Síguenos
El Instituto de Estudios Turolenses presenta  el nuevo número de Turolenses en Alcorisa El Instituto de Estudios Turolenses presenta  el nuevo número de Turolenses en Alcorisa
Imagen de la presentación de la revista Turolenses que tuvo lugar ayer en Alcorisa

El Instituto de Estudios Turolenses presenta el nuevo número de Turolenses en Alcorisa

Javier Zaragoza, de la localidad bajoaragonesa, es uno de sus protagonistas

Las principales figuras del pensamiento y la filosofía en la provincia de Teruel, el fiscal alcorisano Javier Zaragoza o algunos de los yacimientos paleontológicos de la provincia, que cuentan con peculiaridades que los hacen únicos en el mundo, son los protagonistas del número 23 de la revista Turolenses, editada por el Instituto de Estudios Turolenses y que ayer se presentó oficialmente en Alcorisa.

El dossier central de la revista está dedicado en esta ocasión a distintas figuras de pensadores y filósofos de origen turolense. Coordinados por Rubén Benedicto, Andrea Belenchón, Begoña Miedes, Rafael Lorenzo y el propio Benedicto escriben sobre los primeros pensadores turolenses. Belenchón ilustra las figuras de Concepción Gimeno Gil y Aúrea Javierre Mur; Begoña Miedes dedica su artículo a Joaquín Arnau y Manuel Polo y Peylorón; Rafael Lorenzo Alquézar escribe sobre Manuel Mindán como testigo de la Filosofía española del siglo XX. Y del pensamiento de Pedro Laín Entralgo encontraremos una síntesis realizada por Rubén Benedicto.

Como el coordinador recoge en la síntesis de este dossier, las aportaciones de estos pensadores “sirven para entender mejor la problemática vigente en cada época y adquirir mayor conocimiento de nuestra identidad cultural”. Benedicto explica que los nombres que podrían engrosar esta lista serían muchos más: “Por limitaciones de espacio el dossier no es un recorrido completo de todos aquellos que se dedicaron a la filosofía en Teruel y apenas cita por ejemplo a Piquer Arrufat o Miguel de Molinos, fundador de una doctrina intelectual que se conoce con el nombre de quietismo, pero en cualquier caso puede servir de reconocimiento y tal vez dejar una simiente que dé lugar a posteriores estudios sobre pensadores en algunos casos poco conocidos pero bastante interesantes.”

Diferentes artículos

En cuanto a los artículos, también con las raíces de sus temas ancladas en Teruel, presentan una interesante variedad temática: El Hospitalico de Tronchón (Sonia Sánchez), Claude Tillier (Carlos Casas Nagore), ¿Quienes fueron esos turolenses que emigraron a los Estados Unidos de América a comienzos del siglo XX? ( Raúl Ibáñez Hervás), La provincia de Teruel en tarjeta postal (Antonio Pérez Sánchez) y Las escalas santas de Cabra de Mora y Aguilar del Alfambra (Francisco Javier Sáenz Guallar).

Portada de Raychel Carrión

La historia de la paleontología turolense merece también detenernos en el recorrido que nos propone Luis Moliner en un artículo con parada obligada en varios hitos: “El yacimiento de Concud, único en el mundo que lleva más de cinco siglos con investigaciones punteras en el ámbito paleontológico, o el yacimiento de Libros, donde se citó el primer fósil con nomenclatura científica y se definió la primera especie de fósil en Aragón. Luego se hace hincapié en la época motor de la paleontología, a mediados del siglo XIX coincidiendo con un gran interés por el estudio de los carbones turolenses y por itinerarios ferroviarios para transportar el carbón de la zona de Utrillas hacia Zaragoza y hacia el Mediterráneo, que dio un impulso muy importante a la paleontología. Y desde los años 60 hasta la actualidad, ha ido un pulso in crescendo, con el interés de universidades extranjeras, la implantación de geología en la Universidad de Zaragoza, la creación del grupo Aragosaurus de la Universidad y de la Fundación conjunto Paleontológico Dinópolis”.

Secciones habituales

En las secciones de la revista se recoge la ruta cultural, con textos de Javier Ibáñez González sobre los barrios de Olba (el vergel del Mijares y el acueducto del Arco), y un espacio dedicado al artista alcañizano José Miguel Abril (1974), bajo el prisma de Ernesto Utrillas Valero. La página literaria corre a cargo de Nerea Ferrez y la foto con pie está tomada en el Campo de Visiedo y pertenece a Inma Vegas, con texto de Antonio Castellote. La foto con historia esta vez está dedicada al centenario del Alcañiz Club de Fútbol (texto de Francisco Javier Sáenz Guallar).

De interés es también la entrevista realizada por Montserrat Martínez al fiscal alcorisano Javier Zaragoza, por “una vida al servicio de la justicia”, en la que ha querido recoger su perfil humano: “Me interesaba hablar con un turolense para una revista que se llama Turolenses y destacar su vinculación con la tierra, la sencillez de su personalidad, el acceso, la accesibilidad que tiene para todo el mundo. Y de eso hemos sigo testigos y disfrutamos los que vivimos en el pueblo de Alcorisa”.

El artista cubano Raychel Carrión (La Habana, 1978), residente en Albarracín, ilustra la portada y la contraportada con dos dibujos en blanco y negro Sunset Crubs y Diseño.

El acto de presentación tuvo lugar ayer en el Centro Cultural Valero Lecha e intervinieron el alcalde de la localidad, Miguel Iranzo, la vicepresidenta primera de la Diputación Provincial de Teruel y delegada del IET, Beatriz Martín; la directora del Instituto de Estudios Turolenses, Inmaculada Plaza; el director de la revista Turolenses, Javier Alquézar; el director del Centro de Estudios Locales de Alcorisa (CELA), Óscar Librado; y Luis Moliner, miembro del CELA y de Amigos del Patrimonio Geológico de Teruel (APGT).