Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La Librería de Susana de Calamocha ofreció algunas de las novedades editoriales destacadas al público que acudió a los actos de la primera jornada del salón

Fernando Marías: “Este es el momento de las pequeñas editoriales independientes”

Los libros y los autores regresan a las calles de Calamocha en un salón que durará hasta mañana

El escritor vizcaíno Fernando Marías se mostró el jueves exultante durante la apertura oficial del II Salón Profesional del Libro Endei Norte de Calamocha. Tanto para él como para la provincia de Teruel ha sido el primer gran acto presencial en relación a la industria del libro, después de las suspensiones de ferias y jornadas a las que ha obligado la pandemia -en Teruel capital se celebró el Día del Libro el 23 de abril, con presencia de seis librerías pero sin autores ni editores, que sí estarán presentes del 13 al 16 de este mes-. Por ello dedicó parte de su discurso inaugural a expresar “la alegría de este primer encuentro, que lo ha sido para mí y para mucha gente”, y “la responsabilidad que tenemos todos, en nuestro oficio y fuera de él, de recuperar esa felicidad”. 
“Hace un rato he estado con cuarenta chavales del instituto, aunque fuera con mascarilla, y ahora estoy bajo un estupendo cielo azul en Calamocha, rodeado de personas y de libros. No podría ser más feliz”, aseguraba el bilbaino momentos antes de pronunciar el discurso inaugural de una cita organizada por el Instituto de Estudios Turolenses y el Ayuntamiento de Calamocha, con la colaboración del Ministerio de Cultura a través de la Dirección General del Libro, del Gobierno de Aragón y de la Universidad San Jorge. 
Este Salón Profesional del Libro, cuya última edición tuvo lugar en Ejea de los Caballeros, reúne a numerosos profesionales del sector del libro, poniendo especial hincapié en las editoriales independientes, pero también en los escritores, editores, libreros, distribuidores, correctores, ilustradores, traductores y, como no, en los lectores. 
 En sus palabras inaugurales, Fernando Marías explicó que esa “alegría” cuya recuperación es “responsabilidad de todos”, no será exactamente la misma que conocíamos todos. “Hay cosas que han cambiado y que no volverán a ser iguales, y otras que cambiarán de forma irreversible. Así que tendremos que concentrarnos en reinventar una nueva alegría, y cuanto antes mejor”. 
Pero el escritor no quiso ser agorero ni apocalíptico, porque no todos los cambios tienen que ser, necesariamente, a peor. “Me parece hermoso que este Salón del Libro de Calamocha se dirija precisamente a las pequeñas editoriales independientes, que llevan muchos años sufriendo y a quienes me parece fundamental apoyar”. A este respecto, Marías destacó la presencia del Ministerio de Cultura en el salón calamochino y al resto de administraciones públicas, ya que estaban prácticamente todas; el Ayuntamiento de Calamocha, la Diputación Provincial a través del IET y el Gobierno de Aragón. 
“Es importante que las administraciones comprendan la necesidad de apoyar a las pequeñas editoriales. Los grandes grupos ahí están y cumplen perfectamente su función, pero no puede perderse el espacio para las empresas independientes, para el editor mimoso que cuida y personaliza cada edición, que apuesta personalmente por una obra o un autor y que se mantiene fiel a él”, explicó. 
Pero es que además “este es el momento de esas pequeñas editoriales”, asevera Fernando Marías. “Las independientes están en un momento muy bueno para expandirse, quizá no de forma inmediata pero sí poco a poco. Los libros de calidad se valoran cada vez más y los escritores jóvenes que van a renovar el panorama en la literatura española van a entrar a través de ellas”.

Apoyo institucional
Precisamente ese apoyo por parte de las administraciones públicas a la industria del libro centró la atención de una de las primeras mesas redondas del salón, que se celebró el jueves. Titulada Instituciones en pro de la cultura, participaron Manuel Rando, presidente de la Diputación de Teruel y alcalde de Calamocha; Diego Piñeiro, director del IET, María José Gálvez, directora general del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura; Víctor Lucea, director general de Cultura del Gobierno de Aragón; y Carlos Pérez Caseiras en nombre de la Universidad de San Jorge. 
Los ponentes coincidieron en que las administraciones no pueden dejar de lado al sector cultural por varias razones; por el papel esencial que ha jugado durante esta crisis sanitaria -y cualquier crisis-; por la necesidad de alimento cultural que tiene cualquier sociedad madura y libre que quiera seguir siéndolo; y por la importancia económica que el sector del libro tiene para miles de familias en España, entre otras razones. 
La primera jornada del Salón Profesional del Libro Endei Norte de Calamocha, que se prolongará hasta el sábado, dio para mucho más. Los editores Jesús Egido (Reino de Cordelia), Abelardo Linares (Renacimiento) y Antonio Pérez Lasheras (Prensas Universidad de Zaragoza), en representación de las más de 30 editoriales independientes presentes en el salón, formaron la mesa redonda titulada Pequeñas grandes editoriales de nuestro tiempo, donde se habló de la evolución y la adaptación de las editoriales tradicionales a los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías, sobre la búsqueda de un nicho de mercado que no pueden ocupar otras estructuras empresariales, y de cómo la pandemia por coronavirus ha tenido algún efecto positivo, ya que ha puesto de manifiesto que la lectura sigue siendo un bien de primera necesidad. 
Los estudiantes de Calamocha tuvieron además ocasión de escuchar a Asun Sarrado, responsable de la editorial Cosquillas de Monzón, que ofreció la charla El oficio de editor en el colegio público Ricardo Mallén. Por su parte Fernando Marías compareció en el IES Valle del Jiloca donde habló del oficio de escritor, y, sin edulcorar una realidad que no es ni fácil ni más fácil que hace unos años, aseguró que “no solo es el mejor oficio del mundo, sino que además, pese a todo, sigue siendo posible vivir de hacer lo que a uno más le apasiona”.
El propio Fernando Marías inauguró la exposición Frankenstein Resuturado, que podrá verse en Calamocha durante estos días. La muestra parte del libro que ideó el bilbaino y que publicó la editorial Alrevés en 2018. Coincidiendo con 200 aniversario del nacimiento de Frankenstein, creado por Mary Shelley, se planteó una obra compuesta por relatos en los que se situara al personaje en cada una de las 20 décadas que han transcurrido desde entonces. “El libro fue espléndidamente ilustrado, y parte de esas ilustraciones son las que pueden verse en la exposición, con paneles que miden exactamente 248 centímetros, que es lo que medía Frankenstein según su creadora”, explicó Marías. Y precisamente Alrevés será la editorial que sacará en septiembre el próximo libro de Fernando Marías, sobre el que no puede adelantar ningún detalle todavía, y que rompe un silencio literario de seis años.

Venta de libros
Además la Librería de Susana abrió una serie de mesas en el Parque Municipal de Calamocha donde ver y comprar algunas de las novedades más importantes del mercado editorial, y que volverán a instalarse durante las jornadas de hoy y de mañana.
Porque la actividad en torno al libro va a continuar en Calamocha. Hoy tendrá un componente esencialmente profesional, aunque todos los actos y ponencias están abiertas al público general, y mañana sábado todo estará más dirigido al público general, con charlas y presentaciones de autores como Juan Bolea, Christina Linares, María Oset, Antón Castro, Mariela Cisneros, Sandra Araguás, Miguel Serrano o Mario Hinojosa, entre otros.