Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Eva Cortés: “Ixo Rai! era más libre en 2001 de lo que lo somos nosotros ahora” Eva Cortés: “Ixo Rai! era más libre en 2001 de lo que lo somos nosotros ahora”
Eva Cortés es una diseñadora e ilustradora que se formó en Bellas Artes en el Campus de Teruel. Gonzalo Martín

Eva Cortés: “Ixo Rai! era más libre en 2001 de lo que lo somos nosotros ahora”

Un CD que muestra una jotera orinando fue censurado por Vox al considerarlo “inapropiado”

Cada cierto tiempo salta a la palestra el debate entre la libertad de expresión y la censura contra contenidos e imágenes amparada en el respeto a determinados símbolos o colectivos. Ocurrió hace unos meses con el disco Puta de Zahara, en cuya portada aparecía la cantante ataviada como una virgen católica, ocurre periódicamente con portadas de la revista irónica El Jueves contra la Monarquía y también desde posiciones ideológicas contrarias, como cuando se suspendió un seminario sobre pornografía en la Universidad Complutense, en enero de 2020, en cuyo cartel aparecía una mujer atada en actitud de practicar bondage.

En esta ocasión está en el centro de la polémica Eva Cortés, diseñadora gráfica zaragozana, formada en Bellas Artes en el campus de Teruel y afincada actualmente en Valencia.

Suyo es el diseño de la portada de O Zaguer Chilo V, el quinto número de una serie de discos anuales que edita la asociación Nogará Religada recopilando canciones de bandas aragonesas, de diferentes estilos, traducidas al aragonés. En dicha portada aparece el dibujo de una jotera orinando en el suelo, una imagen que alude y homenajea al disco Con el agua al cuello que publicó Ixo Rai en 2001. La semana pasada el equipo de gobierno municipal de Zaragoza (PP-Ciudadanos) retiró una imagen promocional del disco de la web del Ayuntamiento, a instancias de la concejala de Vox Carmen Rouco, que consideró que dicha institución “no puede estar financiando a grupos que proyectan esta imagen nuestras tradiciones, de nuestra jota y de las mujeres zaragozanas”.

La concejala ultraconservadora criticó la portada del disco “porque si queremos que la jota aragonesa sea declarada patrimonio inmaterial de la Unesco esta no puede ser su imagen”; porque en su opinión lanza un mensaje “a los jóvenes” de que puede ser lícito “orinar en la calle”; y porque “una jotera orinando no puede ser la imagen de la jotera feminista que quiere dar el Ayuntamiento”.

Eva Cortés, que asegura que “las mujeres zaragozanas, incluso las joteras, también mean”, y no por ello son menos dignas que el resto, afirma que la polémica le ha pillado a contrapelo porque, pese a que es una activista feminista con trabajos “muy reivindicativos y directos”, nunca imaginó que “una jotera orinando fuera a provocar polvareda”. “¿Dónde está el problema?”, se pregunta.

En opinión de Eva Cortés, en este caso la polémica se ha desatado por dos motivos, uno de índole moral y otro político. El primero tiene que ver con “el concepto que tienen de la feminidad la gente de ideología ultraconservadora como Vox. La mujer no debe llamar la atención, no debe mostrar necesidades fisiológicas, no debe mostrar deseo sexual, ni hacer humor o referencias escatológicas como el hombre”. Aunque admite “que nunca lo sabremos”, Eva Cortés duda de que una portada con un hombre meando en una tapia hubiera generado polémica. “Tanta seguro que no”, afirma.

Por otro lado hay un problema político, según Cortés. “Nogará es una asociación que trabaja la cultura y la lengua aragonesa más allá de la versión pilarista del imaginario de la derecha. Cualquier excusa es buena para ir contra ella, y esta es una bonita forma de boicotear un proyecto de una asociación cuyos miembros, mayoritariamente, son de izquierdas”, ironiza.

En el quinto número de O Zaguer Chilo aparecen 20 temas de grupos aragoneses de rock, pop, rap o canción de autor de artistas como Elem, Chata Flores, Jesús Viñas, o turolenses como Celino Gracia (As mullers explicadas a es ninos), Los Ases del Jiloca (Da-me un besichón) o Idoipe (Encara). Es un proyecto autofinanciado por Nogará que cuenta con el apoyo de diferentes instituciones y colectivos, en el caso del Ayuntamiento de Zaragoza a través de las instalaciones municipales del Laboratorio Audiovisual del Centro de Historias, donde se graban los temas recopilados. “Están muy pesados con el tema del dinero público, diciendo que el ayuntamiento no puede financiar esto o lo otro”, señala la ilustradora. “Pero a mí me pagó Nogará que es quien se autofinancia el disco. La derecha no comprende que no todo es dinero público, y que la izquierda está muy acostumbrada a autofinanciarse”.

