Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Javier Clemente, 'DJ Poyo': “El mes de agosto es una locura,  tengo más actuaciones que días” Javier Clemente, 'DJ Poyo': “El mes de agosto es una locura,  tengo más actuaciones que días”
Javier Clemente, ‘DJ Poyo’, durante una actuación en la plaza de toros de Teruel

Javier Clemente, 'DJ Poyo': “El mes de agosto es una locura, tengo más actuaciones que días”

“La Vaquilla es la mejor fiesta donde he actuado, sin ningún problema y encima gratuita”
Javier Clemente, conocido artísticamente como DJ Poyo (Villarquemado, 1996), se encuentra recorriendo este verano toda la provincia de Teruel haciendo disfrutar a la gente con su música y mezclas en las fiestas patronales de los pueblos, que regresan tras dos años sin poder celebrarse por la pandemia.

 -Un regreso esperado. ¿Cómo está viviendo la vuelta de las fiestas patronales?

-Bien, con mucha faena, no tenemos tiempo para nada, vamos de un pueblo para otro.

-¿Tenía ganas de que volvieran?

-Sí, claro, sobre todo por reencontrarnos todos. Además de ello, porque es una cosa necesaria el salir a disfrutar de las fiestas de los pueblos.

-¿Ha aumentado mucho el trabajo? No solo en relación al año pasado sino también al año 2019, que fue el último con fiestas patronales.

-Sí, hemos aumentado mucho el trabajo, yo nunca había tenido tantas actuaciones. Este verano llego a tener varios pueblos el mismo día, porque hay muchos tardeos, que han aumentado muchísimo. Antes la fiesta de la tarde no era común, y ahora la fiesta más gorda es a la tarde.

-Cambiando de tema, ¿cómo transcurrió la pandemia para alguien como usted que depende tanto del mundo del espectáculo y de los eventos?

-Yo, la verdad, lo he llevado bien, debido a que tengo mi trabajo aparte, pero sí que tengo compañeros que lo han pasado bastante mal, ya que han sido dos años muy duros sin poder trabajar y ha sido bastante difícil para ellos. Para mí fue más fácil, pero ahora voy con mucha faena.

-En relación con sus actuaciones, ¿está mejorando la técnica a la hora de pinchar?

-Sí, la verdad es que ahora estoy mejorando bastante, gracias a la práctica, porque ahora estoy pinchando más que nunca, me pego los fines de semana fuera de casa enteros prácticamente. Además, ahora he encontrado sitios nuevos de descarga de música y me he comprado un equipo nuevo, todo ello hace que sea más fácil el mejorar.

-¿Cuántas actuaciones tiene en agosto?

-Más que días, a grosso modo unas 48 años.

-¿Es el mes fuerte del año?

-Sí, con diferencia, por eso existe el dicho de “hacer el agosto”.

-Cambiando de perspectiva, ¿de dónde viene el nombre artístico de ‘DJ Poyo’?

-Poyo es un nombre familiar, por parte de Celadas, de donde es mi padre. La anécdota viene de cuando yo empecé a pinchar con 14 años en un pub de Villarquemado y el dueño del bar me puso ese nombre, sin yo decirle nada, al hacer el cartel de la fiesta que se iba a llevar a cabo en el pub.  Al principio no sabía si dejármelo o no, pero una vez que di el salto a La Zona de Teruel, el nombre se me quedó.

-¿En qué año fueron sus comienzos?

-En 2012 en un pub, pero ya en 2011 iba a las peñas de mi pueblo a pinchar.

-¿Y se imaginaba llegar al número de ‘bolos’ que tiene este verano?

-Qué va, cuando actue la primera vez en La Zona de Teruel ya cumplí mi sueño, lo que ha ido viniendo después ha sido un regalo. Pinchar en las Fallas de Valencia ante 7.000 personas es algo que no te imaginas en la vida. Por ejemplo, este año voy a Calatayud, a San Roque, a pinchar o que te llamen de Zaragoza para mezclar allí, son cosas que no te imaginas. También la Nochevieja de este año la tengo en Ciudad Real, algo que era impensable para mí.

-De todos los lugares donde ha actuado, ¿cuál destacaría?

-No me tengo que ir muy lejos, lo que más me gusta son las Fiestas del Ángel de Teruel. No he visto ninguna fiesta tan buena como La Vaquilla, sin ningún problema y gratis. Lo que tenemos aquí en Teruel es algo que debemos cuidar y seguir conservando, también las de los pueblos de la provincia, que son espectaculares.

