Síguenos
Jorge Egea y Luca Freschi reivindican la universalidad del arte de inspiración clásica Jorge Egea y Luca Freschi reivindican la universalidad del arte de inspiración clásica
Luca Freschi y Jorge Egea, de izquierda a derecha, durante la inauguración de la muestra en el Museo Diocesano de Barcelona, este jueves

Jorge Egea y Luca Freschi reivindican la universalidad del arte de inspiración clásica

El alcañizano y el italiano acaba de abrir dos exposiciones conjuntas en Barcelona
banner click 244 banner 244

El culto a los cánones clásicos del cuerpo humano y la perfección idealizada de nuestra herencia grecorromana se reúnen desde dos perspectivas diferentes en Barcelona de la mano de dos artistas, el alcañizano afincado en la ciudad condal Jorge Egea y el italiano Luca Freschi. Los dos exponen por partida doble y al alimón Dialogi Paralelli (Diálogos paralelos), una muestra que este jueves abrieron en el Museo Diocesano de Barcelona (MDB) y ayer en el Museo Europeo de Arte Modernos (MEAM). Ambos conjuntos escultóricos permanecerán expuestos hasta el 18 de febrero en el primero de los espacios y hasta el 29 de enero en el segundo.

Egea y Freschi coincidieron por primera vez a partir de la muestra Martyrium Sanctae Eulaliae del MEAM, desarrollada por el laboratorio The Crossing Lab que puso en marcha hace casi dos décadas el alcañizano junto a Ramón Casanova en el marco de la Universidad de Barcelona. Esa exposición pluridisciplinar, creada en torno a la adoración/rechazo del icono martirizado a propósito de Santa Eulalia, ejecutada en Emérita Augusta por orden de Diocleciano, viajó por numerosos espacios, entre ellos Alcañiz y Valderrobres, en 2014, y puso en contacto a un grupo de creadores inquietos italoespañoles.

Desde entonces Egea y Freschi, que formaron parte de la nómina de artistas, han mantenido una constante conexión artística y personal. Y diez años después vuelven a exponer juntos, con obras personas y maduras, que exploran el volumen clásico desde el ámbito del cuerpo humano, en el que Jorge Egea es un virtuoso, y de la instalación escultórica, campo que frecuenta habitualmente Luca Freschi.

Dos muestras conectadas

El diálogo paralelo que confoman sus piezas regresa propiamente a la exposición del MEAM, con el comisariado de Cristina Rodríguez-Samaniego, aunque tiene una especie de extensión recordando y ampliando ese trabajo de hace una década, dedicado a la iconografía de Santa Eulalia, que se inauguró el jueves en el Museo Diocesano de Barcelona, con el comisariado de Giovanni Gardini.

Jorge Egea y Luca Freschi representan un catálogo de obras, sensibilidades y trayectorias muy diferenciadas entre sí, pero con la terracota como material principal para ambos artistas, y una honda preocupación por la existencia humana desde lenguajes figurativos muy diferenciados.

También tienen en común la influencia que ejerce sobre ambos autores la cultura y la estética clásica en sus decisiones artísticas, el equilibrio de líneas y los cánones de la perfección buscada en los ideales estéticos, que son el reflejo de los ideales morales. Ideales que convierten la figuración clásica en absolutamente atemporales y trascendentes.

Clásico y contemporáneo

En Dialoghi Paralleli Jorge Egea expone esa atemporalidad y la reivindica como universal, al menos dentro del ámbito estético europeo. La herencia grecorromana es al arte lo que el blues a la música, el inicio de todo. Y Freschi relaciona esa herencia con el arte contemporáneo, donde la escultura, la pintura y la instalación conviven en una disciplina que es en realidad un conjunto de disciplinas, y demuestra que ni lo nuevo es tan nuevo ni lo viejo es tan viejo. Donde existe coherencia no hay ruptura.

En palabras de la comisaria en el MEAM Cristina Rodríguez-Samaniego, “la exposición propone una inspiradora reflexión en torno a la fragilidad de la existencia humana, sobre lo efímero de la vida y la fugacidad de nuestro tiempo, tomando como hilo conductor la idea del fragmento, de lo parcial, de aquello que se ha quebrado y ha perdido su integridad inicial. En este sentido, la selección de obras que conforman Dialoghi Paralleli refleja poéticamente la tensión entre lo eterno, lo imperturbable, lo sagrado, y el mundo que nos rodea, marcado por la relatividad y el cambio constante”.

Jorge Egea nació en Alcañiz en 1975 y se doctoró en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona en 2005 con la tesis Modelado, creación y conocimiento. Spiritus classicus. Es profesor del departamento de Escultura de la Universidad de Barcelona y durante una década ha colaborado como profesor invitado en universidades europeas y en la California Sculptura Academy (EEUU). Egea tiene una gran presencia en la escena expositiva nacional e internacional. Su obra ha podido verse en Francia, Italia, EEUU y Japón, así como en museos de toda España, incluida la provincia de Teruel. Entre sus reconocimientos figuran premios como la Beca de la Fundación Güell de Escultura (1998), el Premio del Círculo Artístico de Sant Lluc (2003), el Kobe City Board of Educatión Prize (2008), el Premio Racimos (2018), el Premio Sant Jordi de Escultura (2019) o el Galardón Torres García de Escultura (2023).

Por su parte, el artista italiano Luca Freschi (1982) se graduó en la Academia de Bellas Artes de Bolonia y ha expuesto su obra principalmente en Italia, pero también en España o Alemania. Sus principales inquietudes artísticas tienen que ver sobre todo con la alteridad de la figura humana y en la memoria personal y colectiva mediante el uso de la técnica del molde.