Efecto Streisand

Nada más saltar la polémica las redes sociales comenzaron a echar humo, con mensajes de apoyo a una u otra postura. Pero Cortés asegura que el efecto Streisand (así se llama el efecto de magnificar el interés por alguna cuando se intenta censurar) está funcionando y, de hecho, se ha disparado la demanda de camisetas con el diseño de marras en su web evacortesilustra.com. “Solo hay que mirar Twitter”, afirma Cortés. “Ellos (en referencia a Vox) tienen 500 impactos positivos y nosotros 6.000. Pero es que cuando censuras en democracia tienes que hacerlo muy bien, o la gente al final se te echa encima”.

No es la primera polémica en la que se ve envuelta Eva Cortés, quien ya fue criticada por algunos sectores del feminismo que afearon su cartel del 8M en Zaragoza de 2021 porque aparecían dos personas en un balcón tras una bandera transfeminista.

Portada del CD recopilatorio ‘O Zaguer Chilo V’, cuyo diseño fue retirado de la web del Ayuntamiento de Zaragoza a instancias de Vox. Eva Cortés

Durante su época en Teruel, donde estudió Bellas Artes entre 2011 y 2015 -vivió en esta ciudad hasta 2017-, fundó la empresa de economía social Al Cuadrado Solidario junto a Eva Serós con la que comercializaban tazas, cuadernos o póster con diseños humorísticos, reivindicativos y muy críticos con la iglesia, la sexualidad normativa o las instituciones educativas, y también expuso una serie de trabajos muy interesantes, titulados Cartas de amor, en la que cargaba contra el concepto del amor romántico y tradicional. “Incluso cuando no hay polémica suelo ser muy atacada, porque mi perfil es el de una artista feminista, y me han acostumbrado”, reconoce. “No puedo evitar sentir rabia, y estas cosas me estresan y me ponen nerviosa, pero no me afectan en la autoestima, no me están tocando anímicamente. El apoyo que recibes de todo el mundo te da fuerza y seguridad para defenderte y responder”.

Ese apoyo ha llegado a través de las redes sociales de numerosas bandas de música aragonesas, entidades e instituciones culturales y políticas, particulares y la propia asociación Nogará, que respondió en un comunicado a las críticas de Vox.

Nogará se mostró “orgullosa” de la portada de O Zaguer Chilo V asegurando además que “no se trata de un disco de jotas” ni su imagen “supone una representación de la jota”, por lo que no se menoscaba su imagen, que es un proyecto autofinanciado de promoción de la música aragonesa y que “la persona está orinando pero no existe referencia que permita relacionarlo con la vía pública”.

Homenaje a Ixo Rai!

Eva Cortés, por su parte, explica que su ilustración tiene dos elementos conceptuales. En primer lugar refleja “un acto feminista de romper el pudor de las mujeres, obligadas a no poder expresar necesidades fisiológicas o sexuales. Esa educación del pudor castiga la relación con nuestros cuerpos, nos obliga a tener que oler siempre bien, a ser fisnas y no poder ser escatológicas”.

Y por otro, es un homenaje en toda regla a Ixo Rai!, mítico grupo aragonés que en 2001 publicó su primer disco, Con el agua al cuello, en cuya portada aparecía un hombre disfrazado de mujer orinando. “Este diseño está hecho en homenaje a esa banda que nos ha acompañado siempre en las verbenas, que hizo historia y que reivindicó Aragón desde una música que no caduca. Todo el mundo ha bailado alguna de sus canciones al margen de su ideología”.

Tomando esa idea como base, Eva Cortés la trabajó e incluso dulcificó. “Ixo Rai! utilizó un disfraz de mujer, buscando la estética del feísmo, más punky, y yo relamí esa imagen buscando una estética más suave y embellecida, mostrando ese mismo acto punki pero de una forma más agradable y bella”.

Pero no lo suficientemente bella para todos, al parecer. “Lo peor es que Ixo Rai! no tuvo ningún tipo de problema con esa portada. Vivimos en una sociedad polarizada en la que se critica sin información, por pura ideología. Da pena pensarlo, pero Ixo Rai! tenía más libertad en 2001 que nosotros ahora”.

¿Líneas rojas?

Eva Cortés, quien ilustró el dossier sobre Segundo de Chomón en el penúltimo número de la revista turolense Turia, una de las referencias literarias nacionales, opina que “no hay líneas rojas que la libertad de expresión no pueda sobrepasar, más allá de atentar contra un colectivo o contra su seguridad, mientras no sea una llamada a la violencia o a la denigración de un colectivo a través del odio”.

