Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Javier Sierra protagonizó la última presentación de la Feria, con ‘El Mensaje de Pandora’ (Planeta)

La Feria del Libro de Teruel cifra en 13.000 personas de todo el mundo el alcance total de la cita ‘online’

Javier Sierra y José Luis Corral clausuraron el evento

La quinta edición de la Feria del Libro y el Cómic de Teruel se cerró el domingo con la participación de Javier Sierra y José Luis Corral, tras 20 presentaciones, 37 autores, 33 libros y una media de 90 lectores en cada transmisión en streming. La Asociación Provincial de Libreros de Teruel, que en menos de tres días tuvo que activar el plan B para que la feria inicialmente prevista en la Glorieta pudiera desarrollarse por videoconferencia, con el mismo programa que estaba diseñado para su versión presencial original, estima que la feria ha llegado a casi 13.000 personas a través de las redes sociales, e hizo un balance muy positivo de la feria: “Estoy ha sido una experiencia piloto en Teruel y hemos comprobado que la gente responde”, explico el director de la feria, Joaquín Guillén. “No solo se han registrado muchas visualizaciones a posteriori de las intervenciones, sino un buen nivel de participación en directo a través de las salas de Zoom”. “Tener el sábado y el domingo 90 personas siguiendo en directo las presentaciones literarias es para nosotros muy importante, porque supone volver a tener en Teruel un panorama cultural al nivel de cualquier otra ciudad española”.

Corral y Sierra

En lo literario, José Luis Corral con El Conquistador (Ediciones B) y Javier Sierra con El mensaje de Pandora (Planeta) fueron dos de los grandes protagonistas de la jornada del domingo. 

El darocense definió El Conquistador como “una novela que hacía falta en estos tiempos”. “La historia es maestra de vida, y por eso es más del presente que del pasado, aunque parezca lo contrario. Y la historia sirve para explicar el presente. No para justificarlo, sino para explicarlo”. José Luis Corral es un furibundo enemigo del presentismo, “que consiste en crear una idea del presente, la que sea, y proyectarla hacia atrás para construir un pasado tergiversado y manipulado que lo justifique”.

El Conquistador, novela sobre la peripecia vital de Jaime I, construye un puente literario a través de la figura de este rey entre el siglo XIII y el XXI. “Jaime I es un personaje extraordinario  y fascinante que de hecho ha sido tratado por numerosos libros y ensayos, pero yo quería traerlo a la novela porque queria entrar en los aspectos de la personalidad, muy profunda por cierto, del personaje”.

Para Corral Jaime I es una figura apasionante por muchos motivos. Uno de ellos es que con seis años comenzó a ser educado en la regla Templaria, en el Castillo del Monzón –lo habitual es que los novicios del Temple comenzaran su formación con 18 años– “y durante casi seis años apenas salió un par de veces del Castillo. En su infancia no conoció el amor de su padre, Pedro II, quien no le hizo ningún caso, ni de su madre, de quien el Rey, que sentía cierta repulsión hacia ella, lo apartó completamente”. “Esos años forjaron a un hombre que fue diferente, que lo convirtieron en alguien especial, algo que ocurrió también por Gengis Khan”, según el escritor e historiador. José Luis Corral también presentó otra de las novedades recientes relacionadas con su obra, la novela gráfica que ha realizado Alberto Valero basándose en su novela El Cid, y adelantó los que serán su siguientes proyectos editoriales, un ensayo histórico sobre los orígenes de la resistencia de los cristianos frente al Islam en torno a un hecho “que se ha mitificado mucho y que jamás existió, la Batalla de Covadonga”, y que podría salir en un par de meses, y una novela “en la que me voy a la Castilla del siglo XIV, porque si en Cataluña se ha manipulado mucho la historia, en Castilla ni te cuento”.

Ya por la tarde se incorporó a la Feria de Teruel uno de los grandes escritores nacidos en la ciudad mudéjar, Javier Sierra, Premio Planeta 2017 e Hijo Predilecto de la ciudad, que bromeó sobre su presencia en la Feria virtual de Teruel desde su casa de Madrid, diciendo que “me siento como la monja de Ágreda, en dos sitios a la vez”, en referencia a La dama Azul, una de las grandes novelas que Sierra ha dado a la literatura contemporánea.

José Luis Corral y Javier Sierra, dos buenos amigos, protagonizaron un diálogo que sirvió para cerrar la V Feria del Libro y el Cómic de Teruel, y que giró en torno a asuntos literarios generales y también sobre El mensaje de Pandora (Planeta), “donde se recupera un género que está un poco adormecido”, explicó Corral, “el epistolar”. 

Javier Sierra narró que “esta novela es corta y tiene algo de urgencia. La escribí durante el confinamiento total, y la idea surgió cuando me di cuenta que los escritores tenemos cierta responsabilidad para explicar nuestras circunstancias, estas circunstancias tan extrañas, derivadas de la pandemia, en las que parece que nuestro mundo se colapsa y que todas las instituciones se pelean en lugar de unirse”. 

La novela está formada por una serie de cartas que una mujer griega de mediana edad, que ha pasado la primera oleada de la pandemia, a una sobrina suya de 18 años, “transmitiéndole y recordándole una serie de conocimientos que tiene y que considera fundamentales”. 

“Lo que El mensaje de Pandora viene a contar”, explicó Sierra, “es que el fenómeno de las pandemias no es de este tiempo, sino que nos ha acompañado siempre, desde que empezamos a convivir con animales en el tránsito del Paleolítico al Neolítico. Y lo que la mujer transmite a su sobrina es cómo hemos sobrevivido a tanta pandemia durante 10.000 años”.

