Síguenos
Guada Caulín expone ‘Criogénesis’ en la Sala José Lapayese de Calamocha Guada Caulín expone ‘Criogénesis’ en la Sala José Lapayese de Calamocha
Un pequeño colirrojo tizón muerto, protagonista de una de las fotografías del proyecto ‘Criogénesis’ de Caulín. G. Caulín

Guada Caulín expone ‘Criogénesis’ en la Sala José Lapayese de Calamocha

La muestra rescata el proyecto que dio a conocer el trabajo de la fotógrafa

La Sala José Lapayese de Calamocha propone un viaje a los orígenes fotográficos de Guada Caulín, la artista albaceteña afincada desde hace algunos años en Teruel. En esta ciudad se dio a conocer al público como fotógrafa hace tres años, en septiembre de 2018, cuando expuso la serie Criogénesis en la Fonda del Tozal, dentro del ciclo de muestras que organiza la Sociedad Fotográfica Turolense.

La exposición está formada por una decena de imágenes que forman parte la serie Criogénesis de Caulín, realizada durante el invierno 2017-2018 en los alrededores de Teruel y en localidades como Cedrillas, La Hoz de la Vieja, Montalbán o Castel de Cabra, entre otras. En esencia se trata de planos cortos en los que el elemento protagonista es el hielo y la nieve -sujetos no siempre fáciles de fotografiar debido a la gran cantidad de luz que reflejan- interactuando con otros elementos naturales, como ramas, hojas, pequeñas plantas y animales o huellas de estos, con cuidadosos enfoques y composiciones elegantes y muy sugerentes.

Conceptualmente la serie hace referencia a la ambivalencia del invierno y de las bajas temperaturas, que por un lado significan la paralización del ciclo natural, la aparente detención de la propia vida, pero por otro lado la preservan y la conservan en estado latente a la espera de un nuevo renacimiento durante la siguiente primavera.

En las imágenes también destaca el minimalismo de elementos que simplifica el discurso. Este lo abre una fotografía de las huellas de un pequeño pájaro sobre la nieve, testigos de la vida que resiste amagada, y lo cierra la imagen de un pequeño colirrojo tizón, que a su vez cierra el ciclo de la vida.

Aunque Criogénesis fue el primer proyecto que Guada Caulín expuso de forma individual, no responde a sus inicios como fotógrafa, y de hecho de algún modo rompió con una trayectoria personal que se dirigía en mayor medida hacia la fotografía urbana, el predominio de los grises oscuros y la fotografía nocturna. Por eso la propia Caulín explicaba en su día que el proyecto no deja de ser “incidental”, y que nació casi sin proponérselo realizando fotografía de paisaje durante el invierno.

La exposición Criogénesis se clausurará oficialmente en un acto que tendrá lugar el próximo 26 de noviembre a las 20 horas, con presencia de la propia autora, aunque las fotografías permanecerán hasta el 30 de noviembre en la sala, donde pueden visitarse de lunes a viernes entre las 16 y las 21 horas. También es posible concertar visitas por las mañanas, poniéndose en contacto con el espacio municipal calamochino en el 978 730 050 / extensión 2.

Desde que Guada Caulín expuso por primera vez Criogénesis en Teruel hace tres años, sorprendiendo por el tratamiento del color y de la luz de sus fotos el protagonista era el blanco de la nieve y el hielo del invierno turolense-, Caulín ha participado en varios proyectos culturales colectivos. Entre ellos, destaca el proyecto Enraizadas, realizado junto a Vega Latorre, que ofreció una interesante visión de la España Vaciada. Este trabajo reúne fotografía y poesía desde la óptica nada catastrofista de las mujeres que han decidido quedarse en pueblos como Bañón, Calamocha, Burbáguena, Báguena o Santa Cruz de Nogueras. Hoy en día esa temática se trata con relativa frecuencia, pero en mayo de 2019 no era tan habitual, ya que el debate sobre los desequilibrios de población estaban dominados por un discurso más pesimista, que hacía más hincapié en quienes se marchaban que en quienes se han quedado. Este proyecto ha visitado diferentes salas, como el Museo del Jamón de Calamocha, Allepuz, el Casino de Teruel o durante Teruel Punto Photo 2019. Otro de los proyectos en los que ha participado Guada Caulín fue la ilustración fotográfica del libro de relatos Eros y Thanatos, cuyos textos fueron realizados por la Elena Gómez. Este libro vio la luz durante 2020.