Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

El madrileño Pedro Quesada gana el XXIII Premio José Lapayese de Artes Plásticas El madrileño Pedro Quesada gana el XXIII Premio José Lapayese de Artes Plásticas
María Antonia Zamora (primera por la izquierda), durante la apertura de la exposición de Certamen de Arte José Lapayese 2022, en Monreal

El madrileño Pedro Quesada gana el XXIII Premio José Lapayese de Artes Plásticas

La ceramista María Antonia Zamora, vencedora en 2017, ha logrado esta vez el Premio ARS

El pintor y escultor madrileño Pedro Quesada se ha hecho con el XXIII Premio José Lapayese de Artes Plásticas, organizado un año más por el Centro de Estudios del Jiloca, con una obra titulada Asombro, según se falló este fin de semana en Monreal del Campo. Su obras se expondrá durante los próximos días en el Museo del Azafrán de la localidad, junto a Utopía, de María Antonia Zamora, que recibió el premio ARS, y del resto de obras seleccionadas en el concurso de arte.

Los ganadores de esta edición del concurso se dieron a conocer el pasado sábado, con la inauguración de la exposición en Monreal del Campo. Asombro y Utopía, junto con el resto de pinturas y esculturas participantes, podrán verse en el el Museo del Azafrán hasta el 28 de julio. Entonces la muestra se trasladará al Museo del Jamón de Calamocha, donde permanecerá del 29 de julio al 17 de agosto, finalmente la exposición viajará a la Casa de la Provincia de Daroca, en la puerta Baja, donde podrán admirarse las obras concursantes del 19 al 28 de agosto, cerrando la itinerancia veraniega de la exposición.

La cerámica ‘Utopía’ ganó el ARS

Por su parte el premio ARS recayó en la artista tudelana María Antonia Zamora, artista también de dilatada trayectoria, y que en el año 2017 recibió el premio José Lapayese con su tríptico escultórico Mangata 3.

Zamora (Madrid, 1963) es una psicóloga afincada en Tudela (Navarra), Técnica Superior en Cerámica Artística por la Escuela de Arte de Zaragoza , y que desde 2011 dejó de lado otras manifestaciones artísticas para dedicarse de lleno a la cerámica, no solo desde el punto de vista artístico y creativo sino también como arteterapia con talleres para personas mayores en su actividad profesional en intervención social.

Naturalismo y abstracción

Las dos esculturas premiadas esta XXIII edición del Premio José Lapayese de Artes Plásticas son buena muestra de lo heterogéneo de certamen, ya que la propuesta de Quesada es una obra naturalista hiperrealista mientras que la de Zamora entra de lleno en la abstracción.

Asombro es una escultura naturalista que representa un niño de corta edad y de cuerpo entero, a tamaño natural. Quesada (Madrid, 1979) investiga continuamente el cuerpo humano y la expresividad de los rostros desde una perspectiva escultórica hiperrealista. Licenciado en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, entre 2002 y 2011 trabajó como asistente de Antonio López, de ha dejado esa impronta en su quehacer artístico, esa obsesión por los relieves y las texturas en la piedra y el estudio del movimiento.

Imagen de la inauguración de la exposición de piezas en Monreal del Campo

Quesada ha ganado premios como la Bienal de Escultura Jacinto Higueras o el Primer Premio en el Concurso para Jóvenes Escultores del Antamiento de Madrid, además de una mención de honor en el taller de Medallas de Francisco López, y tiene obra en busto y figura humana en el Museo de Gran Canaria, en el Monasterio de Santa María de Valbuena en Valladolid, en Leganés o en la plaza del Olivo de Madrid.

Por su parte, Utopía es un buen ejemplo de la estética que atrae a María Antonia Zamora, que trabaja la cerámica separando el material de su aspecto y textura habitual, y acercándola más al papel, la tela o el algodón para crear sus composiciones liberando la cerámica de su peso, dureza y textura cristalizada para expresar “la fragilidad de una visión, un pensamiento o una emoción”.

En lo técnico la artista utiliza barros de alta temperatura, refractarios, gres y porcelana, y en algunas de sus obras integra otros materiales similares como paper-clay o Keraflex, además de metacrilato, madera o hierro.

Pedro Quesada, junto a su escultura ‘Asombro’, premiada con el José Lapayese

El premio José Lapayese está dotado con 1.200 euros, y el premio ARS con 1.000 euros. Este galardón de artes plásticas, convocado por el Centro de Estudios del Jiloca anualmente tiene como finalizadad fomentar la creación artística y facilitar su difusión por todo el valle del Jiloca, mediante la exposición itinerante que recorre tradicionalmente las localidades de Monreal de Campo, Calamocha y Daroca.

Este concurso está abierto a cualquier artista, español o extranjero, con una única obra por autor de pintura o escultura, de temática y medidas libres.

El jurado encargado de fallar esta 23ª edición del Certamen de Artes Plásticas José Lapayese Bruna estuvo compuesto por Belén Allueva Lorente, Tomás Guitarte Gimeno, Ernesto Utrillas Valero, Francisco Javier Martín Domingo y Vega Latorre Fuertes.