Otros autores

Sin embargo la jornada del domingo de la feria había abierto con cómic, en concreto con Moratha y Jesús Franco, de Malavida Cómic, de los autores más interesantes del panorama del cómic que, a principios de 2020, de El castillo de Peracense, editado por Acrótera con la colaboración de la Asociación de Amigos de los Castillos Turolenses. Este volumen divulgativo, que puede adquirirse en el propio castillo además de establecimientos especializados en cómic repasa, a través de una fantasía, la historia de este enclave turolense. 

También compareció Sandra Aragüás, una de las fijas en la Feria de Teruel con presencia en sus cinco ediciones, y autora de títulos infantiles y juveniles, a quien Sin Cabeza le ha editado Lunes, Martes, Miércoles, tres. Fiel a la vocación que la ha convertido en una referencia en el género, la propia Aragüás explicó que la obra “parte de un cuento de tradición oral, un cuento de brujas tradicional en el Altoaragón”, de los primeros que la oscense incorporó a su ya extenso repertorio oral como cuentacuentos. La obra, ilustrada por Vicky de Sus, narra la historia del espectáculo nocturno al que asiste un jorobado, a quien la noche le ha sorprendido en medio del monte, y que cuenta con numerosas versiones en función del valle donde se narre. 

Por su parte Serafín Aldecoa repasó su última obra de divulgación histórica, De la sublevación a la Batalla de Teruel (Prames), en la que habla de un periodo de tiempo poco explorado en la historiografía habitual sobre la Guerra Civil, el que media entre el golpe de Estado de 1936 y el inicio de la Batalla de Teruel al 15 de diciembre de 1937. 

“A mí me interesaba hacer hincapié en una época sobre la que no hay nada escrito, porque la historiografía se dedica sobre todo a la Batalla de Teruel, ni tampoco lo que yo denomino ferralla, los equipos utilizados durante la guerra, o la arquitectura militar de trincheras”, matizó Aldecoa. “Lo que me interesaba es cómo vivieron los turolenses esos meses iniciales de la guerra, qué historias, qué tragedias vivieron. Este fragmento de la historia siempre me ha obsesionado”.

Casi 250 reproducciones de media para cada una de las presentaciones

La página de Facebook de la feria sumó más de 6.000 visualizaciones durante los tres días que ha durado, y se prevé que esa cifra crezca exponencialmente durante las próximas fechas, ya que todas las presentaciones estarán disponibles para quienes deseen verlas durante las dos próximas semanas. A esas 90 personas de media que tuvo cada presentación en directo hay que sumar las que después las siguieron en diferido a través de la web www.feriadellibrodeteruel.es, y que hasta el domingo por la tarde eran de más de 240 reproducciones por charla de media. 

En el total de las cifras globales se estima que la Feria del Libro online ha alcanzado a un total de 12.800 personas, una cifra que hubiera sido inalcanzable en la cita presencial de la Glorieta, incluso sin tener en cuenta las limitaciones de aforo. A esas cifras todavía habría que añadir el tráfico en la web, las salas Zoom y el canal de Youtube, de las que la organización todavía no ha hecho el recuento definitivo. 

A pesar la reconversión online de la feria, obligado por el retroceso de Teruel a la Fase 2 de la pandemia, la práctica totalidad del programa se mantuvo, gracias a la cooperación de los cerca de cuarenta autores que tenían previsto pasar el fin de semana en Teruel, y que cambiaron eso por las redes sociales y el salón de su casa. La feria realizó conexiones con los autores en Madrid, Zaragoza, Benicàssim, Barcelonan y desde el plató ubicado en la sede física del IET y de la Asociación Provincial de Libreros de Teruel. 

El pregón de Ana Alcolea fue el momento más seguido en directo de la Feria, con un alcance de 383 personas en directo y más de 275 reproducciones posteriores. 

Respecto a la procedencia de los internautas que han participado en la feria el 80% era de la provincia de Teruel, donde destaca la capital, Alcañiz, Andorra, Calamocha, Alcorisa, Calanda, Valderrobres, Monreal del Campo, Mora de Rubielos, Albalate, Utrillas y Sarrión. El otro 20% se reparte entre Zaragoza (Zaragoza capital, Calatayud y Caspe), Valencia y Madrid. Existe un pequeño porcentaje de internautas internacionales procedentes de Chile, Noruega, Ecuador, Francia, Argentina, República Dominicana y México que se han conectado al Facebook de la Feria durante los días de la celebración. Y respecto al sexo de los internautas,  ganan abrumadoramente las mujeres con un 70% sobre un 29% de lectores varones. El rango de edad que más se repite es el de 22 a 50 años, según la organización. 

La organización de la Feria del Libro de Teruel está a expensas de que en noviembre se autoricen a celebrar una serie de actos de firmas de libros presenciales, con las restricciones que sean necesarias en ese momento. “Sea como sea lo digital ha llegado para quedarse”, explicó Guillén. “Ahora sabemos que la Glorieta tiene un escenario más, que es el streaming, y que tendrá que tener presencia incluso cuando se vaya la pandemia porque esto es el futuro de la cultura”. El director de la Feria explicó que “el coronavirus también ha traído cosas buenas, y una de ellas son los formatos digitales, que tienen que ir lógicamente apoyando la feria presencial. Pero con la llegada de estos formatos, ¿qué nos impide en el futuro organizar presentaciones con autores extranjeros, desde sus propias casas en sus países de origen?”.