Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La Biblioteca Javier Sierra, un centro de referencia cultural que cumple 175 años La Biblioteca Javier Sierra, un centro de referencia cultural que cumple 175 años
Imagen de la Biblioteca Pública Javier Sierra, que desde 1953 ocupa la Casa de Cultura que se construyó en la plaza Pérez Prado o plaza del Seminario de Teruel

La Biblioteca Javier Sierra, un centro de referencia cultural que cumple 175 años

Ha trasladado a la redes sociales la celebración del Día Mundial de estos centros

La Biblioteca Pública de Teruel cumple 175 años y, con motivo de la conmemoración ayer del Día de las Bibliotecas, durante toda la semana se han desarrollado actos que, debido a la situación sanitaria, se han trasladado al formato digital. A través de su página web, de YouTube y Facebook se ha podido participar en un amplio programa de actividades, al igual que han llevado a cabo en otros centros de la red aragonesa.

La directora de la Biblioteca Pública de Teruel, Mar Sarto, destaca la implicación de los trabajadores del centro que, entre otras acciones en las redes sociales, ayer colgaron un video conmemorativo de los 175 años de esta institución. Fue en 1845 cuando esta y otras bibliotecas se constituyeron en España. Desde entonces han ido evolucionando con la sociedad y ahora tienen dos puertas abiertas, la física y la virtual.

En el Día de las Bibliotecas no quisieron olvidarse tampoco de los más pequeños, la cantera de lectores, y para ellos ofrecieron un maratón de cuentos, que no podría empezar de otra manera, con Palabras, Palibros y Palibres, pronunciadas por Maricuela.

Si los niños son el futuro, no hay que olvidarse del pasado. La Biblioteca de Teruel nació en 1845 y tres años más tarde contaba con 800 volúmenes procedentes de los conventos de los Jesuitas, de San Francisco y de la Merced. En 1878 fue declarada Biblioteca Pública por Real Decreto y contaba con 5.000 volúmenes.

Después de compartir espacio con el instituto, en 1942 la Biblioteca se instala en un edificio nuevo, en la calle de los Amantes, donde permaneció más de una década hasta desplazarse a su ubicación actual.

Tras la Guerra Civil el Ministerio de Educación promovió la construcción del edificio actual como Casa de la Cultura en la plaza de Pérez Prado o plaza del Seminario. Fue proyectada en 1942 por los arquitectos José María Galán y Carlos Soler, aunque su azarosa construcción no finalizará hasta 1952. Ocupa los terrenos donde antiguamente se ubicaba la prisión provincial. En 1953 se inaugura como Palacio Provincial de Archivos, Bibliotecas y Museos. Fue el 15 de junio durante la visita efectuada por Franco a Teruel acompañado por el ministro de Educación Nacional, Ruiz Jiménez. Justo mañana hace 67 años pasó a denominarse Casa de Cultura por orden ministerial y así lo indicó en su fachada durante muchos años.

Galán y Soler propusieron un modelo de palacio aragonés renacentista siguiendo la línea estética de la plaza San Juan. 

Estos arquitectos querían también subrayar su uso cultural al entroncarlo con una época tan fructífera en este aspecto como fue el renacimiento aragonés, como se destaca en la publicación La reconstrucción de Teruel 1939-1957.

Este edificio recuerda en gran medida al palacio de los condes de Luna, que luego sería audiencia, en el Coso zaragozano, al que se le han añadido otros elementos que le dan personalidad como una serie de relieves, de corte clásico, que representan la Literatura, la Escultura, la Arquitectura y la Pintura, diseñados por Ángel Novella en 1952.

La puerta de acceso va precedida por un elemento ajeno al resto de la composición: un pórtico con seis columnas, “en el deseo de recalcar el carácter cultural del edificio que enlaza con la antigüedad clásica”.

Interiormente el edificio se distribuyó adaptándose a los usos pensados cuando se proyectó. Una gran escalera central, decorada con vidrieras pintadas con una alegoría a la sabiduría, une las tres plantas del edificio y el semisótano. Este se pensó como espacio para almacenes, para una sala des restauración y para la calefacción.

La planta calle se ideó con unos grandes ventanales para dar luz a las salas del museo, la planta segunda para la biblioteca  y la superior para archivo y vivienda del conserje.

La actual distribución de espacios y sus contenidos nada tiene que ver con los que se proyectaron hace 60 años. En 1999 se acometió una remodelación del edificio. Las obras finalizaron en 2001. El proyecto de reforma permitió aumentar la superficie a 2.031 m2 útiles. 

En la actualidad, el sótano cuenta con estancias destinadas a los depósitos de la biblioteca de acceso restringido al personal; la planta calle es la sala de géneros literarios, hemeroteca y sala infantil y juvenil; la planta primera, sala de préstamo e información bibliográfica y la segunda, la sala de música cine e informática y sala de investigadores.

