Síguenos
Albarracín revive, con puntadas de seda especiales, casullas y escudos heráldicos Albarracín revive, con puntadas de seda especiales, casullas y escudos heráldicos
Dos de las alumnas del Curso Superior de Restauración de Tejidos, interviniendo en una de las casullas que se han recuperado

Albarracín revive, con puntadas de seda especiales, casullas y escudos heráldicos

Nueve alumnas se forman en el Curso de Restauración de Tejidos de la Fundación Santa María
Cruz Aguilar
Se conoce como punto de restauración porque es el que se utiliza en todas las intervenciones que se hacen para recuperar todo tipo de textiles. Ahora en Albarracín un grupo de nueve alumnas dirigidas por la profesora Ana García Martín está dando cientos de ellos en dos casullas y un escudo heráldico y, una vez hayan acabado con ellos las expertas manos de las restauradoras, quedarán listos para resistir algunos siglos más. Desde el pasado 9 de octubre y hasta el próximo 27 se está desarrollando en la Fundación Santa María el Curso de Conservación y Restauración de Tejidos, que cuenta con la financiación del Instituto Aragonés de Empleo, que depende del Gobierno de Aragón. Dirigido a titulados, se enmarca en el Ciclo de Cursos Superiores de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, que este año celebra su 25 aniversario.

El curso de tejidos es el único de este tipo que se realiza en España, según confirmó la profesora que está al frente del mismo. Ana García Martín destacó que se trata de una actividad “muy interesante” y no sólo porque “no hay nada semejante en ningún otro lugar”, sino porque es muy extenso, tiene una duración de tres semanas, y combina la teoría con la práctica. Además, “tiene la particularidad de que se tocan piezas históricas”, dijo la responsable de la formación.

Entre las piezas que están trabajando hay una casulla con estola y manípulo –un ornamento litúrgico que se ponía en el brazo izquierdo para la celebración de la misa– del siglo XVI procedente de Mas de las Matas. García Martín precisó que se trata de un tejido rico, denominado Damasco de vestir y realizado en seda y oro. El principal daño en este bien es la pérdida de las urdimbres, que eran de seda muy fina, y su desaparición ha dejado sueltas las tramas.

También están recuperando una casulla con manípulo, estola y cubre cáliz que es de la ermita de San Antonio de Tronchón, realizada en seda y con el forro encerado, que es algo típico de las casullas. El deterioro más grave está en los orificios producidos por el ataque de insectos, según dijo la responsable del curso.

Además, también están arreglando los daños en un escudo nobiliario, que tiene la particularidad de que está bordado a la aguja, un tipo de cosido con muchos colores y matices.

Por último, el Curso de Restauración de Tejidos continua con la campaña para la conservación preventiva de la valiosa colección de tapices que hay en el Museo Diocesano de Albarracín. Las piezas están en buen estado puesto que ya fueron restauradas en actuaciones anteriores, pero ahora los trabajos se centran, según apuntó Ana García Martín, en una limpieza mecánica y en el cierre de relés. El trabajo con los tapices permite a los alumnos profundizar en otro tipo de materiales, ya que están realizados con urdimbres celulósicas y tramas de lana.

El primer paso a la hora de actuar sobre un textil es  realizar un estudio del estado inicial para, a partir de ahí, desarrollar una propuesta de tratamiento. Normalmente en todas las piezas hay que hacer una limpieza mecánica mediante microaspiración. El siguiente paso es el alineado con agua micronizada mediante ultrasonidos, ya que este tipo de piezas nunca se planchan al no poder ser sometidas a calor.
 
Posteriormente tiñen los soportes de consolidación para que se adecúen al color del original y después se unen para reparar las faltas con el denominado punto de restauración, que tiene una ejecución especial y se realiza en hilo de seda teñido. Todos los tratamientos son totalmente reversibles, un requisito fundamental en todo proceso de restauración.

Nuevo curso de técnicas láser


La Fundación Santa María de Albarracín lleva ya 25 años impartiendo los Cursos Superiores de Restauración de Bienes Muebles, que han supuesto la intervención en miles de piezas pero también que la práctica totalidad de los profesionales de la restauración de España se hayan formado en sus talleres. Ahora celebran el 25 aniversario con la realización de un nuevo curso que se levará a cabo entre los días 6 y 17 de noviembre y que será sobre avances técnológicos en nanomateriales y técnicas láser para restaurar y conservar el patrimonio.
Para conmemorar este hito, el próximo viernes día 27 el Curso de Restauración de Tejidos será clausurado con un acto al que asistirá la directora del Instituto Aragonés de Empleo, Patricia Utrillas.

 

El redactor recomienda