Síguenos
Dieciocho escultores otorgan vida al alabastro autóctono del Bajo Martín Dieciocho escultores otorgan vida al alabastro autóctono del Bajo Martín

Dieciocho escultores otorgan vida al alabastro autóctono del Bajo Martín

Bellas Artes acoge una muestra organizada por el Centro Integral para el Desarrollo del Alabastro

El vestíbulo del edificio de Bellas Artes en el campus de Teruel acoge y su sala de exposiciones acogen hasta el 30 de septiembre una exposición de escultura formada por algo más de 20 piezas de 18 escultores, todos ellos vinculados al Centro Integral para el Desarrollo del Alabastro (CIDA) de Albalate del Arzobispo.

La muestra, inaugurada este viernes, forma parte del proyecto Alabastro In Itinere, una de las iniciativas que lleva adelante el CIDA para promocionar y difundir el alabastro que se extrae en las canteras del Bajo Martín.

Participan en ella autores como Stefano Beccari, director de Global Stone Workshop y de varios cursos de escultura realizados en Albalate, José Prieto, profesor de Volumen del grado de Bellas Artes en Teruel, Manuel Cirugeda, Adrián Arnau, Jorge Egea, Joaquín Hernández, Marta Fresneda, Simón Domingo o Anja Roemer, y jóvenes artistas turolenses como Estela Ferrer, Darío Escriche, Carlos Salvador o Elena Patón, entre otros.

La exposición supone un buen catálogo de piezas que sacan un partido extraordinario a las posibilidades artísticas del alabastro del Bajo Martín, tanto en escultura geométrica como orgánica, figurativa o abstracta, trabajando con acabados pulidos, en basto o combinando ambos; en volúmenes, vaciados o bajorrelieves, y como material único o en fusión con otras piedras, como el alabastro del Jiloca, algo más rojizo, presente en algunas de las propuestas expuestas.

Búho pigmeo

Según Prieto, que expone Búho pigmeo de Pernambuco, parte de su serie sobre animales extinguidos o en vía de extinción, explica que “a mis estudiantes siempre les digo que el alabastro tiene un acabado como el mármol y es tan blando como la escayola. Exagero un poco, pero me entienden perfectamente. Es un material grato de trabajar, relativamente blando y con un terminado muy noble”.

Durante la inauguración, en la que estuvieron presentes Alfonso Blesa, director de la Fundación Antonio Gargallo, Luis Miguel Pascual, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas del campus turolense de la Universidad de Zaragoza, e Isabel Arnas, alcaldesa de Albalate, el coordinador del Proyecto Alabastro del CIDA, Santiago Martínez Ferrer, recordó a los estudiantes de Bellas Artes que el centro es un espacio abierto y un lugar de creación a su disposición, con programas formativos, de apoyo y promoción muy interesantes para los alumnos interesados en la escultura.

 

La sala de exposiciones y el vestíbulo de Bellas Artes acogerá la muestra hasta el día 30 de septiembre. Miguel Ángel Artigas


Entre los proyectos que se gestionan desde el CIDE relacionados con la actividad artística, además de Alabastro in Itinere, que produce exposiciones por todo Aragón, destaca el Simposio bienal del que ya se han celebrado doce ediciones y que reúne a expertos de todo el mundo; un programa de residencias artísticas y estancias más reducidas en el tiempo, por las que han pasado docenas de artistas internacionales; un programa de apoyo a jóvenes creadores, dirigido sobre todo a escultores turolenses; cursos de formación propios o a través de la Universidad de Verano de Teruel o la Fundación Antonio Gargallo; o uno de los Global Stone Workshops que organiza por todo el mundo Stefano Beccari, y que reunió en Albalate durante 2019 una decena de artistas extranjeros, mayoritariamente escandinavos, y del que se va a celebrar una segunda edición de forma inminente.

Arte y actividad económica

Aunque el CIDA existe como tal desde 2000, fue a partir de 2015 cuando una serie de programas promovidos por la Comarca del Bajo Martín incrementaron su actividad uniéndose al Simposio Internacional del Alabastro que organiza el Ayuntamiento de Albalate. Y aunque la actividad artística genera una proyección exterior importante, el Proyecto Alabastro, en el que también colaboran el Ayuntamiento de La Puebla de Híjar y las empresas extractoras de alabastro de la zona, “también tiene actividades fuera de este ámbito, ya que el alabastro tiene aplicaciones artísticas pero también industriales”, explica Santiago Martínez. “Es un recurso polifacético”.

Un recurso que, estando tan cerca de una facultad en la que se estudia Bellas Artes o de una Escuela de Artes, es de obligado conocimiento para los jóvenes artitas interesados en la escultura que se forman en Teruel. “Por empeño de Diego Arribas y de los profesores que estamos en Teruel, el CIDA y el alabastro están muy presentes en Bellas Artes. De hecho uno de los trabajos obligatorios en mi asignatura Volumen es una talla en alabastro, porque los alumnos deben conocer este material”, asegura Prieto. Y el profesor afirma que aunque el arte contemporáneo tiene que ver hoy más con el diseño 3D, la videoinstalación y otras disciplinas, “las últimas ferias de arte están demostrando que la escultura o el óleo están en un buen momento, y artistas como Jaume Plensa o el Antonio López escultor siguen trabajando en alabastro, que es un material imperecedero”.

Piezas

Imperecedero y adaptable, ya que algunas de las piezas que pueden verse en la exposición demuestran como la piedra blanca y translúcida se combina estupendamente con disciplinas como el videoarte. En Alastro, de Carlos Salvador, tres cubos huecos y perfectamente pulidos sirven de pantalla para un videomontaje  que aprovecha perfectamente las propiedades de transmisión de la luz de la piedra del Bajo Martín.

Por su parte Isabel Arnas, alcaldesa de Albalate del Arzobispo, expresó ayer su deseo que mantener el compromiso del Ayuntamiento con el CIDA “para que siga teniendo un papel destacado en Albalate”. Para la edil, “el alabastro es un recurso endógeno con un recorrido artístico muy importante y de gran proyección”, pero también “con aplicaciones relacionadas con la industria y la innovación en cuya investigación se está insistiendo en los últimos tiempos, y en la que el CIDA juega un papel importantísimo”.