Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La imagen corresponde a la primera de las estancias del proyecto Sonotomia, desarrollada en el Alentejo portugués

Cinco especialistas en música intentarán descubrir a qué suena Albarracín

La Fundación Santa María convoca estancias en el marco del proyecto Sonotomia
Cruz Aguilar

La Fundación Santa María de Albarracín ha convocado la segunda residencia artística del proyecto europeo Sonotomia, que lleva por título Preservando el Patrimonio Sonoro de Albarracín: ¿Cómo suena el patrimonio cultural y natural? Buscando los sonidos de Albarracín. Los cinco expertos en música y sonido seleccionados trabajarán durante una semana en la ciudad para analizar a qué suena y crear una biblioteca con los sones del patrimonio rural de esta zona.

La convocatoria está abierta hasta el próximo 31 de marzo a profesionales creativos y sonoros de diversos ámbitos (técnicos, musicales, artísticos, culturales, educativos y científicos) en cualquier etapa de su carrera. Esta residencia se enmarca en el proyecto Sonotomia y supondrá la realización de trabajos similares en el Alentejo portugués, donde ya se llevó a cabo el pasado año, y en Hungría. Los resultados de la residencia se sostendrán a través de la plataforma online Sonotomia Digital Hub, un espacio virtual colaborativo que vinculará a los participantes de diferentes países, sus trabajos, modelos de negocio y ecosistemas emprendedores.

Antonio Jiménez, gerente de la Fundación Santa María, señaló que los sonidos forman parte del paisaje “más de lo que parece” y destacó que el proyecto es “muy novedoso” porque “intenta descubrir a qué suena Albarracín”-

Según explicaron los coordinadores del proyecto, la residencia 2.0 en Albarracín pivota en torno a tres ejes. Por un lado se creará una biblioteca del sonido mediante la identificación, captación y clasificación de los paisajes sonoros.

En este sentido, el gerente especificó que en esa biblioteca no pueden faltar algunos de los sonidos inherentes a Albarracín, como el que hace el río Guadalaviar a su paso por la ciudad. 

Además, aunque señaló que muchos de los sonidos se recogerán en su estado natural, también planteó la necesidad de “propiciar” otros, como el del órgano en la Catedral o las campanas de las diferentes iglesias de la ciudad porque “son una singularidad a añadir”. 

Todas estas bibliotecas suponen una buena base de datos sobre los sonidos del patrimonio de Albarracín. Desde la Fundación Santa María destacaron que aunque el proyecto está centrado en Albarracín, la idea es recopilar sonidos también del entorno más cercano y, al menos un día, realizar una salida por la Sierra de Albarracín.

Patrimonio sonoro

Antonio Jiménez comentó el carácter novedoso del proyecto e incidió en la importancia que el patrimonio sonoro está adquiriendo en otros lugares, como Francia, donde ya se han creado normas para preservarlo de posibles injerencias externas. 

Por otro lado, se pretende recolectar la acústica de algunos de los espacios del patrimonio cultural de la ciudad. De esta forma, los residentes construirán el sonido de Albarracín mediante la recopilación de archivos sonoros y el uso de la tecnología 4DSound para traducir la acústica de los lugares históricos más relevantes de la ciudad dentro del entorno virtual de 4DSound. 

Los participantes tendrán la oportunidad de conceptualizar y prototipar la primera solución conjunta de una instalación que se desarrollará en las etapas posteriores del proyecto. 

Así, todos los trabajos realizados durante las tres residencias artísticas del proyecto Sonotomia se hará una presentación final de la composición musical en Alentejo, Portugal, en el año 2022. Algunos de los participantes seleccionados ahora para la estancia en Albarracín trabajarán en la creación de una pieza musical que se presentará en el Festival Terras sem Sombra de Portugal. 

Sonotomia busca la cooperación y el aprendizaje entre todos los residentes, independientemente de sus antecedentes, experiencias e intereses, como una importante fuente de inspiración. 

La orientación y acompañamiento de los profesionales se iniciará antes y después de la residencia a través de encuentros virtuales para prepararlos para la colaboración y el escenario en el que se desarrollará el trabajo.

En total en Albarracín habrá cinco expertos en música y sonido que, con un perfil creativo, participarán en una estancia que, previsiblemente, se iniciará el 22 de mayo y se prolongará durante una semana. 

Los becarios, que trabajarán en equipo aunque no tienen que conocerse previamente, utilizarán como laboratorio de investigación la ermita de San Juan. Allí contarán con un completo equipo técnico del que formarán parte varios especialistas procedentes de Hungría.

Sonotomia es un proyecto europeo en el que está implicada la Fundación Santa María de Albarracín, la asociación portuguesa Pedra Angular, que es la organizadora del festival Terras Sem Sombra en la zona del Alentejo, y el Spatial Sound Institute de Hungría.