Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Silvia Carrasco Gascón

La turolense Silvia Carrasco Gascón presenta en febrero su primer libro, ‘Bailando sobre el papel’

‘’Tenemos equivocado el manual de cómo vivir por miedo a sentir emociones’’

La turolense Silvia Carrasco Gascón presentará en los primeros días de febrero su primer libro Bailando sobre el papel. Se trata de una obra respaldada por uno de los sellos del Grupo Planeta, donde se recogen 43 microrrelatos de prosa poética que componen una especie de “manual de vida” alejado de filtros fantasiosos, destacan desde la editorial, que pretende dar una vuelta de tuerca a nuestro modo de vivir, porque “tenemos el manual de cómo vivir equivocado, con miedo a sentir emociones”. Respaldada por Universo de Letras, propiedad del Grupo Planeta, esta obra se presenta como una de las revelaciones de este 2021. Ya ha sido bien acogida por aquellos críticos que han tenido acceso a ella catalogándola como “fresca, auténtica y sin inventos”. 

Compuesta por 43 microrrelatos donde se habla de temas como el amor en todas sus variantes, la amistad, la enfermedad, la vida o la muerte vistos desde un punto de vista que, como buen manual, es breve y conciso y donde, todo se plasma de un modo auténtico sin pretender adornar ni edulcorar nada. “Creo que vivimos una vida que todo tiene que ser de manera inmediata, donde está mal visto estar enfadado o triste, porque todo tiene que ser felicidad y esto no así, y ahora lo estamos viendo, pero tampoco tiene que ser todo catastrófico, depende de la actitud que tomes las cosas”, comenta Silvia a este diario.

Universo de Letras presenta Bailando sobre el papel como una obra donde todo está milimétricamente pensado, desde su título hasta su portada, pasando por pequeños detalles que se pueden encontrar en el libro para sorpresa del lector. La publicación da la oportunidad de sentir todo tipo de emociones sin ningún tipo de miedo, con textos independientes, que no hay que leerlos como capítulos de una misma historia, ideal para leer por la página por la que se abra el libro porque cautiva de la misma manera.

Silvia Carrasco Gascón, nacida en 1990 en Zaragoza pero criada en Teruel desde muy pequeña, se lanza por primera vez a publicar un libro, aunque la escritura no es algo que haya llegado ahora a su vida puesto que siempre fue una de sus tablas de salvación. Se presenta al mundo literario con esta obra de la que dice estar orgullosa, aunque el proceso ha sido muy duro al tenerlo que compaginar con su trabajo de orientadora laboral en una entidad social de Teruel.   

Carrasco ha participado en diferentes concursos literarios, como el que el año pasado organizó el Gobierno de Aragón sobre relatos por el Día contra la Violencia de Género. Era un concurso para menores de 30 años y seleccionaron el suyo entre un total de 52, que era el número de las mujeres que habían muerto asesinadas ese año hasta la fecha de la conmemoración.

“Siempre he escrito”, recuerda esta joven de 30 años que ya lo hacía cuando era adolescente como una formar de expresar lo que sentía y luego no lo dejó de hacer. “Escribir este libro salió sin pensar, tenía muchos textos y los mandé sin pensar que me iban a decir que estaban bien”, cuenta. “Fue en verano como una locura, porque parece que con la pandemia se nos ha ido el miedo a determinadas cosas”, dice. La sorpresa fue cuando un día le llamaron para decirle que les gustaba el material y que lo iban a publicar. En su caso supone sacar a la luz todos esos textos que ha escrito durante este periodo y también antes. “Me lancé y no esperaba respuesta”, admite. Y fue la de una editorial, Universo de Letras, del Grupo Planeta. 

Ella eligió el título, Bailando sobre el papel, que representa su forma de  enfrentarse a la vida. “Intento tomarme la vida como un baile, en el libro hablo de diferentes emociones, la tristeza y la felicidad, todo es importante pero también la forma en la que nos tomamos la vida”, afirma. Y ella lo hace bailando. “Cuando tengo un mal día en la oficina me da por bailar junto a la fotocopiadora”, desvela. Mucho mejor que ponerse a gritar.

Bailando sobre el papel es una invitación a tomarse la vida de otra manera. Para Silvia hay que abordarla como la música, donde se componen canciones alegres y canciones tristes, “los sentimientos son como los ritmos musicales”, considera. De niña estudió música y piano pero lo dejó con el paso al instituto. Esa base quedó ahí y ahora acompaña a los microrrelatos con notas musicales en un libro para tomárselo con calma. “Se puede leer en un día pero yo recomiendo leer dos o tres relatos y dejarlo para otro día, habla de emociones y lo bonito es leerlo poco a poco, aprender, sorprender o emocionarte cada día con uno”. Y así saborearlo e interiorizarlo.

No solo la música está presente en Bailando sobre el papel. El color también cobra protagonismo en este libro, desde la portada hasta las ilustraciones interiores. “La vida no es ni blanco ni negro, tiene muchos colores, hay muchas emociones y no hay que renegar de ninguna”, cuenta.

Así trasladó a la editorial su idea de llevar a la portada esa explosión de color y así se ha hecho. Luego, en el interior aparecen otras tres ilustraciones, que las ha hecho el padre de la autora y que tratan de reflejar lo que cuentan los textos.

Tras este primer libro no sabe si vendrán otros. Silvia tiene una novela guardada que podría salir a la luz tras esta recopilación. Después de este libro que en unos días se publicará ha seguido escribiendo pero ahora no sabe si decantarse por los relatos. ”De momento quiero disfrutar de este momento”, asegura.

El momento de presentar un primer libro, en una situación que cambia de una semana a otra por la Covid. “Me gustaría poder presentarlo aquí en Teruel en alguna librería pero la situación es la que es”, dice. Y aunque la editorial le considere una “nueva escritora” ella no se ve así: “Me gusta escribir y si a la gente le gusta genial, pero me causa mucho respeto decir que soy escritora”.