Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El festival Carabolas, el único de títeres y clown de Teruel, reúne en Bronchales  a 3.000 espectadores El festival Carabolas, el único de títeres y clown de Teruel, reúne en Bronchales  a 3.000 espectadores
Uno de los espectáculos del domingo por la mañana

El festival Carabolas, el único de títeres y clown de Teruel, reúne en Bronchales a 3.000 espectadores

Se han realizado 13 espectáculos en cuatro días que han aglutinado principalmente a público familiar
Cruz Aguilar

Trece compañías con otras tantas actuaciones y 3.000 espectadores. Esas son, a grandes rasgos, las cifras de la séptima edición del Festival Carabolas, que cada año llena las calles de Bronchales con la alegría de los títeres y el clown. La muestra, que es la única dedicada a estas especialidades artísticas de la provincia de Teruel, tocó su fin en una edición en la que a las tres jornadas habituales de espectáculos    –vienes, sábado y domingo– se sumó también al del jueves, además de realizar dos sesiones en la tarde del viernes en vez de una, que era lo habitual.

Los organizadores hicieron un balance muy positivo de esta séptima edición tanto por la participación como por el interés demostrado por los asistentes. Pascual Herrera, de la empresa Garbeo Producciones, que es la responsable de la organización del festival destacó el hecho de que de las 13 compañías que han participado un total de siete sean aragonesas. Otras dos se desplazaron desde la Comunidad Valenciana y el resto de Andalucía, Cataluña, Madrid y Castilla y León.

El alcalde de Bronchales, Jordi Lorenzo, señaló que el objetivo que persiguen es que Carabolas siga creciendo y que las actividades de Bronchales se completen con otras en diferentes pueblos de la Sierra de Albarracín, convirtiéndolo así en un evento cultural comarcal. “Nuestra intención es ponernos de acuerdo con otras localices porque es la forma de crecer como festival y convertirnos en un referente”, aseguró. Carabolas es el único festival de la provincia de Teruel dedicado a los títeres y el clown.

Recordó que la idea de hacerlo itinerante surgió ya en el año 2019 y aseguró que había varios municipios que sí tenían interés en que el Carabolas llevara su magia hasta ellos, aunque luego estalló la pandemia y paralizó las conversaciones.

Para Jordi Lorenzo, el festival de títeres cumple con un doble objetivo, por un lado acercar la cultura a los vecinos y veraneantes y, por otro, generar economía en el pueblo, ya que, según comentó, la celebración de los espectáculos se traduce en un incremento en las pernoctaciones durante ese fin de semana.

Unos vecinos de Bronchales, observando los títeres desde el balcón de su casa

Elena Millán, integrante de la compañía Los Títeres de la Tía Elena, indicó que las actividades culturales están “empezando a despertar” tras la pandemia y aseguró que la gente “tiene muchas ganas”. En su opinión la  crisis sanitaria debe suponer “un despertar de nuevo” y abogó por “despertar mejores” puesto que “es un aviso para que mejoremos muchas cosas, sobre todo en la vida, que es nuestro festival más importante”, aseguró.

En este sentido el alcalde aseguró que vecinos y veraneantes, tanto de Bronchales como de otros municipios cercanos, se han volcado en todos los eventos de índole festivo y cultural realizados en la localidad.

El Carabolas sirve, según especificó Pascual Herrera, para “alargar el verano” en la zona de la Sierra de Albarracín, donde la mayoría de los pueblos se quedan vacíos a partir del día 20. La mayor parte de los asistentes provienen de la Comunidad Valenciana y Guadalajara, aunque también hay muchos que se desplazan desde la capital turolense y de otros pueblos de la Sierra de Albarracín.

La muestra de títeres y clown se ha convertido en el broche de oro para el verano de la localidad de Bronchales

Héctor y Iago son de Gandía y veranean en Bronchales y, con sus 8 y 10 años, han crecido junto al Carabolas, que es en un evento fijo de su verano. “Pasamos las vacaciones en Bronchales y siempre intentamos cuadrar para estar en el festival, que no nos hemos perdido ningún año”, comentó Salva, quien añadió que este año tuvo los días de descanso en julio, pero se ha organizado para, al menos, poder estar el fin de semana.

También Alberto Alapont veranea en Bronchales –en su caso desde hace 40 años– y el Carabolas se ha convertido “en una tradición familiar”. Destacó el carácter gratuito de los espectáculos, “que anima a participar”. En su caso el motivo principal de la visita a Bronchales no es el festival, pero reconoce que “es un aliciente añadido” a la hora de hacer el viaje.

Viaje a propósito

Quienes sí se desplazaron a consecuencia del festival hasta la localidad serrana fueron Roberto y Elena, que acudieron desde Teruel a pasar el fin de semana atraídos tanto por los espectáculos como por el ambiente que se genera. Han estado alojados en un hotel y ayer se mostraban encantados con el pueblo, “que es muy agradable” y también con la gente porque “te ayuda en todo”, dijeron.

Las familias con hijos de corta edad son el principal público que participa en el festival Carabolas 

El perfil de público es “muy familiar”, principalmente con niños de corta edad. En este sentido Pascual Herrera lamentó que el mundo de la cultura todavía tiene una asignatura pendiente con los jóvenes de entre 15 y 22 años, a los que es muy difícil llegar con espectáculos en directo. “Tenemos un problema con los jóvenes y habrá que poner recursos y herramientas para atraerlos a través de aquellas actividades que les resulten atractivas”, dijo, para dotar las vinculadas a la ilustración, la danza y el circo.

Tras el parón obligado de 2020 el Festival Carabolas retomó su actividad el año pasado con una celebración reducida y aforos controlados y este 2022 vuelve a la normalidad en su séptima edición, que arrancó un día antes con un Taller de Circo para toda la familia a cargo de los oscenses Circo La Raspa y el espectáculo La Boda de la compañía Callejeatro.

Circo para cerrar los actos

Las actividades de ocio concluyeron con Los títeres de la Tía Elena, que arrancaron sonrisas entre los asistentes. La compañía castellonense Xa! Teatre puso en escena el espectáculo de acrobacias Zapatos en el aire, que sirvió de broche de oro a la muestra de títeres y clown de Bronchales.

Las acrobacias de la compañía castellonense Xa! Teatre cautivaron al público en el frontón 

El redactor recomienda