Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Alcañiz, epicentro nacional y mundial de la realidad virtual y aumentada Alcañiz, epicentro nacional y mundial de la realidad virtual y aumentada
Las gafas de realidad virtual causan sensación entre quienes las prueban en la planta sótano de la sala de exposiciones de Alcañiz. M. N.

Alcañiz, epicentro nacional y mundial de la realidad virtual y aumentada

La exclusividad de las obras del festival de Las Ranetas despierta el interés de gente de fuera

Los amantes de la realidad virtual tienen una cita obligada hasta el 25 de noviembre en el IV Ranetas VR Fest, que reúne más de treinta trabajos de reconocidos artistas y estudios en la sala municipal de exposiciones de Alcañiz.

La muestra lleva abierta al público desde el pasado viernes, cuando más de 250 personas se acercaron a vivir la increíble experiencia de zambullirse en un universo paralelo con unas gafas de realidad virtual o un simple dispositivo móvil.

El festival se desarrolla en dos categorías: la de arte realizada en realidad virtual y aumentada, y la de experiencias y cortos en realidad virtual.

En la primera de ellas se pueden ver tres tipos de trabajos. En primer lugar están los realizados en programas como Tilt Brush, Quill o Unity. Entre otras obras, es posible contemplar las del director de Arte de Facebook, Goro Fujita, que ha trabajado también para DreamWorks y Oculus Studio; el especialista en animación Alex Frenklakh, que participó en Ice Age o Rio; o el arte envolvente de Scobot con su World One. En segundo lugar, hay trabajos en realidad aumentada que sólo pueden ser visionados con dispositivos móviles o gafas de realidad aumentada, como 4th Wall de la estadounidense Nancy Baker Cahill o distintos videoclips que toman vida presentados por Wavi Music. Por último, hay dos cuadros “físicos” que toman vida a través de la pantalla de los móviles. Entre ellos, una colección de obras de arte contemporáneo de la artista mexicana Yunuen Esparza y otra colección del australiano Marc-O-Matic. Auténticas primicias.

Por su parte, en la sección de experiencias y cortos en realidad virtual pueden encontrarse producciones de vídeo 360 como el cortometraje Ready Player One Fan Film, la producción bielorrusa Here And There, la taiwanesa Tower of Babel by the sea o la española Ruta 360. Igualmente, hay trabajos animados realizados con motores 3D como The Great C de Secret Location, Moss de Polyarc o la producción australiana-canadiense Perpetual Nomads.

 El certamen seleccionará tres ganadores que obtendrán premios por las categorías Mejor experiencia o cortometraje en realidad virtual, Mejor obra artística en realidad virtual y Mejor obra artística en realidad aumentada.

La asociación cultural Las Ranetas pagará a los ganadores en Stellite, una criptomoneda que se cotiza ahora mismo a 0,000640 dólares por unidad. La idea es innovar y, ya que las posibilidades económicas son muy limitadas, jugar a que con el tiempo se pueda revalorizar. 

El acceso a la sala de exposiciones es de martes a sábado de 19 a 21 horas y los domingos de 12 a 14 horas. El lunes está cerrado.

Éxito de público

La calidad de las obras y su exclusividad hace que la sala de exposiciones esté ambientada continuamente. Las Ranetas fue de las primeras asociaciones en introducir la realidad virtual en España gracias a los buenos contactos que tienen, y hoy en día “hay pocos sitios que ofrezcan lo que traemos nosotros”.

“Gente hemos tenido desde el primer año”, hasta el punto de que “vienes a abrir la exposición y hay cola de gente esperando”, dijo Lizana. El primer año fue especial, pues las gafas ni siquiera se comercializaban, sino que eran simples prototipos a los que Las Ranetas tuvieron acceso.

“Viene mucha gente de fuera a ver estas obras porque hay cosas que, si no las ves aquí, es que no las ves”, y además de forma gratuita, puso en valor Lizana, para quien el respaldo del público bien merece las horas invertidas por la asociación.