Síguenos
El Seminario de Fotografía y Periodismo de Albarracín dignifica a las primeras fotoperiodistas a través de Azkarate El Seminario de Fotografía y Periodismo de Albarracín dignifica a las primeras fotoperiodistas a través de Azkarate
Ovación al fotoperiodista Joan Guerrero, que participó el año pasado en el Seminario de Albarracín. Josep García

El Seminario de Fotografía y Periodismo de Albarracín dignifica a las primeras fotoperiodistas a través de Azkarate

El congreso que dirigen Gervasio Sánchez y Sandra Balsells arranca hoy y concluirá el martes 24
Cruz Aguilar

Isabel Azkarate está considerada la primera fotoperiodista de Euskadi y con su ponencia 20 años en 35 milímetros será la encargada de abrir hoy sábado el Seminario de Fotografía y Periodismo que dirigen Sandra Balsells y Gervasio Sánchez en Albarracín y que este año cumple su edición número XXII. Se trata de un guiño que hacen los organizadores hacia esas  fotoperiodistas que fueron grandes desconocidas al pertenecer a una generación en la que las mujeres “estaban al margen de la proyección pública”, relata Balsells. Las sesiones se desarrollarán desde hoy sábado y hasta el próximo martes y durante las mismas participarán como ponentes tanto fotógrafos consagrados y con una gran trayectoria como otros que se están abriendo ahora camino en el sector.

Precisamente una de las grandes bazas del Seminario que dirige Gervasio Sánchez en Albarracín desde hace más de dos décadas es reunir en un mismo espacio a profesionales veteranos con personas que están empezando.

La ponencia de Isabel Azkarate en Albarracín marcará el inicio de un año importante para la fotoperiodista. Así, se ha organizado una exposición en el País Vasco y un libro retrospectivo para conmemorar su trayectoria profesional.

Este año tomarán parte en el simposio en torno a dos centenares de personas, ya que a los 175 inscritos se suman los ponentes. Se trata de personas que acuden desde diferentes puntos del territorio nacional, aunque son Madrid y Barcelona los principales emisores de alumnado.

Además, como apuntó Sandra Balsells, Albarracín ha servido en los últimos años para traer de nuevo a la palestra a autores que tuvieron un gran peso en el pasado pero que están un tanto escondidos para el público.

El legado

Por otro lado, en esta XXII edición van a rescatar figuras de fotógrafos ya fallecidos para hablar de su legado a través de sus propios descendientes. A Arena Miserachs y a Català-Roca se dedicará la última jornada del seminario y serán sus hijos, Xavier Miserachs y Andreu Català Pedersen, respectivamente, los que pondrán sobre la mesa la problemática que existe para la difusión y conservación de su obra artística.

Al igual que ha ocurrido en las anteriores ediciones, entre los ponentes hay autores de fotografía de diferente tipo que van desde la denuncia que hace Anne Surinyach hasta la visión interior que plasma Soledad Córdoba, profesora muy vinculada a la titulación de Bellas Artes del Campus de Teruel y que el año pasado realizó una exposición de su obra en el Museo de Arte Sacro de Teruel.

Este año el Seminario de Fotoperiodismo incluye una nueva fórmula, que es contar entre los ponentes con fotógrafos muy vinculados a Albarracín desde hace años para conocer cómo ha evolucionado su trabajo. Será Dimitri Stefanov, con una ponencia titulada La historia detrás de las historias, el que dará inicio a esta propuesta. El artista tiene una gran relación con Albarracín, que se ha mantenido a lo largo del tiempo, y este año acudirá desde Bulgaria, donde reside, junto a diez alumnos, para participar en el simposio.

“Queremos hacer una apuesta por la gente que en estos 22 años ha avanzado y evolucionado mucho pero siguen totalmente vinculados a Albarracín”, comenta la co-directora del seminario.

Precisamente este seguimiento de la trayectoria es también lo que se hace con los becarios y en cada edición se invita a participar a aquellos que fueron becados hace ocho años, de forma que tienen oportunidad de explicar cómo han evolucionado en la profesión. En este sentido Sandra Balsells concreta que algunos dejan el sector para tomar otros derroteros profesionales, pero para otros es importante poder exponer cómo han logrado abrirse camino y hacia dónde se dirige su trabajo. Este año los participantes son Tamara López Seoane, Antonio González Caro y el aragonés Álvaro Calvo, todos ellos becarios en el año 2014.

Entre los participantes de este año en el seminario están Ricardo Cases, que constituye un referente de la fotografía contemporánea en España, y Fernando Herráez, que es un clásico del fotoperiodismo y compañero en el recorrido por todos los rincones de España para plasmar celebraciones tradicionales junto con Cristina García Rodero, Cristóbal Hara y Koldo Chamorro.

Antonio Jiménez, director de la Fundación Santa María de Albarracín, en cuyas instalaciones se desarrollan todas las actividades, destacó el interés que ha despertado esta edición del seminario, “mayor incluso en los años de antes de la pandemia”, destaca. En ello influye, a su juicio, el “gran nivel de los participantes” y el reconocimiento con el que cuenta a nivel nacional.

Jiménez precisa que en las jornadas no sólo participan “profesionales punteros”, sino que desde la dirección de la actividad se preocupan “de que tanto los becarios como la gente que está en cierta manera olvidada dentro del campo de la fotografía tengan su espacio en Albarracín”, dice.