La titularidad de la Biblioteca corresponde al Ministerio de Cultura y la gestión al Gobierno autonómico. 

Fondos

A lo largo del tiempo las colecciones de la Biblioteca han ido aumentando y se han sumado fondos de especial interés como el del periodista e historiador turolense Domingo Gascón y Guimbao o por ejemplo la aportación de Radio Nacional de España, que depositó en régimen de comodato 21.090 discos, de vinilo, discos de 78 RPM o pizarra. Según los datos correspondientes a 2019, que se pueden consultar en la página web de la propia Biblioteca Pública de Teruel, en 2019 había 114.135 unidades físicas, entre libros y folletos, documentos sonoros, electrónicos y gráficos, audivisuales, cartografía, música impresa, microformas y diapositivas. Además, se conservan 4.604 documentos anteriores  a 1901 y 32.000 publicaciones seriadas.

En 2007 el escritor turolense, Javier Sierra, -que desde el año pasado da nombre al centro- decidió depositar su legado en la Biblioteca de su ciudad y ese mismo año, Teruel fue elegida a nivel nacional para celebrar el Día de las Bibliotecas, que desde el pasado año lleva el lema bajo el lema Aptas para todos los públicos y que en cada edición se dedica a un tema concreto. La edición de este año, bajo el lema Bibliotecas, siempre a tu lado se centra en destacar el importante papel que juegan las bibliotecas ofreciendo acceso a la cultura, al conocimiento y al entretenimiento en cualquier lugar y circunstancia.

Con esta labor se ha querido  poner en valor la capacidad que han demostrado las bibliotecas, independientemente de su tipología o titularidad, para continuar ofreciendo sus servicios en circunstancias tan complejas como las derivadas de la crisis sanitaria de la Covid-19. Además de reconocer el gran esfuerzo realizado por los bibliotecarios para adaptarse a las nuevas necesidades de los usuarios y continuar desarrollando su trabajo, incluso desde sus casas.

Asimismo se ha querido resaltar también la gran labor que desempeñan las bibliotecas situadas en el mundo rural o en entornos especiales como hospitales o prisiones, así como todas aquellas iniciativas y servicios de extensión bibliotecaria que se ponen en marcha para acercar los servicios bibliotecarios a cualquier tipo de usuarios, en cualquier circunstancia y en cualquier lugar.

La Biblioteca Pública del Estado Javier Sierra se integra dentro de la Red de Bibliotecas de Aragón, que se creó en 2004 y que está formada actualmente por la Biblioteca de Aragón, las de las tres capitales de provincia y las de 94 bibliotecas públicas municipales.

Apoyo a los escritores turolenses con la difusión y adquisición de sus obras

Pasar de coger libros de sus estanterías a ver tu nombre en el lomo de alguno de sus volúmenes es una experiencia que algunos turolenses han vivido al menos una vez en su vida. Así lo reconocía el propio Javier Sierra, que durante su niñez recorrió los pasillos de sus salas, pero también le pasa a Elifio Féliz de Vargas, cuando va a sacar prestados libros con sus hijos, o a Rubén Sáez, que engrosa los fondos de la biblioteca con sus libros sobre armamento histórico. 

Precisamente, Sáez protagonizó uno de los juegos que desde la Biblioteca plantearon a través de las redes sociales durante esta semana con motivo de los actos programados para el Día de Las Bibliotecas y que se fijó también en otros aspectos como el de los viajes. Y es que los libros permiten descubrir lugares lejanos sin levantarte del sillón de casa.

Además de ser un gran contenedor de cultura, las bibliotecas cumplen una importante labor cultural y educativa. La Biblioteca Javier Sierra hace también un guiño a su pasado como Casa de Cultura. Durante el año pasado se realizaron 69 actividades culturales, con tanto éxito algunas, sobre todo las del público infantil, que el aforo se quedaba pequeño. 

En el día a día, sus responsables asesoran a sus usuarios y si antes se hacía personalmente ahora se hace también de forma virtual. En la página web de la biblioteca se puede acceder al catálogo de novedades y recomendaciones para quien no sabe qué llevarse a casa.

Esta herramienta fue muy útil durante el estado de alarma por la pandemia y lo puede volver a serlo ahora, cuando se inicia otra etapa de confinamiento. En la celebración del Día de las Bibliotecas, que este viernes se celebró en Santander, la directora general del Libro aseguró que durante la pandemia “se ha leído más”, con un mayor acceso a la lectura, y señaló que así se demuestra que las bibliotecas “son una inversión” y no un gasto. 

“Las bibliotecas han estado físicamente cerradas pero han seguido prestando su servicio esencial, que es que la gente pueda leer, sin importar la capacidad económica o dónde viva”, añadió. 

El Día de las Bibliotecas se celebra en España desde el 24 de octubre de 1997, como recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada en 1992.