Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

La Fundación Notariado premia una escultura de la turolense Estela Ferrer La Fundación Notariado premia una escultura de la turolense Estela Ferrer
Estela Ferrer, junto a un autorretrato

La Fundación Notariado premia una escultura de la turolense Estela Ferrer

La pieza en bronce servirá como trofeo de los galardones que organizará la institución

La artista bajoaragonesa Estela Ferrer es la autora de la escultura de bronce que entregará la Fundación Notariado a partir de la primera edición de sus premios al galardonado en la categoría Grandes Valores, que premiará personas o instituciones cuya actividad contribuya a mejorar la sociedad.

La escultora y pintora nacida en Berge en 1999 ganó la convocatoria del concurso dotado con 3.000 euros con su diseño titulado Equilibrio, que convenció a un jurado formado por expertos en el ámbito de las artes plásticas por “reunir calidad artística y una polisemia de varios significados en una sola escultura”.

La convocatoria pedía un trofeo que simbolizara los valores que mueven el mundo y que nos hacen mejorar como personas y como sociedad. “En cuanto piensas en estos conceptos normalmente se te ocurren ideas figurativas tradicionales”, explica  Ferrer. “Sin embargo yo arriesgué un poco dándole una visión menos figurativa, más original e innovadora, y por fortuna al jurado le pareció bien”.

La obra de Estela Ferrer representa, según la propia autora, “dos ramas que ascienden, se rodean y entrelazan, simbolizando la convivencia y el respeto, en armonía e igualdad. Esos dos brazos sostienen dos esferas que representan la esfera pública y la privada. Y el título Equilibrio completa el mensaje que trato de trasladar, que el progreso y el avance tiene que estar fundamentado en el equilibrio entre las partes. Si una fuerza cualquiera se impone sobre otra se rompe esa armonía y ese progreso”.

El jurado que premió la obra de Estela Ferrer está formado por Juan Bordes Caballero, escultor y presidente de la sección de Escultura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; José Gabriel Astudillo López, presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, Miguel Ángel Chaves Martín, presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte, además de por el presidente y vicepresidente de la Fundación Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz; y Raimundo Fortuñy, respectivamente.

Maqueta de ‘Equilibrio’, la pieza ganadora del certamen Fundación Notariado

El diseño ganador es una maqueta aunque el trofeo final estará acabado en bronce. En las próximas semanas Estela Ferrer construirá el molde, lo llevará a fundir “y terminaré los acabados sobre el metal puliendo las esferas y patinando los brazos”.

Estela Ferrer terminó el pasado año el grado de Bellas Artes en la Facultad San Carles de la Universidad Politécnica de Valencia, y en la actualidad cursa el Máster de Producción Artística en el mismo centro.

La turolense ha expuesto Una mirada introspectiva en la Biblioteca Francesc Almela i Vives de Valencia, y ha participado en colectivas como Infinity Art: Art vivo e interactivo en Valencia; Tiempo y Memoria del Inconsciente en Alboraia o Proyectar(se) en Toledo, entre otras. En Teruel comenzó a darse a conocer en marzo del pasado año exponiendo en Berge y en Alcorisa EmPoderARTE, un proyecto personal de pintura, escultura y obra gráfica -tres de las disciplinas que mejor definen hasta el momento a la joven creadora- sobre el movimiento feminista, la visibilidad de la mujer y la cosificación del cuerpo; y también en la exposición colectiva que organizó en Teruel el Centro Integral para el Desarrollo del Alabastro, producto de la residencia artística de 18 autores en Albalate del Arzobispo, entre las que estaba Estela Ferrer.

La turolense se encuentra en plena fase de autoexploración y se define “por ahora” como una “artista multidisciplinar”. “Acabo de terminar la carrera donde he podido conocer todas las disciplinas y materiales, y aún estoy en esa fase de exploración”. Tras un primer momento en el que quizá cultivó más la pintura, “ahora mismo quizá estoy haciendo más grabado, xilografía, o escultura, que seguramente es donde más disfruto”.

No rehuye otras técnicas o lenguajes más contemporáneas como el videoarte o la instalación, “y de hecho creo que estoy en el camino hacia ellas”, admite, aunque “opino que hay que partir de lo más clásico y tradicional para llegar a lo más contemporáneo”.

En cuanto a la estética, Estela Ferrer se expresa a través de una abstracción que no ha llegado a desligarse completamente de la figuración. “Admito que no me gusta la figuración académica, aunque en muchas ocasiones aludo a la figura para trabajar sobre conceptos como la mujer o el cuerpo de la mujer”.

Y en cuanto al fondo, Estela Ferrer tiene claro que el mundo de lo femenino y su reivindicación frente a la violencia o a la invisibilización es su gran tema fetiche. “Hasta el año pasado tenía varios referentes pero en ese momento me di cuenta que lo que de verdad quería tratar era eso, y estoy volcadísima. El hecho de que lo pudiera recrear para presentarme al concurso de la Fundación Notariado fue una de las cosas que me decidió a presentarme”.

La turolense trabajando en una de las piezas que prepara en la actualidad

En la actualidad Estela Ferrer cursa el Máster de Producción Artística donde está desarrollando nueva obra personal. Una de las piezas, Brechas en nuestra piel, alude a la violencia invisible ejercida contra la mujer, la que no se contabiliza en las estadísticas ni se percibe como violencia. “En esa obra quiero tratar asuntos que suelen invisibilizarse por ser estereotipos socialmente muy aceptados o directamente tabús, como la sexualización del cuerpo femenino o la menstruación”. Otra de las piezas, proyectadas en latón fundido y diseñada para ser instalada suspendida en el aire, sujetándose del techo, abordará el concepto del cuerpo femenino fragmentado por la presión ejercida sobre él.

“Y un último proyecto, más instalativo, estará formado por cinco cajas con mirilla, que ocultarán obra gráfica y ambientes que tratará de impactar al espectador”, explica Ferrer. “Me gusta ese concepto de la mirilla, de la sensación de mirada prohibida, y de cómo provoca que quien mira a través de ella se convierta en juez de lo que ve”.

La visión joven e innovadora de los valores humanistas

José Ángel Martínez, presidente de la Fundación Notariado y a la vez presidente del Consejo General del Notariado, a la que pertenece, expresó su satisfacción porque la convocatoria de los premios y del concurso para obtener el trofeo hayan contribuido a acercar a la institución a los jóvenes artistas: “Desde el Notariado creemos que hay que velar constantemente por los grandes valores de la humanidad. Buscábamos que los jóvenes creadores reflexionaran sobre ellos y nos ofrecieran una mirada artística innovadora que pudiera simbolizarlos. Y entendemos que el trofeo ganador lo hace a la perfección”.

La Fundación Notariado, perteneciente al Consejo General del Notariado, tiene como fin esencial la contribución del Notariado al progreso social, económico y cultural de la sociedad española, con especial atención a los valores humanos, a su progreso y perfeccionamiento.