Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Jesús Soria Caro cerró el curso en el club de lectura ‘Las cosas del leer’ Jesús Soria Caro cerró el curso en el club de lectura ‘Las cosas del leer’
Jesús Soria Caro, durante su encuentro con los lectores de ‘Las cosas del leer’

Jesús Soria Caro cerró el curso en el club de lectura ‘Las cosas del leer’

El poeta recitó poemas de ‘The end’ o ‘Diario de Oceanía’, entre otras obras

El club de lectura del IES Santa Emerenciana Las cosas del leer puso su broche de oro al curso 2021/22 con el poeta aragonés contemporáneo Jesús Soria Caro (Zaragoza, 1977), autor que además es profesor de secundaria, articulista y crítico literario en diferentes medios de comunicación. Como poeta ha publicado The end (Aqua, 2008), con el que obtuvo el Primer Premio de Poesía Delegación del Gobierno de Aragón en 2008, Diccionario del tiempo (Lastura, 2017), Diario de Oceanía (Los bigotes del Potemkin, 2017) y Sum(ido) 366 (Ediciones En huida, 2018).

Soria Caro mantuvo un encuentro con los lectores del club donde el mayor protagonismo fue para The end, poemario cuya temática es el cine. Recoge poemas-película (Irma la dulce, Un perro andaluz, Casablanca, Espartaco, El gran dictador…) que tratan de mostrar una nueva sentimentalidad: el cine desde la poesía o viceversa. Así, Jesús Soria se convierte en un don Quijote moderno, seducido no por las novelas de caballerías, sino por la gran pantalla blanca y crea una nueva realidad en la que confluyen experiencia, realismo meditativo, espíritu, compromiso, incertidumbre, humanismo solidario… En suma, su poesía es una poesía diferente.

Para Jesús Soria Caro la poesía es la mejor forma de alcanzar la Verdad, la esencia del no-yo, un concepto que se repite en su estética y que no es sino el yo que permanece oculto por las convenciones sociales y que cambia con el paso del tiempo.

Como el Quijote de Cervantes que salía al mundo en busca de aventuras, Soria también es un viajero infatigable en cuyos poemas plasma una conjunción perfecta de dos tópicos clásicos: el del Homo viator y el de la Vita flumen. Y es que eso es lo que hace el autor aragonés con su poesía: buscarle el sentido a la existencia, a la identidad, al tiempo, a la vida.

Además, el poeta deleitó al público del club de lectura de Santa Emerenciana también con algunos poemas de Diario de Oceanía y el Diccionario del tiempo en el que confluyen a través del abecedario el pasado, el presente y el futuro en un crisol de estilos que fusiona el Modernismo y su búsqueda de la belleza, con la poética de la vanguardia y su experimentalismo, entre otros estilos. Es una obra de arte desde la portada en la que aglutina las ideas claves del libro: un barquero, cuya cabeza es un interrogante, que rema en el río de la vida, lleno de relojes.