En este sentido hay que recordar la polémica del año pasado y las críticas vertidas contra el cartel para las elecciones de Madrid 2021 con el que Vox denunciaba un desmesurado coste generado por los menores migrantes no acompañados, con el lema Un Mena 4.700 euros al mes. Tu abuela, 426 euros de pensión al mes. Sin embargo en este caso no solo entraba en juego el derecho de expresión, ya que las cifras estaban tergiversadas con objeto de dar la sensación de que el gasto social en materia de inmigración es insostenible e inmoral. Por si fuera poco, y según publicó La Vanguardia, la imagen que representaba al MENA ni era menor, ni inmigrante, ni vivía en España, sino que había sido comprada a un fotógrafo de Bangladesh, que se mostró indignado al conocer el final de su fotografía, en un banco de imágenes. La justicia, por cierto, avaló finalmente el cartel que criticó todo el mundo excepto Vox, en un auto de la Audiencia Provincial de Madrid que situaba el cartel en un “contexto de legítima lucha ideológica-partidista” dando por hecho que en ella se producen “excesos verbales cometidos por unos y otros actores políticos” y que, en cualquier caso, los menores extranjeros no acompañados “representan un evidente problema social y económico”.

Según Eva Cortés, “con la imagen, con los discursos o con el humor hay que controlar en qué contexto se dice algo, pero eso no implica que tengan que existir límites o censuras. Si un discurso no te gusta no hay que censurarlo. Si un discurso hace un daño real a alguien se convierte en un problema de convivencia que hay que solucionar”, asegura la zaragozana, quien opina que “también determinados sectores de la izquierda se han puesto en ocasiones muy viscerales con este tipo de cosas”.

“Lo que no podemos tolerar”, afirma la ilustradora, “es que la ultraderecha utilice la libertad de expresión, que es una herramienta democrática, para defender determinados discursos de odio, y al mismo tiempo quiera vetar aquellos que, sin incitar al odio contra nadie, no coinciden con sus postulados”.

Los mitos de la música y su delicada relación con los guardianes de la moral

Algunos de los mejores artistas de la historia tiene portadas escandalosas o que en su día fueron consideradas escandalosas por las mentes timoratas, pese a lo cual hoy en día siguen considerándose grandes genios de la música. Quizá el más icónico es Unfinished Music Nº1. Two Virgins, el disco que publicaron John Lennon y Yoko Ono en 1968, en cuya portada en blanco y negro aparecen los dos de pie, desnudos.

Lennon también protagonizó una portada polémica junto al resto de compañeros de Los Beatles con Yesterday and Today (1966), en cuya portada los de Liverpool aparecían con bata blanca y rodeados de muñecos rotos y ensangrentados como si hubieran sido descuartizados. En Electric Ladyland (1968) de Jimi Hendrix Experience aparecían ocho chicas con los pechos desnudos que también dieron que hablar, o las dos chicas en lencería de Country Life (1974) de Roxy Music, o el híbrido entre perro y ser humano en el que se convirtió David Bowie en la portada de Diamond Dogs (1974), donde lo más escandaloso no fue el engendro sino los testículos perrunos que dejaba ver.

Scorpions publicó Virgin Killer (1976) con una portada que si bien hace casi medio siglo fue censurada en varios países, en la actualidad probablemente sería constitutiva de delito. En ella aparece una niña de unos 11 años -la sobrina del fotógrafo, según todas las versiones- desnuda, con un efecto de rotura de cristal en su vulva. En 2015 un tribunal sueco consideró ese disco material pornográfico cuando se encontró en poder de un detenido acusado de pedofilia, y el año pasado la web de compra-venta online Tradera retiró el anuncio de un usuario que vendía ese disco tras recibir numerosas denuncias de otros usuarios.

Prince también tuvo serios problemas para colocar en las tiendas Lovesex, en el que aparecía desnudo, precisamente como reacción a la censura por un tema de su anterior LP, Darling Nikki, en el que hablaba de la masturbación.

Rolling Stones también tuvo una larga lista de problemas con canciones y portadas, que comenzaron con el cochambroso water que aparece en Beggars Banquet (1968), una imagen que hoy en día nos parece de lo más inocua. Guns’n’Roses también tuvo que cambiar la portada de su Appetite for destruction, en la que aparecía un robot a punto de atacar a otro que había violado a una chica.

La lista es interminable, y solo teniendo en cuenta bandas o músico conocidos internacionalmente. Pero la palma en cuanto a portadas escandalosas y de mal gusto se la llevan por goleada los mucho menos conocidos Mayhem, banda noruega que publicó de forma pirata el disco en directo Dawn of the Black Hearts (1995). En su portada apareció la fotografía del cadáver del cantante de la banda, el sueco PerYngve Ohlin, tomada por el guitarrista después de que se volara la tapa de los sesos con una escopeta de caza.