Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El paisaje imaginado de Albano llena el Museo Salvador Victoria de Rubielos

La exposición ‘Un diario no lineal’ podrá verse en la sala hasta el próximo 14 de febrero

El director del Museo Salvador Victoria de Rubielos de Mora, Ricardo García Prats, y Marie Claire Decay, viuda del artista tuolense y gestora de su legado en la localidad turolense, presidieron este sábado la apertura de la primera exposición temporal que se inaugura en el centro expositivo tras la reapertura motivada por la crisis de Covid-19. Hasta el próximo 14 de febrero podrá visitarse Un diario no lineal del pintor abulense Albano Hernández, formada por 27 pinturas de paisaje abstracto. 

Aunque el joven y prometedor pintor (32 años) tiene obra repartida por numerosas instituciones, colecciones y fundaciones públicas y privadas –la Ars Citerior Colletion, la Art Circle de Goriska, en Eslovenia, la BMW Ibérica de Madrid, la Fundación José Saramago, la Antonio Pérez de Cuenca, la Fundación Iturría de Montevideo, cerca de una decena de ayuntamientos españoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español, el Museo de Arte Contemporáneo Infanta Elena de Tomelloso o el Taller del Prado de Madrid, por citar algunas–, esta de Rubielos es la primera exposición individual que protagoniza en un museo. Esta circunstancia ha motivado que todas las obras expuestas las haya pintado este año de 2020 pensando precisamente en el lugar donde iban a ser visitadas. La inauguración tuvo que posponerse por culpa de la crisis de la Covid-19 y el confinamiento, que cogió al Salvador Victoria con la muestra temporal Espacios detenidos de grabado, hermana de la que pudo verse al mismo tiempo en la Calcografía Nacional de Madrid. Tras la reapertura del museo, el pasado 27 de junio, se decidió prorrogar la muestra de grabado y aplazar la de Albano Hernández para el penúltimo fin de semana de septiembre. 

Títulos como Nopal, Menhires, Hacia lo sagrado, Sásabe, Sueño, Take me back o Air agrupan las pinturas sobre las que han escrito textos el crítico de arte José Luis Martínez Meseguer y el también crítico, director del Museo de Rubielos  y comisario de la exposición Ricardo García Prats.

Martínez Meseguer escribe a propósito de Albano: “Su intención no es representar fidedignamente el paisaje, como en la centuria anterior, significando un espacio, seleccionando un espacio, una mirada para quien mira. El paisaje lo es en cuanto que se ha destacado. En él, el paisaje es memoria, es recordar, es ausencia, es imaginar, es confrontar, es relacionar”

Y García Prats dice a propósito de la exposición de pintor abulense que vive en el Reino Unido y algunas temporadas en España, en concreto en Madrid: “Albano ha ido construyendo a través del proceso pictórico unas pinturas que nos elevan hacia lo más sagrado y espiritual que podemos aspirar. Los paisajes de Albano son paisajes inventados pero parten de la naturaleza y de su atenta observación. Los colores de Albano son sus propios colores, artificiales muchas veces, sacados de la gama cromática de la tabla de Pantone. Es lo que confiere al artista una gran personalidad. Se habla ya de un verde suave y primaveral como verde albano. Así lo ha definido Tomás Paredes”.

Sorprende el extenso currículo de Albano, que en 2012 ganó el Premio BMW de pintura, dotado con 25.000 euros, con Sigrdrifa, una obra de ha inspirado otras como las que pertenecen a la serie Hacia lo sagrado que puede verse en Rubielos. Además el pintor afincado en Inglaterra cuenta con más de 30 premios en España y Portugal. 

De Albano Hernández destacan los críticos tres elementos fundamentalmente; su concepción del paisaje abstracto como una fotografía fija subjetiva, que en ningún caso describe una realidad visual real y objetivo, palpable y aprehendible a través de la mera fotografía o de la pintura realista, sino que sugiere o propone diferentes realidades perceptuales, tantas como observadores pueda tener su obra. 

También se destaca la combinación de elementos en sus lienzos, desde las diferentes técnicas que utiliza, superponiendo óleo, spray, acrílico o resinas, hasta la utilización de texturas y resaltes que rompen la bidimensionalidad del cuadro, pasando por la utilización de elementos geométricos que contrastan poderosamente con el estilo orgánico de su pintura. Elementos geométricos que, según el propio Albano, vienen influenciados por el propio Salvador Victoria. 

En tercer lugar, para analizar la pintura de Albano Hernández hay que acercarse al uso de los pigmentos que hace, en especial los verdes omnipresentes en su obra, en una gama tonal de verde muy personal que se sitúa entre el pistacho y el fluor, y que diversos críticos ya han bautizado como verde albano.  

Albano Hernández Dominguez (Ávila, 1988), que se hace conocer en el mundo artístico únicamente por su nombre de pila, es un pintor afincado en Cam- bridge (Reino Unido) formado en la Escuela de Arte de Ávila, la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid y el Royal College of Art de Londres. Entre 2007 y 2020 ha expuesto de forma individual en galerías y espacios públicos de Ávila, Cadaqués, Madrid, Lisboa, París, Punta del Este (Uruguay), Montevideo o Cambridge.

La exposición temporal número 48 del museo turolense

La exposición de Albano es la número 48 de las exposiciones temporales que se vienen sucediendo desde el año que se abrió al público el museo, el año 2003. El artista de Ávila es seguramente el más joven de cuantos han expuesto sus obras en el Salvador Victoria pero el curriculum su recorrido artístico lo hacen acreedor de mostrar sus obras donde antes las han mostrado Eusebio Sempere, Manolo Millares, Hernández- Pijuan, Francisco Farreras, Lucio Muñoz, Amalia Avia, José Beulas, Santiago Lagunas, Eduardo Chillida, José Orús, Jorge Oteiza, Luis Feito, Amelia Moreno, Robert Ferrer i Martorell, Jabier Elorriaga, Dis Berlin, Egon Karl Nicolaus, Gonzalo Tena, Juan Genovés, Rafael Canogar, Martín Chirino, Pablo Serrano y un largo etcétera.

La exposición puede visitarse los sábados en horario de 11:00 a 14:00 horas y de 16:30 a 19:30 horas y los domingos de 11:00 a 14:00 horas.