el curso para ser capaces de presentar algo con cierta consistencia”, ya que la asignatura de Volumen no tiene formación específica en cerámica, y el conjunto de técnicas que la forman es bastante prolijo y complejo.

“Sin embargo este curso conseguimos integrar la cerámica en el programa didáctico”, subraya Escriche. Además de los fundamentos más prácticas, “hemos trabajado muy en profundidad el concepto artístico de la pieza, basándonos en elementos orgánicos de la naturaleza”, ya que para la profesora era importante insistir en que la cerámica es un soporte artístico escultórico que, en lo conceptual, no tiene por qué envidiarle en nada a la piedra, el hierro o cualquier otro material.

Un visitante examina ‘Superposición de rocas’, la pieza que consiguió un accésit

Y lo técnico fue otro gran reto. “Las alumnas hicieron diseños y maquetas, pero después moldearlos a tamaño natural, aplicar color y aplicar el calor del horno ha sido complicadísimo”, asegura. “La cerámica requiere un conjunto de conocimientos enormes, muy complejos, que tienen que ver con la química y con una parte muy técnica, y que además yo no domino. Pero el resultado ha sido realmente bueno y las once participantes pueden estar muy orgullosas”.

Pocas semanas después de que la exposición de la selección de CERCO visitara el Museo de Teruel, Alara sigue reivindicando un espacio de honor para la cerámica turolense como una disciplina artística de primer orden. En eso tiene mucho que ver el uso que se le dé a los Alfares de Teruel, que exponen la muestra hasta el domingo. En ese sentido, el concejal Javier Domingo explicó el lunes, en la entrega de premios, que Los Alfares “deben ser un espacio turístico y cultural, pero también educativo, y con esa actividad que ha involucrado a la Escuela de Arte de Teruel cobra todavía más sentido y más vida”. “Ojalá esta sea la primera de muchas exposiciones y de muchos concursos de cerámica”.

Y en cuanto a la consideración de la cerámica como una disciplina artística de primer orden, algo que en Teruel tiene más sentido que en ninguna otra parte dado su pasado y su patrimonio, Escriche afirma que “nos esmeramos mucho en el trabajo de las formas y del concepto de lo que las alumnas querían expresar, precisamente para insistir en que unir la técnica de la cerámica con la reflexión en la búsqueda de las formas es lo que une definitivamente la cerámica con el arte escultórico”. “Creo que la cerámica es tan compleja que un artista que quiera dedicarse a ella tiene que volcar prácticamente su vida en ella, pues la destreza y saberes que exige lo tienen pocos artistas”.

En cuanto a las alumnas de 1º de Bachillerato de Artes que han participado en el concurso y la exposición, once en total, Carmen Escriche explicó que “es muy pronto y todavía no saben lo que harán en el futuro... pero puede que este primer contacto con la cerámica les marque de un modo u otro. Quizá no ahora mismo, pero quién sabe en el futuro”.