-¿Cómo es un bolo típico suyo en verano? ¿Que duración tiene?

-Mis actuaciones duran entre dos horas y media y tres horas. Eso es lo que me permite hacer más de una actuación por día. Ahora mismo llevo a cabo entre dos y tres actuaciones por día. Un ejemplo de ello fue el último sábado de julio, cuando tuve un tardeo en Monreal del Campo, hice la primera parte de la noche en Pozondón y finalicé con el cierre en Los Santos (Comunidad Valenciana). Al hacer dos horas y media, esto me permite estar más fresco, sin aborrecerme a mí mismo. Es lo que consideré: si quería hacer un trabajo bien, ese era el tiempo adecuado.

-Son muchas horas y kilómetros en la carretera. ¿Le recompensa todo ese esfuerzo?

-Sí, claro, yo esto nunca lo he hecho por dinero, sino simplemente porque me gusta. Lo que ocurre es que este año estoy yendo muy hasta arriba de faena, y seguramente en diciembre me replantearé si seguir a este ritmo. Hasta ahora me ha compensado, pero este verano no tengo tiempo ni para descansar y es algo que me está costando llevar.

-En su caso, trabajando aparte, no tendrá tiempo ni para salir un día con sus amigos, por ejemplo...

-Efectivamente, entre semana trabajo de mañanas siempre, y luego el fin de semana no paro. Otro ejemplo: el primer fin de semana de agosto tuve un tardeo el viernes en Cedrillas y después me fui al Villarejo, donde hice la noche. Te levantas al día siguiente súper tarde, y luego el lunes a las cinco de la mañana te tienes que despertar para ir a trabajar. Al final este ritmo es una locura, lo puedes llevar tres o cuatro meses.

-Claro, porque al final hasta las vacaciones de su trabajo las utiliza para ir de DJ, ¿no?

-Sí, las tengo para ello.

-Con respecto a su futuro, ¿cuál es su sueño dentro de este mundillo?

-Pues la verdad es que el sueño de la música tiene las alas muy cortas. Quiero centrarme ahora, cambiaré de etapa este diciembre y bajaré el ritmo de actuaciones.

-Por ejemplo, ¿le gustaría producir música y sacar algún sello musical?

-He probado a producir música, y lo que te digo, las actuaciones no me dejan más tiempo aparte mi trabajo. He probado a formarme en la producción musical y la verdad es que tienes que tener mucho tiempo, del que ahora no dispongo.

-¿No se ve dándose una oportunidad para producir?

-No, porque en la actualidad vivimos en un mercado donde la música es de copia y pega, donde una canción esta de moda dos semanas.
No veo que con una canción que saques te asegures tu trabajo para tu vida, y más con la competencia que hay ahora mismo. Llega un momento en el que tienes que priorizar el hacérselo pasar bien a la gente o el estar en un estudio creando música.

-¿Piensa que ser DJ es algo más que poner canciones al público?

-Sí, claro, ser DJ es llegar a un pueblo y tener que relacionarte con toda la gente y hacer que esta disfrute. Ser parte de las fiestas y sobre todo disfrutar de lo que haces, tú no puedes ir allí como alguien que se levanta entre semana para ir a trabajar, tú tienes que ir a disfrutar. Entonces un Dj tiene que ser alguien al que le apetezca ir a cada sitio que lo llamen. Haya veinte personas o haya 6.000, tú tienes que ir a disfrutar y ser uno más de la fiesta. Cada pueblo tiene que ser como si actuaras en el tuyo.

-¿Qué consejos le daría a un chaval que como usted comience en este mundillo con 14 años?

-Lo primero, que valore muchísimo el trabajo que realizan sus compañeros del mundo de la noche. Que tenga los pies en la tierra y más en la actualidad, con las redes sociales, con las cosas buenas que le puedan decir. Tampoco que se venga abajo por cualquier comentario malo hacia él. Porque a mí me dijeron desde pequeño que con ese nombre no iba a llegar a ningún sitio y creo que algo he hecho, de Teruel he conseguido todo lo que podría haber soñado.

Y primordial, que arriesgue. Yo, por ejemplo, he arriesgado con una línea de merchandising gratis, como arriesgas con un cierre distinto para una fiesta. Es importante ser capaz de diferenciarte, pero sin hacerle a nadie  mal. No puedes arriesgar copiando a alguien, sino que lo que hagas salga de ti. Y sobre todo tener los pies en el suelo.