Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La plaza de Albarracín con la ambientación para la película The Promise, que se grabó en el verano de 2015. Archivo

La Sierra de Albarracín levanta la claqueta y grita ¡luces, cámara, acción!

Crean una oficina profesional para la promoción de los rodajes en todo el territorio comarcal
Cruz Aguilar

La Sierra de Albarracín tiene tablas en recibir rodajes, tanto publicitarios como de grandes producciones, españolas y de Hollywood y ahora busca posicionarse como un lugar óptimo para grabar con la creación de una oficina de atracción de rodajes. Es la comarca más veterana de toda la provincia  en lo que a recibir a actores se refiere, pero sus paisajes, sus pueblos e incluso sus carreteras, tortuosas en algunos lugares, todavía tienen mucho que ofrecer a la industria del celuloide.

Para poner en marcha el proyecto Film Sierra de Albarracín, cuyo lema es Red Green Rock, haciendo referencia a los tonos rojizos y verdes que caracterizan su paisaje, la Comarca Sierra de Albarracín ha unido fuerzas con el Ayuntamiento de Albarracín y han contado con el apoyo económico de Asiader, el grupo de    desarrollo local que opera en este territorio. Para sistematizar la información y facilitar el trabajo de las productoras van a montar una oficina profesional donde cuentan con la experiencia técnica de Altiplano Comunicación. La empresa está detrás de Lonelylands, la Asociación Pública de Rodajes y Producciones Audiovisuales en Jiloca y Gallocanta y su labor se ha materializado en varios rodajes.

El técnico de Turismo de la Sierra de Albarracín, Víctor Lacambra, explica que lo que se busca es promocionar la marca Sierra de Albarracín y presentar todo el territorio en su conjunto. Maco Martín, que forma parte de la empresa Altiplano Comunicación, destaca que las empresas de rodaje “no piensan en qué termino municipal está el paisaje, el servicio en el territorio se tiene que encargar de coordinarlos a todos para que la empresa no se preocupe de eso”, comenta.

Para dar a conocer el proyecto y explicar los pormenores de lo que significa posicionarse en el mundo audiovisual como escenario de grabación, este jueves tuvo lugar una sesión formativa impartida de forma telemática por los responsables de Altiplano Comunicación y dirigida tanto a responsables institucionales como a empresarios que trabajan en la Sierra de Albarracín. 

La gerente de Asiader, Sagrario Sanz, matiza que la sesión sirvió para “saber hasta dónde nos podemos involucrar y hacer partícipes a todos del proyecto”, y añade que una de las líneas que nunca hay que sobrepasar son “las limitaciones ambientales y urbanísticas”. A su juicio, el contar con un interlocutor que se maneje en el sector audiovisual puede resultar de gran ayuda tanto a las productoras como al propio territorio. “Es un punto de apoyo que puede servir para solucionar todos los problemas, desde alojamientos a organización de comidas o gremios”, sentencia. 

En este sentido el teniente de alcalde de Albarracín, José Luis Almazán, agrega que la pretensión con la puesta en marcha de esta plataforma es “unificar un poco los sitios donde se puede rodar y facilitar el tema de permisos y seguros”. El edil ha estado en el Ayuntamiento durante la realización de varios rodajes y asegura que entrañan cierta laboriosidad, tanto en el tema de los alojamientos como en las instalaciones que requieren las compañías, como oficinas para hacer los casting o los pagos de los extras. Por eso, considera vital contar con personal experto en estos temas, algo que también puede facilitar los temas de asesoramiento y pone a modo de ejemplo que para el rodaje de la serie El Cid hubo que retirar todas las farolas de la ciudad y para ello se firmó un contrato con el fin de que, con posterioridad al rodaje, fueran repuestas. 

Para José Luis Almazán la provincia de Teruel debería de contar con incentivos fiscales que la hicieran más atractiva para las productoras. Y es que, como recuerda, para estas empresas resulta más sencillo y barato rodar cerca de Madrid. 

Las características de la Sierra de Albarracín, con 1.500 kilómetros cuadrados en los que hay una amplia variedad de paisajes constituye un gran atractivo, asegura Almazán, para las productoras, “que tienen muy cerca desde valles verdes a zonas como el Rodeno”. Además, la escasa densidad de población puede ser también un aliciente para estas empresas audiovisuales. 

La llegada de rodajes genera un beneficio directo en alojamientos y contratación de servicios pero también de cara a la promoción del territorio y al interés de muchos aficionados a las series por recorrer los escenarios que aparecen en ellas. 

El presupuesto para realizar las localizaciones y que la oficina de atracción de rodajes Film Sierra de Albarracín eche a andar es de 7.000 euros de los que el 80% ha sido financiado a través de Asiader y del 20% restante se han ocupado el Ayuntamiento de Albarracín y la Comarca. 

Aunque no hay cifras oficiales, hasta Albarracín se desplazó un equipo de 400 personas para el rodaje de la súper producción de Hollywood The Promise, protagonizada por Christian Bale, Óscar Isaac y Charlotte Le Bon. Los hoteles se reservaron durante numerosos días y el material necesario para el rodaje se trasladó hasta la Sierra de Albarracín en 80 camiones. “Durante varias semanas hubo muchos establecimientos llenos, el rodaje supuso un beneficio directo, pero no hay una cifra que lo cuantifique”, dice Víctor Lacambra.

Otra asignatura pendiente es la creación de una ruta que marque los lugares de grabación de algunas de las películas y series que han utilizado la serranía como escenario, con el fin de su promoción turística. Esa será una de las informaciones que incluirá la página web que se ha creado para promocionar el territorio. Funcionará en unos días y en ella se incluyen tanto imágenes para mostrar las localizaciones paisajísticas y de pueblos como las carreteras, que son, junto con los desiertos, una de las temáticas más demandadas por las empresas de publicidad, según explica Maco Martín. 

Pero además hay otro factor de relevancia para contar con expertos que lleven de la mano a las productoras y es que muchas de ellas repiten en los territorios que ya han estado si previamente han encontrado el camino allanado. “El hecho de que todo sea sencillo en un lugar en el que han decidido grabar estimula que la zona sea susceptible para volver”, advierte Maco Martín.

Los especialistas de Altiplano Comunicación destacan que el principal atractivo de la serranía es “la autenticidad rural” y también “esas tonalidades rojas que no son común”, relatan.  El trabajo para las localizaciones se realizó ya en septiembre y el jueves se ofrecieron a los habitantes del territorio unas pautas de qué es una oficina de rodajes, para qué sirve y cómo se trabaja con la industria cinematográfica y publicitaria. Ahora ya solo queda esperar a que haya más productoras que levanten la claqueta y griten “¡luces, cámara, acción!” en algún rincón de la Sierra de Albarracín.